JPEG - 16.8 KB
Alí Rodríguez Araque

El Canciller de la República Alí Rodríguez Araque llamó a los trabajadores venezolanos y del continente a incorporar dentro de su conciencia, “nuestro rol elemental, de hacer respetar el legítimo derecho que tienen nuestros pueblos sobre sus recursos naturales, sean energéticos, agrícolas o de cualquier otra naturaleza”.

Ante delegados de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Cuba, Curazao, Chile, Ecuador, El Salvador, México, Paraguay, Perú, Puerto Rico y Uruguay, que participan en el Foro Latinoamericano y Caribeño de Trabajadoras y Trabajadores Energéticos, que se desarrolla en esta ciudad, el Ministro Rodríguez Araque realizó una disertación sobre el tema “Energía, Democracia y Paz”.

En su exposición, se refirió a los principales actores del escenario energético internacional; las relaciones de poder existentes en el ámbito petrolero; el papel del Estado venezolano en el manejo de este recurso natural no renovable; la conciencia que deben tomar los trabajadores como propietarios legítimos de sus recursos naturales y a la nueva concepción de la distribución de la riqueza producto de la renta petrolera en Venezuela.

Planteó, asimismo, las diferencias que hay en el consumo de energía entre los habitantes de los países más desarrollados frente a los menos desarrollados, para destacar como contradicción lacerante, la existencia de “alrededor de 2 mil millones de personas en el mundo, actualmente, que no tienen acceso a la energía, lo cual está íntimamente vinculado al trágico, humillante y ultrajante fenómeno de la pobreza”.

También resaltó como “muy bueno que un Estado, como el caso de Venezuela, tenga su empresa petrolera”, por considerar que al contar con una empresa petrolera “y eso lo demuestra la experiencia venezolana, contamos con una herramienta estratégica, que es la herramienta estratégica más poderosa que tenemos para negociar en cualquier escenario en el mundo. Era, precisamente, esa arma, la cual nos querían mutilar los privatizadores de Pdvsa”. Refrendó que hoy en día la estatal petrolera está comprometida con su pueblo.

Para el Ministro de Relaciones Exteriores lo que el Presidente Chávez está haciendo con Pdvsa y con la política económica en general, “es de nuevo colocar las cosas en su lugar, y establecer un mecanismo de distribución, donde la riqueza petrolera se destine, por supuesto, a sus legítimos propietarios que son los venezolanos. Y en primer lugar, a los sectores ignorados, excluidos, de la sociedad por todos los gobiernos traidores que conocimos en las décadas recientes”.

Hizo énfasis en el principio de la propiedad de los recursos naturales que por derecho legítimo pertenece a cada nación. “Nosotros somos, fundamentalmente, antes que nadie, propietarios de un recurso natural, que es un bien común de nuestros pueblos, de nuestras naciones. Un principio que, además, ha sido establecido en distintas resoluciones de las Naciones Unidas y que en la literatura petrolera y energética de los últimos tiempos se ha ido olvidando y echando de lado”, precisó.

Cada vez se habla menos de recurso natural. Cada vez se habla menos de petróleo en concreto. Cada vez se habla más de energía genéricamente y, particularmente, de la definición de petróleo y el gas como un commodity, como una mercancía, común y cualquiera. Buscando precisamente, ocultar el punto de partida de la relación en materia energética en el mundo, ese carácter de propietario de nuestros pueblos sobre sus recursos naturales, entre los cuales, la principal fuente de energía del mundo, ahora y por muchos años, en el futuro, está representada por petróleo y gas. Ese debe ser nuestro punto de partida al abordar cualquier debate en materia relativa a petróleo y gas -reforzó el Canciller Rodríguez Araque.

En otro momento de su intervención, se preguntó qué tipo democracia y para qué la queremos. “Hay la democracia de los que tienen la visión de competir para vencer pero hay la democracia que queremos otros, que es la democracia de la solidaridad, la cooperación; la democracia con sentido humano y no con ese sentido deshumanizador”.

Sobre los tiempos de globalización que estamos viviendo dijo que “a la globalización deshumanizante que plantea el gran capital financiero, nosotros oponemos la integración con sentido humano. Por eso nosotros estamos promoviendo y defendiendo, junto con otros gobiernos democráticos de este continente, una visión distinta de la integración”.

"Estamos ensayando un modelo que está mostrando éxito, que es la integración sustentada por la base de la complementación económica”. Citó como ejemplo la cooperación entre Venezuela y Argentina, durante la crisis energética vivida por el país austral, en la que ambas naciones se complementaron a través de sus fortalezas económicas: Caracas suministrando productos petroleros y Buenos Aires productos alimenticios.

Aseguró el Canciller que “estamos avanzando por la vía correcta”, lo que a su juicio significa una cosa: “nuestra Patria latinoamericana es una descomunal potencia energética. Sumen por un momento las reservas de México, Venezuela, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú, Bolivia, Argentina, y se van a encontrar ustedes con un fenómeno impresionante en cuanto a las descomunales posibilidades que en materia energética tiene esta Patria Latinoamericana”.

Añadió que para algo debe servir este proceso de integración. “Debe servir -según apuntó- para unir las tremendas potencialidades económicas que tenemos, las grandes destrezas acumuladas también por el conocimiento en sectores importantes de la población de nuestro continente para aplicarlas a esos potenciales enormes de que disponemos”.

Prensa MRE