Un necesario paréntesis a la serie: en el mundo sobra dinero; hacen falta oportunidades de inversión productivas que generen desarrollo y bienestar ...

El modelo comunista se desarticuló con la caída del Muro de Berlín; hoy la China comunista se ha convertido en un país “capitalista” con manejo disciplinado gracias a su centralismo partidario; y de Cuba ... Se podría escribir mucho.

Veamos ahora la decadencia del modelo neoliberal: entre 1979 y 1999 los fondos mutuos en EEUU, crecieron de $600 millones a $6.0 trillones; hacia fines del año 2000 esos fondos llegaron a los $7.5 trillones en activos, cuando simultáneamente caía el Nasdaq; luego vino el lamentable 11 de septiembre de Nueva York y en diciembre 2001 la caída de la poderosa Enron (más de $63,400 millones en activos), arrastrando consigo la credibilidad de una firma de auditoria como Arthur Andersen y lo peor, de dos de las más reputadas firmas clasificadoras de riesgos del mundo: Standard & Poors y Moody’s y el mismísimo Wall Street que, conociendo lo que pasaba con Enron, lo ocultaron en primera instancia para que no caigan las acciones en el mercado, perjudicando a los inversionistas. Es decir, la esencia del neoliberalismo y uno de sus fundamentos -la controvertida desregulación de los mercados- sufrió un duro golpe. Como consecuencia, los fondos mutuos perdieron posición y el mercado de capitales se debilitó. Vino la crisis de la poderosísima WorldCom ($103,800 millones en activos), que también incurrió en el manipuleo de sus estados financieros para ocultar su realidad; en el mercado de las telecomunicaciones la Global Crossing Ltd. de más de $25,000 millones en activos había caído un poco antes. Sobrevino Dinegy, United Airlines, American Airlines, casi una tras otra; y entonces, la guerra. Sin embargo hoy, hay más de $2 trillones de esa masa monetaria, que está a tasa libre de riesgo y en busca de aplicarse en oportunidades productivas sustentadas con activos productivos subyacentes de valor.

¿Alguien se ha preguntado cómo es que en esa vorágine de espectaculares caídas, no se haya arrastrado ningún banco?. Hubiera sido catastrófico para el “sistema neoliberal” y ello se tenía que evitar. ¿Cómo?; simplemente que la FED le diera a la “maquinita” y tapase todos los enormes forados; ello explicaría la caída del dólar que hasta hoy no se recupera frente a casi todas las monedas del mundo (principalmente en euro, la libra esterlina, el franco suizo y el yen ... y también el sol).

Ello, más la inmensa masa de dinero criminal hace que -con doble juego- se permitan las transacciones de dinero -sin sustento productivo (dinero que respalda dinero)- en los mercados secundarios donde hoy concurren todos los bancos que pueden para hacer “rentabilidades” de corto plazo de manera relativamente sencilla (entonces; ¿para que arriesgar en créditos a empresa o proyectos?). De esta manera -creándose en el camino cuasi dinero- se trata de re-encintar la masa monetaria de dólares y de controlarla, lo que es ya casi un imposible.

Esta enorme masa monetaria (que estaría gestando una inmensa burbuja especulativa), sigue creciendo y ya no se puede más, HAY QUE COLOCARLA EN PROGRAMAS/PROYECTOS que la sustente con actividades productivas generadoras de desarrollo -como se ha mencionado- con base a activos subyacentes de valor.

Esa es la gran oportunidad para países como el Perú que tiene para ofrecer muchas y variadas oportunidades para aplicar esos recursos financieros excedentes en el mundo eficientemente, pero bajo un “nuevo sistema de inversión extranjera” que haga socios a los poseedores de esos patrimonios e iniciativas potencialmente productivos. ¿Una manera práctica y posible de “quitarle el misterio al capital”?