JPEG - 14.1 KB

Un metal vital para el crecimiento industrial

El aluminio primario resulta de aplicar, mediante el proceso de reducción, grandes cantidades de energía a la alúmina que a su vez proviene de la transformación de la bauxita, que es un mineral. De modo que Aluminio primario es “energía envasada” porque cuando se vende aluminio sin procesar se está vendiendo la energía contenida en el metal que le confiere determinados atributos.

Los atributos del aluminio lo han convertido en una materia prima industrial de primer orden y de gran demanda para los procesos industriales bajo control de las corporaciones transnacionales y de los países capitalistas desarrollados. Basta con decir que absolutamente todo el aluminio que produce Venezuela ya está vendido antes de producirse. Esto asegura un ingreso en divisas que, por una parte permite una actividad productiva, administrativa y de comercialización perfectamente controlada con tendencia hacia la mayor eficacia, el mejoramiento tecnológico y la reducción de los costos, y por otra parte, facilita la planificación de nuevas inversiones, especialmente para la diversificación.

Producir más, pero renegociar mejores condiciones

Una de las discusiones planteadas es la de si Venezuela debe producir en ALCASA más aluminio primario o no. La respuesta es sencilla: Sí. Después de haber invertido tiempo y significativas cantidades de dinero (dólares) en la construcción de la denominada V Línea de producción que duplicaría su capacidad de producción actualmente de 220.000 toneladas métricas anuales, es obvio que se concluya la negociación y ampliación en las mejores condiciones de ahorro y aprovechando nuestra privilegiada posición de productores de un bien indispensable, para establecer un acuerdo que favorezca los planes de industrialización, reactivación y transformación económico-social que son inherentes a la revolución bolivariana. Esto implica, por supuesto, la renegociación de las condiciones con las transnacionales y los cambios en la representación jurídica y comercial encargada, bajo la perspectiva de la auténtica representación de los intereses de la República, la supresión de todo derroche y lograr el más alto rendimiento de los recursos disponibles.

La reactivación económica con el aluminio

Otra discusión planteada es sobre la adecuación tecnológica de ALCASA para que aporte mayor cantidad, calidad y diversidad de laminados en su sección o departamento de fabricación. Esto es dotar a este sector de la economía de un producto con mayor valor agregado que puede convertirse en un motor para una inmediata DIVERSIFICACION de la economía que vitalice la demanda de fuerza de trabajo, que aumente el Producto Interno Bruto, impulse el consumo interno y añada dinamismo a la economía en su conjunto con resultados crecientes en el mejoramiento del nivel de vida de las mayorías.

Cambio del modelo de gestión

Estos planteamiento son válidos teóricamente, pero hace falta que se combinen efectivamente con una gestión democrática y transparente, comprometida con los propósitos de este proceso de cambios, con claridad sobre las prioridades y con una gestión decidida y eficaz con la suficiente firmeza para tomar decisiones que eliminen los obstáculos y pongan en práctica efectiva e inmediata la planificación e iniciativas que son la base del objetivo de ACELERAR LA CONSTRUCCION DE UN NUEVO MODELO PRODUCTIVO, RUMBO A LA CREACION DE UN NUEVO SISTEMA ECONOMICO.

Una práctica consecuente y correctivos para el cambio

Hace más de un año, por iniciativa presidencial, ALCASA suscribió un convenio por $ 20 Millones con Bariven, filial de PDVSA, para la producción de láminas especiales para la fabricación de lanchas (aluminio naval) lo cual, además, es la base de propuestas de astilleros y planes de fabricación de barcos conjuntamente con otros países (Brasil y Argentina). El presidente Chávez ha insistido varias veces en el tema y se encuentra a la espera de las transformaciones en los laminadores de ALCASA y resulta que se utilizó el dinero para comprarlas en el extranjero.

De modo que para que esta revolución avance es indispensable, además de los planes, que estos se cumplan cabalmente y si no se cumplen, es obligatorio que se hagan los correctivos necesarios que mantengan el ejemplo y den continuidad al proceso. Toca a las actuales autoridades develar el fraude y sus responsables para sancionarlos severamente, de lo contrario vendrá la frustración, la pérdida de credibilidad, el empobrecimiento por mal uso de los recursos y se perderá esta gran oportunidad histórica de construir una sociedad al servicio de las mayorías.