Como esta empresa, gracias a sus cómplices y quintacolumnas nacionales, tiene el 80% del mercado aéreo, pone los precios que ¡le da la gana! Un pasaje a Trujillo cuesta la onerosa suma de US$ 220, ida y vuelta, casi 50% más que pocos meses atrás. La posición de dominio no puede ser más calamitosa para los sufridos clientes que necesitan viajar por razones innúmeras.

Pero ¡en nuestra cara pelada! esta empresa que pasaba un vídeo asqueroso contra el Perú, maniobra muy bien planificada aunque sus propagandistas dolarizados locales digan lo contrario, tiene también una revista que los pasajeros leen. Y ¿qué hay en dicha publicación?: ¡sólo textos referidos al país del sur! ¡No hay siquiera la delicadeza, para no seguir siendo patanes atrevidos en tierra ajena, de poner literatura alusiva al Perú que sí ostenta potencial turístico inigualable y que, precisamente por eso, es que LAN está aquí!

¿Casualidad? ¡De ninguna manera! A eso le llaman los estudiosos, propaganda subliminal que tiende a la promoción aviesa, soterrada, encubierta y cohonestada por una linda impresión, de otra clase de valores, costumbres, imágenes, absolutamente lejanas y ajenas al Perú, en este caso referidas a Chile. Cada país tiene derecho a hacer del turismo un arte de difusión nacional e internacional. Pero, que LAN por lo menos tenga un gesto amable para con los que les pagan el negocio, es decir con los peruanos.

Ante la dejadez criminal de las autoridades nacionales, hecho muy bien aprovechado por quienes tienen mentalidad de conquistadores de 1879, LAN imprime su propaganda y la reparte. Del vídeo y el escándalo que sacó a flote la repugnante y nunca desmentida calidad de testaferro de Emilio Rodríguez Larraín y desnudó a todos los corifeos criollos, muy bien apertrechados de dólares, en su técnica de trabajar contra el Perú desde el Perú mismo, ya no se dice nada. ¡Y esto es inaceptable!

Fuentes fidedignas informan que el mercado aéreo nacional está con una sobre-oferta impresionante de aviones para la cantidad de usuarios. ¿Por causa de qué, LAN pone los precios que le parece a ella más rentables? Abusar de la posición de dominio también es un delito moral y al cual tienden los monopolios que la Constitución prohíbe pero que los gobernantes de turno, taifas de mandarines sumisos, permiten porque es “el negocio”. ¿Y el país y su gente?: ¡que se jodan y.............. paguen!

¿Algún medio investigará sobre el asunto? Si tiene propaganda de LAN es casi seguro que no lo hará con la aerolínea ni con nada. Allí están los casos vergonzosos de Camisea, Yanacocha, Bayóvar, Antamina, las empresas que gozan de contratos-leyes, etc. El dinero ha comprado en el Perú la conciencia de decenas y cientos de informadores que no oyen, no ven, no hablan. ¡Qué vergüenza! ¡Ah, pero sí “ganan” miles de dólares por su conducta inmoral y sin ninguna clase de vergüenza! ¡Y menos patriotismo!

Perú transita, al margen de la farra oficialista que berrea éxitos económicos, un camino ríspido, ultra-peligroso y hasta hoy, nunca desmentido por los hechos cotidianos: su absoluta e irremisible disolución. ¿Es este el país de nadie y de unos pocos, el que queremos para nuestros hijos y para los hijos de ellos?

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!