En momentos en que se inicia la Conferencia sobre la Revisión del Tratado de No Proliferación en la ONU, uno no puede menos que asombrase ante la indiferencia de Estados Unidos y de las demás potencias nucleares. En esta Conferencia, un grupo de Estados medios tiene un objetivo simple: forzar a las potencias nucleares a que adopten las medidas necesarias para salvar el Tratado.
El año pasado, los Estados que disponían de las capacidades necesarias para convertirse en potencias nucleares votaron una nueva resolución para aplicar los compromisos contraídos, pero Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia rechazaron el texto. Ni siquiera se ha fijado un orden del día establecido a causa de la magnitud de las contradicciones en lo que respecta a la aplicación de las promesas de las potencias nucleares y al arsenal israelí. Estados Unidos es el principal responsable de la erosión del Tratado ya que se no respeta los textos en vigor y desarrolla nuevas armas. Hasta echó a un lado el antiguo compromiso de amenazar únicamente a otras potencias nucleares.
Hay que tomar medidas:
- Debemos asegurarnos de la seguridad de los emplazamientos rusos.
- Estados Unidos debe comprometerse a no ser el primero en utilizar armas nucleares.
- La OTAN debe hacer menos énfasis en sus armas nucleares y retirarlas de Europa Occidental.
- Hay que respetar la prohibición de los ensayos, pero el gobierno de Bush va precisamente en el sentido contrario.
- Washington debe apoyar un tratado que prohíba la creación y el transporte de uranio y de plutonio enriquecido.
- Estados Unidos debe renunciar al mito de la defensa antimisiles.
- Hay que ser firmes con Irán, pero también con Israel.
Sin estas medidas, los riesgos no harán más que aumentar.

Fuente
International Herald Tribune (Francia)
El International Herald Tribune es una versión del New York Times adaptada para el público europeo. Trabaja directamente en asociación con Haaretz (Israel), Kathimerini (Grecia), Frankfurter Allgemeine Zeitung (Alemania), JoongAng Daily (Corea del Sur), Asahi Shimbun (Japón), The Daily Star (Líbano) y El País (España). Además, a través de su casa matriz, lo hace de manera indirecta con Le Monde (Francia).

«Erosion of the Nonproliferation Treaty», por Jimmy Carter, International Herald Tribune, 2 de mayo de 2005.