JPEG - 25.3 KB

Una imponente rebelión boliviana contra las transnacionales y el neoliberalismo ha hecho hoy un alto en el camino. Los dirigentes de la Federación de Juntas Vecinales (Fejuve) y la Central Obrera Regional (COR) de El Alto levantaron oficialmente el cerco que habían decretado sobre La Paz y suspendieron los bloqueos y las acciones de masas en pos de la nacionalización del gas y el petróleo.

El sufrimiento y cansancio de la empobrecida población de El Alto, de las provincias y minas del Altiplano fue el factor fundamental para decretar la tregua en la dura batalla por recuperar las riquezas naturales y la dignidad nacional.

La renuncia del ex presidente Carlos Mesa y su reemplazo por el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Eduardo Rodríguez, así como la convocatoria a nuevas elecciones a fin de año también pesó en el ánimo de los trabajadores y vecinos que estoicamente lucharon contra el régimen burgués.

“La burguesía sólo ha cambiado de fichas en el gobierno”, dice Miguel Zubieta de la Federación de Trabajadores Mineros de Bolivia, que está totalmente convencido de que los trabajadores no tardarán en lanzar otra ofensiva para rescatar las riquezas naturales de manos de las transnacionales.

“Lo positivo de la gran movilización popular es que el pueblo ha comenzado a comprender que la única solución al hambre y la pobreza es la revolución y el gobierno de obreros y campesinos”, agrega Wilma Plata, dirigente de la Federación de Maestros Urbanos de La Paz. La profesora también destaca otro rasgo fundamental de la reciente lucha popular. “Ha emergido como germen el poder revolucionario del pueblo a través de la Asamblea Popular y en las próximas movilizaciones el pueblo retomará este camino”, agrega.

Tregua y comisiones

La tregua arrancó formalmente este domingo, cuando los principales dirigentes de El Alto se reunieron con el presidente Rodríguez y acordaron la conformación de comisiones de trabajo que analizarán el pedido de la nacionalización de las reservas de hidrocarburos, valuadas en por lo menos cien mil millones de dólares y que están en manos de las transnacionales de Repsol, Total, Petrobras, British Petroleum, Enron, Shell y otras.

Las comisiones estarán compuestas por representantes de las diferentes organizaciones alteñas y el gobierno. Las diferentes demandas serán presentadas en esa instancia y las que así lo ameriten serán canalizadas por el presidente Rodríguez, hacia el Congreso Nacional, señala un informe de la agencia gubernamental de prensa. En apoyo de estas demandas, la Fejuve y la Central Obrera realizarán manifestaciones este lunes y martes.

La Fejuve y la COR de El Alto anunciaron que los bloqueos han sido levantados y que se declaró una tregua a pedido de la población alteña y paceña, agobiada por la escasez de alimentos, sin transporte ni gasolina. Hasta el viernes, los dirigentes de los sectores más radicalizados y combativos del movimiento vecinal, obrero y popular habían mantenido la lucha y dado un plazo de 72 horas para que Rodríguez nacionalizara el gas y el petróleo.

Sin embargo, el cansancio y el sufrimiento de las bases movilizadas, así como la traición del Movimiento al Socialismo (MAS) de Evo Morales y la defección de los sectores que controla como campesinos de los valles y el oriente, colonizadores, cocaleros y cooperativistas mineros, hizo muy difícil continuar la lucha. La presión de la Iglesia y el trabajo de zapa de los grandes medios de comunicación contribuyó también a socavar la ofensiva popular.

Por ello, este domingo los dirigentes plantearon en otro tono sus demandas. “Hemos escuchado que si hay predisposición por parte del presidente”, dijo Mamani a tiempo de señalar que se planteó la nacionalización de los Hidrocarburos, realización de la Asamblea Constituyente y Juicio de Responsabilidades a Gonzalo Sánchez de Lozada y sus colaboradores.

Normalizan abastecimiento

Desde las primeras horas de este sábado, la Fejuve había instruido la suspensión del cerco y la apertura de la Planta de Senkata para abastecer de carburantes, gasolina y gas licuado a las ciudades de La Paz y El Alto. “Hemos hecho un acuerdo con la Fejuve y estamos trabajando desde las seis de la mañana para normalizar el suministro”, informó el responsable de la planta de distribución de carburantes.

El obispo de El Alto, monseñor Jesús Juárez, destacó la decisión de la Fejuve para facilitar la provisión de gas licuado de petróleo y otros combustibles a los centros hospitalarios que “necesitan con urgencia de estos servicios” y a los vecinos de ambas ciudades.

En los barrios de La Paz y El Alto el suministro comenzó a normalizarse al promediar al medio día, tras casi cuatro semanas de bloqueos. “Los comités de abastecimiento de El Alto están distribuyendo carburantes para que nuestra gente no sufra, pero seguimos luchando”, aseguró el dirigente de Fejuve, Roger Romero, quien dijo que una vez reabastecidos, los vecinos y trabajadores seguirán batallando.

Nuevas marchas

“La ciudad de El Alto ha decidido continuar con la lucha por la nacionalización y la industrialización del gas y el petróleo. No hay desmovilización”, aseguró Romero.

“Este lunes haremos una gran marcha hacia La Paz junto a los maestros urbanos y rurales de La Paz para exigir la inmediata nacionalización de los hidrocarburos. El martes marchará la Central Obrera de El Alto, los gremiales y el pueblo de El Alto. Seguimos en la lucha”, aseguró el dirigente de los vecinos.

Evo pide no atacar a Rodríguez

En cambio, el diputado cocalero y jefe del Movimiento al Socialismo (MAS), Evo Morales, demandó públicamente a las organizaciones sociales y populares a dar una tregua a Eduardo Rodríguez, ungido la noche del jueves como nuevo presidente de Bolivia con el apoyo de su partido.

“Hemos consultado a la mayor cantidad de compañeros movilizados, tanto en el campo como en la ciudad, y la mayor parte pide un cuarto intermedio, una tregua hasta que el gobierno, el nuevo presidente, organice su equipo de trabajo, sus asesores”, dijo, mientras los dirigentes y activistas del MAS levantaban los bloqueos de carreteras en los valles y el oriente del país.

“Rodríguez es un presidente de transición y tiene un mandato del pueblo y del Parlamento”, agregó el parlamentario que trabajó intensamente para sepultar la rebelión popular que clamaba por la expulsión de las transnacionales, la nacionalización del gas y el petróleo y el cierre del Congreso, medidas con las que nunca estuvo de acuerdo.

Iglesia y empresarios piden tregua

La influyente Iglesia Católica y la Confederación de Empresarios Privados de Bolivia demandaron también, por separado, la urgencia de dar una tregua al nuevo presidente Eduardo Rodríguez.

“El nuevo Presidente es una persona, honesta, capaz y seria...Esperamos que con la buena voluntad que ha demostrado ayer y con su propósito de atender a los problemas fundamentales del país tendrá la colaboración del Congreso y de las organizaciones sociales”, dijo el Monseñor Edmundo Abastoflor.

El presidente de los empresarios, Roberto Mustafá, clamó también por la paz, por el fin de las protestas sociales y demandó que el gabinete que acompañe a Rodríguez dé atención prioritaria a la recuperación económica del aparato productivo.

ECONOTICIAS