A pedido del embajador de Estados Unidos, Zalmay Khalilzad, el ex consejero de la compañía petrolera Unocal y actual dirigente afgano Hamid Karzai nombró al jefe de banda Abdul Rachid Dostum (al centro en la foto) como jefe del estado mayor del ejército afgano. En efecto, el gobierno de Kabul y la OTAN encuentran muchas dificultades para constituir el nuevo ejército, que solamente tenía hasta ahora 20 000 a los que se agregarán los 30 000 hombres de Dostum, que controlan además una parte de la producción de heroína del país. Líder sindicalista en el sector del gas natural, más tarde comandante prosoviético durante la guerra de 1979, el general Dostum, figura de la minoría uzbeka, había sido recompensado por su actuación en la guerra contra los mudjjahidines, a los que se unió en 1992, cuando estos tomaron el poder. Tiene la reputación de hacerse obedecer mediante el terror, aún si eso implica tener que matan personalmente a sus oficiales desleales a título de escarmiento. En el momento de la invasión del país, en 2002, Abdul Rachid Dostum fue encargado de la toma de Mazar-i-Sharif, lugar donde se descubrió casualmente una fosa común que contenía varios cientos de prisioneros talibanes enterrados allí después de ser masacrados.