Vamos a ver si la democracia llega más pronto que lo previsto al Medio Oriente. La estabilización en la región es de nuestro interés, no tengo problema en reconocer que las elecciones en Irak son un progreso, al contrario. El problema siempre ha sido saber si se influencia del exterior o si se reforma desde el interior, en lo adelante, parece que la segunda solución es la buena. Ello resulta de un debate entre europeos y estadounidenses, pienso además que los estadounidenses ha revisado también su forma de ver las cosas.

Tomo en cuenta la opinión de los que se opusieron al levantamiento del embargo sobre las armas a China, pero he expuesto mis motivaciones y no cambiarán. Ese embargo se estableció en 1989, a raíz de los acontecimientos de la Plaza Tienanmen y no a causa de una política exterior agresiva de China. La Constitución de nuestro país estipula que el gobierno es quien decide la política exterior, lamentablemente los partidos de oposición utilizan ese asunto para sembrar la discordia en la coalición rojo-verde.

No habrá paz ni desarrollo económico sostenible en Europa sin verdadera asociación estratégica con Rusia. Esta consecuencia de un sangriento pasado es una de las piedras angulares de mi trabajo. Vladímir Putin trata seriamente de modificar las estructuras para que se pueda hablar en verdad de una Rusia democrática. Naturalmente se trata de un proceso. Todo el mundo coincide en decir que los años de Yeltsin fueron el teatro de una expoliación del patrimonio, y sólo el restablecimiento del Estado podía poner fin a ese caos. Todos los observadores, incluidos los internacionales, han declarado que las elecciones no fueron manipuladas y la prensa en Rusia ejerce une viva crítica. No se debe generalizar en cuanto a las controversias de política interna, de las cuales los medios de comunicación rinden cuenta de forma discutible, yo no veo además ninguna alternativa democrática viable a Putin y a su política.

No hay duda alguna de que lo que sucedió en Estambul, Turquía, el 8 de marzo, con la golpiza propinada a una manifestación pacífica por la policía antimotines, imágenes que dieron la vuelta al mundo, es inaceptable. El gobierno ha prometido que los responsables tendrán que rendir cuentas y seguimos el caso.

Pensar que las reformas deseadas por Erdogan se reflejarían fácilmente en la ley era ingenuo habida cuenta de la situación que reina desde hace 60 años. No me sorprende que el aparato que estaba contra esas reformas haya reaccionado negativamente. Nos cabe a nosotros, los europeos, cumplir nuestros compromisos firmando los acuerdos el 3 de octubre y a los turcos mantener los suyos.

Sería un ultraje calificar mi política de Wilhelmiana, ya que la política de Guillermo II era intervencionista y con medios que no son los convenientes hoy en día. No he enviado ninguna cañonera a ninguna parte y eso no sucederá.

Fuente
Die Zeit (Alemania)

Die Zeit Referencia: «Freiheit ist mehr als nur Gewerbefreiheit», por Gerhard Schröder, Die Zeit, 31 de marzo de 2005. Texto adaptado de una entrevista en la cual sólo reflejamos las partes relativas a la política exterior de Alemania.