Red Voltaire
Él y su sueño no pertenecen al pasado sino al porvenir

En el Centenario de Jean-Paul Sartre

En lo que se recuerdan como amores de adolescente, revivimos la aventura de cuando, apremiados por la revolución que nos ofreció el maná de una cultura que no hubiéramos podido ni soñar, conocimos a la intelectualidad europea, de los sesenta, en particular a Jean-Paul Sartre.

Ellos se prendaron de la revolución cubana y nosotros de ellos.

| Quito (Ecuador)
+
JPEG - 54.7 KB
Simone de Beauvoir, Sartre y el Che en La Habana

La Revolución Cubana vino al mundo en plena Guerra Fría, cuando Estados Unidos paladeaba su victoria propagandística en la II Guerra Mundial que los soviéticos ganaron para ellos y sobre una montaña de cadáveres, consolidaban el liderazgo aportado por el Plan Marshall y el empate en la Guerra de Corea.

En ese entonces, el socialismo eurosoviético que había realizado hazañas colosales, como fue sacar a la sexta parte de la tierra de las tinieblas, del absolutismo feudal y derrotar al fascismo, pagaba las consecuencias de los errores del período estalinista denunciado en el XX Congreso del Partido Comunista Soviético en 1956 y de los sucesos de Polonia y Hungría ese mismo año.

En aquel contexto, en que el mundo se volvía gris y pesimista y la guerra atómica parecía inevitable, desde lo más profundo y exótico del Caribe, emergió la revolución cubana, que apostando por lo joven y lo nuevo, puso de moda las barbas y la irreverencia y reivindicando la herejía, en un ambiente magnifico y contradictorio, confluyó en una gran corriente donde también estaban los Beatles y el Tercer Mundo.

La intelectualidad de izquierda europeo occidental que, con razones y sin ellas, había tomado distancia del enfoque soviético y se refugiaba en su propia interpretación del marxismo y del socialismo, fue fascinada por Cuba que propuso un nuevo socialismo.

Los compañeros de entonces, los mismos de ahora, descubrimos a Sartre sin reparar entonces que aquellas apresuradas lecturas serían enriquecedoras experiencias culturales.

Envueltas en sus luces y sus sombras, aquella intelectualidad de izquierda, era heredera del desencuentro que a mediados del siglo XIX dividió el pensamiento social en dos grandes vertientes: el marxismo y la socialdemocracia, que prevalecido en occidente y que injustamente fue excomulgada por los guardianes de la fe del dogmatismo.

Años después, la unidad retornó a la izquierda europea apremiada por la necesidad de enfrentar al fascismo alemán, que al ocupar los pueblos del viejo continente, no distinguió entre comunistas, socialistas o social cristianos, liberales o patriotas. Entonces se formó el haz de la resistencia popular frente a la ocupación.

Como casi siempre ocurre, las alianzas de la guerra no sobrevivieron en la paz. Con los últimos bastiones alemanes, se desmoronó el frente antifascista, la Unión Soviética, Inglaterra y los Estados Unidos se embarcaron en la Guerra Fría y los partidos de la izquierda los imitaron.

En una época en que no se toleraban las criticas a la Unión Soviética, Sartre que nunca se afilió al partido comunista francés, fue estigmatizado como revisionista y reformista. Ni siquiera el estremecimiento provocado por los movimientos de protesta de 1968, conocido como el Mayo francés, cambió aquella errónea percepción que estuvo vigente hasta los mismos días de la debacle.

JPEG - 102 KB

El 21 de junio Jean Paul Sastre cumpliría cien años. Estuvo en Cuba y quedó fascinado con la revolución y con los revolucionarios cubanos, en especial con Fidel y el Che y escribió: «Huracán sobre el Azúcar».

Sartre no lo necesita pero tal vez cuando se sumó a las barricadas de París en 1968 le hubiera emocionado conocer el enorme efecto que tuvo sobre toda una generación que, dicho sea de paso, en las barricadas de la batalla de ideas sigue vigente.

Cuentan que al enterarse de que Sartre peleaba en las barricadas del París sublevado, un jefe de policía propuso apresarlo. Enterado, Charles De Gaulle, con lúcido realismo explicó: «Ni siquiera a Luis XVI se le ocurrió encarcelar a Voltaire. Estén donde estén los genios no dejan de serlo. Apresar a Sartre sería ofender a Francia, que los prefiere a ellos equivocados que a nosotros acertados».

En mi opinión el socialismo propuesto por Marx y que en su expresión más pura Sartre asumió, no pereció en la derrota de mayo del 68 como tampoco en la debacle soviética, porque no ha nacido todavía.

Aquellos hombres y aquellos sueños no pertenecen al pasado, sino al porvenir.

Jorge Gómez Barata

Jorge Gómez Barata Profesor, investigador y periodista cubano, autor de numerosos estudios sobre EEUU.

 
90 aniversario de la Revolución Bolchevique
90 aniversario de la Revolución Bolchevique
7 de Noviembre, 1917-2007. Las revoluciones no son derrotables porque el tiempo no es reversible.
 
Socialismo Siglo XXI: un camino, no un destino
Socialismo Siglo XXI: un camino, no un destino
Tres reflexiones... Socialismo Real: lo que pudo ser y no fue; Cerrar el paréntesis; El Socialismo del futuro.
 
26 de Julio: los caminos de la Revolución
26 de Julio: los caminos de la Revolución
Raúl Castro en Camagüey: ’Revolución es unidad, es independencia, es luchar por nuestros sueños de justicia para Cuba y para el mundo’...
 
Altercom

Agencia de Prensa de Ecuador. Comunicación para la Libertad.

 
Crónica de una agresión: la derecha fascista contra América Latina y el Caribe
Crónica de una agresión: la derecha fascista contra América Latina y el Caribe
Hay españoles que desconocen lo que les ocurrió en Ayacucho hace más de 180 años
 
El día que Juan Carlos de Borbón dijo algo que no le habían escrito
El día que Juan Carlos de Borbón dijo algo que no le habían escrito
Si España representa y defiende a multinacionales morosas y presidentes golpistas, sobra en las Cumbres latinoamericanas.
 
Altercom

Agencia de Prensa de Ecuador, fundada el 19 de Abril de 2000. Ejercemos la comunicación alternativa como un derecho y un deber. Difundimos noticias y hechos relevantes a una lista de suscriptores y publicamos artículos de opinión, trabajos de otros espacios fraternos y estudios e investigaciones.

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.