Un radiante sol en la ciudad de Quito hizo brillar intensamente las banderas rojas de la clase obrera, que volvió a las calles este 21 de junio, exigiendo al Congreso Nacional que establezca la devolución de los fondos de reserva de los afiliados al Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social (IESS) en un 100%, y no solo en un 50%, o por partes, como algunos bloques legislativos como el PSC y la ID pretenden.

Desde las 10h00, alrededor de mil trabajadores agrupados en centrales sindicales como la Unión General de Trabajadores del Ecuador (UGTE), los trabajadores del Distrito Metropolitano del Municipio de Quito, la Organización Sindical Única Nacional del Ministerio de Salud (OSUNTAMSA), el Comité de Empresa Nacional de los Trabajadores de Petroproducción, los trabajadores de la refinería de Esmeraldas, trabajadores de la empresa cementera Guapán, los jubilados del IESS, la Unión Nacional de Educadores y representantes de otras organizaciones agrupadas en el Frente Popular, se concentraron en el edificio del IESS y marcharon hacia el Congreso, en donde una delegación de dirigentes fueron recibidos en comisión general por el Pleno del legislativo. Esta marcha y una serie de acciones más que se darán en los próximos días se impulsaron desde una reunión de organizaciones a la que convocara el bloque parlamentario del Movimiento Popular Democrático, partido que defiende la tesis de la devolución total de los fondos de reserva al interior del Congreso.

Según Nelson Erazo, presidente de la UGTE, estas movilizaciones se desarrollan bajo una plataforma de tres aspectos fundamentales: la defensa del IESS de los intentos privatizadores que una vez se expresan desde diversos sectores, la devolución de los fondos de reserva a los afiliados y la exigencia de la salida de Rubén Barberán, delegado del Presidente de la República, del Consejo Directivo de la institución, por no reunir los requisitos que exige la Ley para ocupar estos cargos. “Los trabajadores estamos dispuestos a continuar en la lucha y a elevar cada vez más nuestros niveles de protesta, para que tanto el Congreso como el gobierno de Alfredo Palacio nos escuchen y atiendan” dijo Erazo.