Franceses y holandeses asesinaron el Tratado Constitucional Europeo (TCE). Si los gobiernos de la Unión Europea tratan de resucitarlo sólo conseguirán atizar la cólera de los electores que votaron «no». Los dirigentes europeos deben tomarse su tiempo y reflexionar. Para ello pueden apoyarse en los siguientes elementos:
- No califiquemos al tratado de «Constitución» ya que ello puede despertar enormes temores o enormes expectativas.
- Hay que retirar la Carta de Derechos Fundamentales. No sirve para nada pues ya contamos con la Declaración Europea de los Derechos Humanos.
- No conviertan al Consejo Europeo en una institución. Ya tenemos bastantes como ésa en la Unión Europea.
- Es preciso que todos los Estados gocen del mismo peso en el seno de la Comisión Europea.
- No puede haber políticas exteriores comunes sin la aprobación de los Estados. La creación de un puesto de ministro de Relaciones Exteriores de la Unión Europea no sirve por lo tanto para nada.
- No inicien las negociaciones con Turquía. Una media docena de los electores no lo quiere. Esta nueva adhesión provocaría la entrada de otros países y la Unión Europea no sería más que un gran mercado común.
- Hay que conservar un presupuesto europeo modesto. Es preciso por lo tanto limitar los gastos, reducir el costo de la Política Agraria Común y reservar la ayuda regional para los países más pobres. Los británicos deberían tragarse su orgullo y aceptar poner fin a su rebaja.
Si respetamos estas condiciones se despejará el camino para un nuevo tratado enmendado.

Fuente
International Herald Tribune (Francia)
El International Herald Tribune es una versión del New York Times adaptada para el público europeo. Trabaja directamente en asociación con Haaretz (Israel), Kathimerini (Grecia), Frankfurter Allgemeine Zeitung (Alemania), JoongAng Daily (Corea del Sur), Asahi Shimbun (Japón), The Daily Star (Líbano) y El País (España). Además, a través de su casa matriz, lo hace de manera indirecta con Le Monde (Francia).

«Here’s how to get started again», por Frits Bolkestein, International Herald Tribune, 15 de junio de 2005.