JPEG - 14.8 KB

Con el nacimiento de PETROCARIBE, la región caribeña cuenta desde hoy con una herramienta integracionista que debe abrir las puertas a proyectos más ambiciosos de cooperación.

El acta constitutiva de la empresa fue firmada este miércoles por 14 países, bajo la inspiración del Presidente de Venezuela, Hugo Chávez y una proyección política comercial para la conservación de los recursos no renovales.

Los principios declarados de la joven entidad son la solidaridad y corresponsabilidad, acceso a un precio justo y razonable de los energéticos y una proyección que abarca también lo social, tecnológico y social. PETROCARIBE debe ser catalizador de la integración y mejor aprovechamiento de los recursos energéticos contra asimetrías como la pobreza, la distribución desigual, el desequilibrio comercial, la falta de acceso a la educación y por el derecho a la información sin censura.

El principio de solidaridad compartida constituye la base que anima la iniciativa como instrumento facilitador del intercambio que transforme los mecanismos tradicionales que se han deformado para convertirlo en factor de desarrollo, indica un extracto del documento.

Asimismo establece la coordinación de políticas de energía explotación petrolera y derivados, tecnológica, desarrollo infraestructura y aprovechamiento de fuentes alternas.

Al término de un encuentro convocado al efecto firmaron República Dominicana, Granada, Jamaica, Surinam, Antigua y Barbuda, San Cristóbal y Nevis, Santa Lucía, Belice, Bahamas, San Vicente y las Granadinas, Guyana, Dominica, Cuba y Venezuela.

Barbados y Trinidad y Tobago, aunque alabaron el proyecto, solicitaron más tiempo para su revisión y posible firma en el futuro.

En el hotel Maremares de Puerto La Cruz, un balneario venezolano a unos 300 kilómetros de Caracas, también fue firmado un memorando de entendimiento energético entre Jamaica y Venezuela.

El documento abre la posibilidad de participación de Venezuela en una empresa petrolera jamaicana y en una refinería para elevar su capacidad de 36 mil barriles a 50 mil barriles diarios.

Igualmente se firmó un contrato de suministro en el contexto del Acuerdo de Cooperación Energética de Caracas para el suministro a República Dominicana de 50 mil barriles diarios de crudos y productos.

En la jornada final el Presidente Chávez indicó que PETROCARIBE no sólo abarcará el suministro petróleo sino avanzará también en la solución de las dificultades de transporte, almacenamiento, refinación y desarrollo tecnológico.

Entre los aspectos más importantes resalta la creación de un fondo para el desarrollo social económico que facilitará formación de una estructura de almacenamiento y de infraestructura de los países miembros de PETROCARIBE.

Se estableció igualmente la equiparación de los fletes con el costo del transporte y las facilidades de financiamiento con períodos de pago de 25 años e interés de uno por ciento, con un año de gracia, entre otros elementos.

Para llevar a la práctica el carácter de instancia coordinadora para la producción, refinación, transporte y suministro se decidió crear una plataforma institucional con un Consejo Ministerial.

Ese organismo debe reunirse obligatoriamente una vez al año en situaciones normales y será coordinado por una Secretaría Ejecutiva, a cargo del Ministro de Energía y Petróleos de Venezuela.

El Consejo tendrá una Presidencia a cargo del país miembro que haya sido designado como anfitrión, encargado de la administración de los asuntos de ese organismo hasta la próxima reunión.

Entre las funciones del Consejo Ministerial está definir estrategias a largo plazo, delegación de funciones y responsabilidades necesarias, la aprobación de tópicos de interés prioritario y acordar el ingreso o desincorporación de miembros.

Para que esa instancia pueda a comenzar a funcionar de inmediato Chávez dispuso la creación de un fondo ALBA-Caribe, en alusión a la Alternativa Bolivariana para las Américas propuesta por Venezuela.

Para iniciar el fondo, el primer mandatario venezolano ofreció entregar 50 millones de dólares.

Asimismo Venezuela anunció que se creo PDV-Caribe, una filial de Petróleos de Venezuela (PDVSA) que garantizará una relación directa y sin intermediarios, con una red logística de buques y capacidad de almacenaje y donde sea posible red de distribución.

Los beneficios incluyen financiamiento a largo plazo desde 15 hasta 50 por ciento, en dependencia de los precios del petróleo con períodos de gracia de uno a dos años.