JPEG - 24 KB
Los presidentes reunidos para esta cumbre mundial.
Foto Presidencia de la Federación de Rusia.

Este martes se ha reunido en Astana, capital de Kazajstán, el Consejo de Jefes de Estado de los países miembros de la Organización de Cooperación de Shanghai (OCS), que asocia a Rusia, Kazajstán, Kirguizia, China, Tayikistán y Uzbekistán.

En la Declaración conjunta aprobada en el foro se indica, entre otros aspectos, que los participantes en la operación antiterrorista lanzada en Afganistán deben establecer los plazos límite del aprovechamiento provisional de la infraestructura y de la estancia de los contingentes militares en el territorio de los países asociados a la OCS. «Respaldamos los esfuerzos de la coalición internacional que realiza la operación antiterrorista en Afganistán -reza la declaración-. Gracias a ello podemos observar la tendencia a la estabilización de la situación política en ese país».

«Varios Estados de la OCS han ofrecido sus infraestructuras para el alojamiento provisional de los contingentes militares de los países miembros de la coalición, así como su territorio y espacio aéreo para el tránsito militar en interés de la coalición antiterrorista», comentan los líderes de los países integrantes de la OCS.

«Tomando en cuenta que ya ha terminado la fase activa de la operación antiterrorista en Afganistán, los Estados miembros de la OCS consideran oportuno que los participantes en la coalición antiterrorista fijen los plazos límite del aprovechamiento provisional de las infraestructuras mencionadas y de la estancia de los contingentes militares en el territorio de los países asociados a la OCS», reza la declaración.

Otro tema abordado en la cumbre ha tenido que ver con la reforma de la ONU. Los líderes de los países miembros de la OCS han coincidido en que al reformar la ONU no se puede establecer plazos rígidos para tal actividad.

Los Jefes de Estado de los países miembros de la OCS apoyan la reforma de la ONU orientada a incrementar el protagonismo de esa organización internacional.

«A la hora de introducir las reformas es importante alcanzar el consenso máximo posible, no imponer ningunos límites temporales para reformar la ONU y no proponer votar proyectos que suscitan contradicciones», se señala en la declaración.

Los dirigentes de los países participantes en la OCS parten de que la zona Asia-Pacífico desempeñará en el siglo XXI un papel clave en el mantenimiento de la paz y seguridad, e instan a solucionar todos los problemas mediante negociaciones para que en esa región reine un ambiente de amistad, comprensión mutua y cooperación.

Los Estados asociados a la OCS se proponen elaborar una base de datos sobre personas buscadas por delitos de carácter terrorista o sospechosas de haberlos cometido. Se trata de una de las vertientes de la cooperación refrendadas en el Concepto de cooperación entre los Estados miembros de la OCS en la lucha contra el terrorismo, separatismo y extremismo.

En el Concepto se indica que se debe asumir una postura única respecto a la actividad que llevan a cabo las organizaciones terroristas, separatistas y extremistas prohibidas en los Estados integrantes de la OCS.

Los Estados asociados han manifestado que no concederán asilo a las personas acusadas o sospechosas de participar en actividades terroristas, separatistas o extremistas. En el marco de la OCS, tales personas serán extraditadas en caso de que un Estado miembro de la OCS lo solicite, se señala en la declaración.

Los Jefes de Estado de los países participantes en la OCS consideran que el ordenamiento mundial debe apoyarse en verdaderas relaciones de partenariado sin que ninguna de las partes pretenda asumir el monopolio.

«Los líderes de los países miembros están convencidos que el ordenamiento mundial -justo y razonable- debe fundarse en verdaderas relaciones de partenariado sin pretensiones de asumir el monopolio o dominar en los asuntos internacionales. Tal ordenamiento será más estable y seguro si se admite la primacía de las normas del derecho internacional, especialmente la Carta de la ONU», se subraya en la declaración.

En lo referente a los derechos humanos, se debe respetar estricta y consecuentemente las tradiciones históricas, los rasgos nacionales de cada pueblo y la igualdad soberana de cada país, han declarado los Jefes de Estado de los países asociados a la Organización de Cooperación de Shanghai.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)

Ria Novosti, 5 de julio de 2005.