La Cooperación Competitiva: Herramientas de Gestión II - Nuevas tendencias en herramientas gerenciales para el siglo XXI.

En un mundo donde a la internacionalización de una diversidad de intereses (que ocurre y concurre -con y en gran medida- gracias a la revolución de la tecnología IT que ha conducido a la disposición casi universalizada del INTERNET), se le denomina Globalización (comercial y económica), las herramientas gerenciales de la década pasada van quedando y quedarán irremediablemente atrás, si no se modernizan e integran de una manera dinámica. Es en este contexto, que surgen nuevas herramientas que ya toman cuerpo dentro de la estrategia corporativa; ellas son la Dinámica de Sistemas cuyos mentores son Jay Forrester y su pupila la célebre Donella Meadows; y las nuevas metodologías de la Administración de Riesgos: Enterprise Risk Management (ERM) y sus herramientas el Risk Mapping (RM) y el Process Mapping (PM).

La sinergia de la Dinámica de Sistemas y de estas modernas herramientas de Administración de Riesgos, configuran la nueva base para el desarrollo estratégico y operacional de la empresa moderna que se desenvuelve en escenarios diversos, donde hay un común dominador: el riesgo.

El riesgo es inevitable y conduce los mercados. La habilidad para manejar el riesgo es crítica para el crecimiento o la supervivencia de las actividades económicas y empresariales. En los mercados de competencia global de hoy, todos los negocios enfrentan riesgos y en los aún más competidos mercados del mañana, para competir, las empresas deberán aprender a cuantificar y manejar esos riesgos si quieren prosperar.

La volatilidad, el juego de la competencia, las condiciones económicas, el diseño de productos y las estructuras de activos, han cambiado para siempre. También han cambiado las penalidades que deben sufrir las organizaciones que toman decisiones equivocadas y que no reaccionan a la dinámica competitiva y a los mercados financieros.

La eficiente Administración de Riesgos es imperativa para la performance y la viabilidad de largo plazo de las empresas y corporaciones. Esta es una antigua y a la vez nueva y perdurable filosofía de gerencia. Es antigua, porque el riesgo siempre ha estado presente y de alguna manera la administración de riesgos también, aunque fundamentalmente asociada a los riesgos físicos y humanos transferibles al seguro. Y es nueva porque hoy el Enterprise Risk Management (con sus herramientas asociadas el Risk Mapping y el Process Mapping), dentro del contexto de la Dinámica de Sistemas, intenta integrar de manera comprehensiva el manejo de todos los riesgos -financieros, operacionales, estratégicos y también los tradicionalmente transferibles al seguro- dentro de un mismo portafolio. Ya no se podrá concebir el manejo gerencial de otra manera; el gerente que no maneja eficientemente el riesgo, está destinado al fracaso.

Para que un sistema con riesgo administrado sea efectivo, debe ser comprehensivo e incluir todos los riesgos que concurren en el escenario. Debe emplear los modelos casuísticos del mercado y los factores de riesgo de forma de modelar con suficiente detalle el propio portafolio de riesgos, y así graficar conveniente y completamente el escenario en que se desenvuelve la empresa. La Administración de Riesgos debe por tanto, ser sistémica; debe incorporarse consecuentemente a la dinámica del sistema y orientar el desarrollo de modelos para mejorar la toma de decisiones.

Fuera de las herramientas computacionales, la administración de riesgos debe fundamentalmente basarse en la experiencia humana, la cual es dirigida por los modelos mentales, que son los que finalmente deciden; sin embargo, los modelos mentales deben reforzarse -haciendo uso de la tecnología moderna- mediante la construcción de modelos computacionales que ayuden a la simulación y prospección de escenarios dinámicos que apoyen a los modelos mentales y al proceso de toma de decisiones.

Pero prestar atención cuando decimos que en nuevas situaciones la reingeniería es la solución, sin ninguna se debe reflexionar y considerar el cambio de paradigma, de la reingeniería a la reinvención, este cambio es precisamente la aplicación integrada de la Dinámica de Sistemas y de las modernas herramientas de Administración de Riesgos, para lo cual se debe comenzar por la elaboración de un Plan Estratégico con las características que se han descrito.