El nombramiento de John Bolton en la ONU no podía ocurrir en un momento más crucial para la organización, que se encuentra en una profunda crisis. Bolton no ganará un concurso de popularidad en la sede de Nueva York, pero conoce esa organización y defenderá allí el interés nacional estadounidense, que consiste en exigir transparencia y responsabilidad a la cabeza de esa organización. La designación de Bolton no debe ser vista como una bofetada en pleno rostro de la ONU, sino como una muestra de la importancia que la administración Bush concede a la reforma de la mayor institución multilateral. Su nombramiento es el reconocimiento de la necesidad de una dirección norteamericana fuerte en la ONU. Su trayectoria en tres administraciones estadounidenses diferentes hace de él un conocedor. Tiene peso en el Congreso y sus ideas están en línea con lo que emana hoy del Congreso a favor de la responsabilidad de la ONU. La nominación de una figura como Bolton a ese puesto es señal de que la ONU es crucial para los Estados Unidos. En efecto, en los años venideros, esta deberá tomar decisiones importantes sobre Irán, Siria y Corea del Norte. Asimismo, Bolton deberá trabajar sobre la cuestión del genocidio en Darfur y sacudir la Comisión de Derechos Humanos. Por consiguiente, este nombramiento debería complacer a todos los que desean una verdadera reforma de la ONU.

Fuente
International Herald Tribune (Francia)
El International Herald Tribune es una versión del New York Times adaptada para el público europeo. Trabaja directamente en asociación con Haaretz (Israel), Kathimerini (Grecia), Frankfurter Allgemeine Zeitung (Alemania), JoongAng Daily (Corea del Sur), Asahi Shimbun (Japón), The Daily Star (Líbano) y El País (España). Además, a través de su casa matriz, lo hace de manera indirecta con Le Monde (Francia).
The Boston Globe (Estados Unidos)

«Why Bolton will be good for the UN», por Nile Gardiner, Boston Globe, 9 de marzo de 2005. «The UN: Bolton is a force for good», International Herald Tribune, 10 de marzo de 2005.