La mejor manera de saber lo que se necesita para mantener y consolidar el cese al fuego entre israelíes y palestinos es comprender las causas de la violencia. Para los palestinos la causa de la violencia es la ocupación israelí. Para los israelíes, es lo contrario: la ocupación existe nada más que para lograr que cese la violencia que se desarrollaría sin ella. Hay que añadir que cada acto israelí tendiente a consolidar y mantener la ocupación es un acto de violencia. Por ejemplo, la expansión de las colonias se basa en expulsiones violentas y confiscaciones de tierra. Además de la violencia, esas medidas tienen una repercusión negativa sobre la economía palestina. Para poner fin a la violencia, es vital que se ponga fin a las actividades israelíes que perjudican a los palestinos, lo cual dará el tiempo necesario que las negociaciones se conviertan en algo aceptable. Si por el contrario, Israel utiliza ese tiempo para ocupar colonias, el cese al fuego no durará mucho. Existe otro factor significativo que produce violencia: la relación entre la desesperación económica y el aumento de los extremismos. Los problemas económicos provocados por la ocupación tienen consecuencias políticas. Al utilizar las sanciones económicas como respuesta israelí a la violencia lo que se hace es provocar más violencia. La primera etapa de la «hoja de ruta» se dividía en tres etapas: cese al fuego, apoyo a la economía palestina y fin de la ocupación de las colonias. Sin los dos últimos puntos, el primero fracasará.

Fuente
Daily Star (Líbano)

«For the cease-fire to last, the ’road map’ must be implemented», por Ghassan Khatib, Daily Star, 11 de mazo de 2005.