¿Cómo llevamos tus ideas a la práctica?; ¿Qué tipo de gobierno necesitarías para adoptar tal sistema en un mundo empresarial que aún no entiende nada más que hacer más dinero?; fueron hace unos días las preguntas de un amigo.

Le contesté:

Definitivamente no hay nada fácil, como no hay comida gratis. Pero la modernidad está dejando sin piso a la "derecha", a la "izquierda" y tú bien sabes que el "centro" es la tierra de nadie (el cordón del equilibrista). Con la caída gradual, pero irremediable de la "derecha" -que no muere porque sigue siendo más fuerte que la "izquierda" no porque sea mejor y el viceversa ya se sabe que no lo es- morirá también el "neoliberalismo" por su propia contradicción.

El fundamento del neoliberalismo -reiteramos- es el "Libre Mercado de la Competencia", el cual -como es natural- presupone la concurrencia de "competidores"; pero resulta que la "Nueva Economía del Siglo XXI" que es el nuevo nombre para el "neoliberalismo" desde la segunda parte de los 90, privilegia los "monopolios naturales", los otros tipos de monopolios corporativos también; por supuesto, los "monopolios temporales" que devienen en "posiciones dominantes de mercado", pues también son "naturales"; además privilegian los "oligopolios" y los "carteles". Por otro lado en nombre de la "productividad" y la "reducción de costos", a propósito de la "robótica" (que comienza en Japón), se dan las grandes plataformas industriales, donde desde una única gran línea de producción, salen productos similares con diferentes marcas que van al mercado a competir entre sí.

En concreto, el "Libre Mercado de la Competencia" que es el sustento del Neoliberalismo y de la Nueva Economía (que es más de lo mismo y termina siendo sólo un nuevo nombre para cubrir uno ya muy gastado), tienden a que en el mercado haya cada vez menos competidores (por tanto menos competencia) y menos puestos de trabajo, orientándose la "exclusión"; por tanto, se configura la "contradicción" que terminará por matar este modelo. Ni el propio Greenspan puede explicarlo y evita pronunciarse al respecto.

No sé si la "izquierda" se da cuenta de ello, pero sí percibe la "decadencia de la derecha" y quiere tomar ese espacio. Felizmente vivimos en un mundo moderno que se desarrolla (iba decir equivocadamente "evoluciona") y se "globaliza", sin que nadie lo pueda detener por la modernidad y la tecnología IT; y esto es "generacional". ¿Tú crees que a las nuevas generaciones se les pueda vender la pastilla de "izquierda" o de "derecha"?. A los que se encuentran en las finales de carrera, en los MBA’s, todavía puede ser -los mejores- son captados por la "derecha" como manadas dependientes con relativamente buenos sueldos para que vivan razonablemente bien y se mantengan adormecidos. Pero ¿hasta dónde da esta capacidad?. No creo que mucho; hasta donde la "Globalización Mercantilista" producto de la modernidad y el neoliberalismo aguante; hasta que la OMC, el BM, el BID y el FMI, sus instrumentos, tengan que CAMBIAR con un nuevo, impostergable e inminente "Bretton Woods" (después de 61 años), que tiene que orientar un "nuevo orden"; pero ¿qué "nuevo orden"?; ¿el rescate de la "derecha", del "neoliberalismo" y del “dólar”, que sería la tendencia más fuerte y dominante en un evento tal?; no lo creo, aunque -reitero- será la tendencia más fuerte porque allí estarán fundamentalmente "los poderosos" y sus "bien pagados empleados" en la forma de delegados de las mencionadas instituciones, los representantes de los Bancos Centrales y de los Ministerios de Economía de los países que asistan.

Ojalá puedan participar otros para llevar la reflexión, sino, afuera de ese magno evento, estaremos todos los demás, pero no con banderolas de “pensadores sociales” o “ambientalistas”, sino con la bandera de la “Globalización Sustentable” que no excluye ni condena a nadie, ni siquiera a los que se encuentren dentro (todo lo contrario, ellos serán también actores muy importantes, pero deberán abandonar su mentalidad mercantilista y especuladora, por una mentalidad positiva: empresarial, corporativa y de negocios, sin "exclusiones", con responsabilidad y compromiso con la “sustentabilidad” y la VIDA).

Como curiosidad podemos adelantar algo que parecería una locura a simple vista: con la “Cooperación Competitiva”, hasta se podría pagar de una manera más eficiente la “Deuda Externa” de países como el Perú, generando trabajo y como consecuencia ingresos para el fisco. Para ello se debe comprender que los fundamentos deben ser: la libertad, el mercado, la competitividad, la modernidad, el bienestar extendido (es decir, más mercado, más oportunidades) y la preservación del medioambiente, con capitalización de los recursos naturales.

La globalización no debe ser un equilibrio perverso; debe ser un equilibrio virtuoso La “Globalización Sustentable” que es el “equilibrio virtuoso”, será una propuesta TÉCNICO-ECONOMICO-SOCIAL, que hará cambiar el paradigma del “libre mercado de la competencia” por el “libre mercado de la cooperación” o “Cooperación Competitiva”.

UNO MODELO NO EXCLUYENTE, que definitivamente requiere de orientar la EDUCACIÓN, con base a sus fundamentos técnicos (que -como hemos visto a través de este ensayo- son muchos y variados) y que por lo tanto tiene que ser generacional; pero como ya no se puede esperar, debemos comenzar nosotros hoy, promoviendo el cambio de “paradigmas” fundamentales ya!!!; salvo error, omisión o mejor propuesta, que evite la “exclusión” y cumpla con extender el bienestar y la vida.

Pregunto: ¿Cuáles son los fundamentos técnicos de la “derecha” y/o de la “izquierda”?. Y hoy mi amigo, si no hay fundamentos técnicos, no hay viabilidad para ningún modelo.

Claro está, si no se entiende que la RIQUEZA está en los recursos humanos, en los recursos naturales que son base de los medios productivos y seguimos pensando en el paradigma -o mejor dicho en la falacia- que el "dinero es la riqueza", aprenderemos cuando la vida en nuestro planeta se esté extinguiendo. ¿A eso queremos llegar?. Te aseguro que en ese escenario posible, los hoy paradigmáticamente llamados "ricos" serán los primeros en perecer inundados de dinero que no les servirá para comprar un vaso con agua, menos aún para que los entierren con dignidad.

¿Tal vez debamos considerar la migración del modelo de “gobierno presidencialista” al modelo de “gobierno parlamentarista” con renovaciones por tercios con una sola re-elección continua?

Lo mostrado en la serie de artículos de este Ensayo, es sólo la “punta del Iceberg”; hay mucho trabajo hecho y muchísimo más por hacer, mucho camino por recorrer y muy poco tiempo. (FINAL)