Lima, julio 10, 2005

Señor Augusto Álvarez Rodrich Director del diario Perú 21

En el artículo del periodista Fernando Rospigliosi publicado hoy en su diario bajo el título “Corrupción Galopante”, soy mencionado y por tal motivo quisiera hacer algunas precisiones.

Si Rospigliosi a pesar de que mi libro “Los ojos oscuros de la justicia”, demuestran documentadamente, que fui sentenciado con una prueba inexistente y que ninguno de los jueces, procuradores o fiscales ha refutado uno sólo de mis argumentos, insiste en que soy un corrupto, creo que es necesario evaluar su comportamiento para demostrar que él debía ser, sino el principal personaje de su artículo, uno de los protagonistas.

El señor Rospigliosi ha pertenecido a este gobierno en su calidad de ministro del Interior y luego director del Servicio de Inteligencia y en consecuencia, conocía mejor que muchos o que todos, las corrupciones que hoy denuncia, pero que calló cuando aún no lo habían sacado de los cargos. Al día siguiente de ser censurado, denunció la gran corrupción en la que habrían incurrido los almeidas, sánchez, margaritas, filetes etc etc, sin embargo, mientras ganaba su suculento sueldo de funcionario público, compartía y departía con ellos en los banquetes de palacio y hasta aparecía fotografiado con algunos de los personajes a los que hoy ataca.

Rospigliosi no tuvo reparo alguno es fungir de alcahuete** del señor Toledo cuando una revista denunció la falsedad de su secuestro y demostró, que más bien el entonces candidato, había estado en una francachela en el hotel Melody. Todos recordamos como Rospigliosi, organizó la conferencia de prensa en defensa de Toledo y trató de ocultar con un dedo, el sol de la juerga de su entonces jefe impoluto y hoy corrupto Alejandro Toledo.

¡Cómo no recordar que cuando se iba a detener al señor Almeida, Rospigliosi anunció que eso no podía suceder por que éste contaría todo los que sabía de Toledo y que también Rospigliosi sabía y que hasta hoy calla!

¡Cómo no acordarnos que Fernando Rospiglisi trabajó en la agencia de noticias de Luis León Rupp, y aquí encontramos el motivo fundamental de su inquina contra mí, ya que no sólo denuncié los oscuros manejos que hizo al frente del Banco de la Industria de la Construcción, su patrón de turno, sino que incluso denuncié constitucionalmente al ex ministro fujimorista Luna Victoria que defendía a León Rupp ante Indecopi, dependencia estatal que dependía precisamente del ministerio que Luna Victoria ocupaba!

¡Cómo olvidar los uniformes que mandó confeccionar Rospigliosi para la Policía Nacional y que no sólo resultaron más caros que lo debido según una investigación de la Contraloría General de la República, sino que -sin importarle los miembros de la institución- los mandó confeccionar de un material totalmente inadecuado.

¿No les parece que, quien conociendo todas las inmoralidades del gobierno, las calla por el beneficio de un cargo, merece estar en la galería de corruptos y sinvergüenzas?

Atentamente

Ernesto Gamarra Olivares DNI 10273047

*Perú21 no publicó nunca la carta de Gamarra Olivares.

**Alcahuete: Persona que concierta, encubre o facilita una relación amorosa generalmente ilícita.