JPEG - 9.2 KB

El sábado 16 concluyó el encuentro protagonizado por académicos y estudiantes universitarios, donde se discutió en torno a la dualidad entre una integración comercial o un diálogo cultural ante el desafío de la Sociedad de la Información. Una encrucijada que aún no resuelve los conflictos sociales desactivados tras el velo de intereses empresarios, en concurrencia con una clase política plagada de mezquindades y prácticas arribistas.

El sábado 16 al mediodía, finalizó el III Congreso Panamericano de Comunicación. Con más de 1550 inscriptos, 339 ponencias divididas en 62 mesas, 8 paneles temáticos y 4 Workshop en los cuales participaron asistentes de toda América Latina, España, Estados Unidos, Canadá y Francia el congreso discutió las problemáticas relacionadas con la política, la economía y la comunicación a 25 años de la realización del Informe Mac Bride.

El documento “Un solo mundo voces múltiples”, que surgió de los trabajos de la comisión presidida por Sean Mac Bride, instaló el Nuevo Orden Mundial de la Información y la Comunicación. En ocasión de esta nueva reunión se pusieron en discusión los conceptos de democratización, acceso y participación en tiempos que se categorizan como “sociedad de la información”.

El congreso tuvo dos ediciones anteriores: la primera en la ciudad canadiense de Montreal’02 y la segunda en la ciudad mexicana de Zacatecas’03.

En esta ocasión, el organizador del primer encuentro, Gaetan Tremblay saludó la presencia de más de un millar de asistentes y resaltó la importancia del encuentro y de su organización por la parte de una carrera perteneciente a la universidad pública.

A 20 años de su creación, la carrera de Ciencias de la Comunicación de la Facultad de la Universidad de Buenos Aires fue la anfitriona del encuentro en el que participaron como invitados Armand Mattelart, Gaetan Tremblay, Antonio Pasquali Giuseppe Ricchieri, German Rey, Enrique Sanchez Ruiz, Omar Rincón, John Downing, Guillermo Sunkel, Janet Wasko y prestigiosos investigadores nacionales y locales.