JPEG - 11.4 KB

El presidente Hugo Chávez Frías, exhortó a los miles de jóvenes que participan en el XVI Festival Mundial de la Juventud y los Estudiantes a derrotar el imperio norteamericano a través del fortalecimiento ideológico y de la reflexión de los hechos que marcaron la historia contemporánea.

El máximo mandatario recordó la frase pronunciada en 1826 por el Libertador, Simón Bolívar, quien expresó: “Los Estados Unidos de Norteamérica parecen destinados por la providencia para plagar la América de miserias en nombre de la libertad”, oración que el Jefe de Estado mencionó para recordarle a los jóvenes la antigua pretensión de la nación norteamericana.

El Presidente Chávez sentenció que no hay imperialismo invencible por lo que se refirió al pueblo de Vietnam y al pueblo de Cuba, este último que ha resistido, por más de 40 años, al bloqueo y a las pretensiones de invasión del imperio norteamericano.

“Bolívar ha despertado en el pueblo heroico de Venezuela, en los pueblos de América Latina y de El Caribe y contra la fuerza de un pueblo no hay imperialismo que pueda”, decretó el Primer Mandatario Nacional.

Agregó “Al imperialismo norteamericano debemos recordarle que no es invencible y que en este debate por la paz (que se inicia con el festival mundial) es necesario abordar la lucha contra las guerras. Tenemos que recordarle al imperialismo norteamericano y sobre todo a los halcones del Pentágono y a los varones de la guerra norteamericano que si algún día se les ocurre invadirnos aquí los haremos morder el polvo defendiendo la libertad de nuestra tierra”.

El Jefe de Estado dijo que la inauguración del XVI Festival Mundial permite que miles de jóvenes detonen una bomba atómica de amor y no como aquella que estalló los Estados Unidos en Hiroshima y en Nagasaki hace 60 años, “cuando ocurrió el acto terrorista más grande de la historia el cual fue cometido por el imperialismo norteamericano”, dijo.

Conmovido por este hecho, el Presidente rindió tributo a las victimas de aquellos actos genocidas y exhortó a los jóvenes estudiantes a recordar y a mirar en retrospectivas los hechos históricos de los últimos 60 años, acción que servirá para abordar los temas que se debatirán durante estos días.

A manera de resumen histórico Chávez mencionó que en los años 50 Mao Tse Tung y la Revolución China fueron hechos que llenaron al mundo de “más coraje y de más esperanza”.

Igualmente, destacó que en el mismo decenio la revolución Cubana de José Martí y Fidel Castro comenzó a sembrar una nueva historia.

Agregó que en los años setenta en América Latina destacó el Chile de Salvador Allende y que los años 80 trajeron la caída de la Unión Soviética y con ello la paridad y esa especie de equilibrio geopolítico que el mundo ameritaba.

Sobre la década de los noventa dijo que fue el inicio del capitalismo y el comienzo de la tesis del fin de la historia. “Nació la tesis del último hombre, la tesis de la globalización neoliberal, especie de máscara detrás de la cual pretendió esconderse el pérfido capitalismo, surgió la tesis de la aldea global y un frío recorrió el espinazo del mundo; se apagaron muchas luchas, murieron muchas esperanzas, fueron congelados muchos proyectos muchas batallas, nación el llamado consenso de Washington”, recordó.

Sin embargo, el Primer Mandatario se mostró esperanzado, pues expresó que los jóvenes de hoy son parte del amanecer de nuevas ideas por la paz.

“Estoy seguro de que ustedes han tomado conciencia de esto; y estos encuentros contribuyen al fortalecimiento de la conciencia. Estamos ante un gigantesco reto que nos convoca. No se trata sólo de luchar en cada país por las ideas, y por el socialismos en el que creemos, se trata de mucho más se trata de salvar al mundo. Ese es el reto que tenemos”, recordó Chávez a los jóvenes presentes.

Durante su alocución, frente a más de 20 mil jóvenes de distintas nacionalidades, el Presidente Chávez saludó a los 700 miembros de la delegación estadounidense al tiempo que vislumbró la unión de ese pueblo en la lucha por la paz y por un mundo mejor.

Asimismo, felicitó a los distintos comités preparatorios por el “alto el alto nivel de organización y de eficiencia, pues para nosotros este festival ha sido un reto”, indicó.

El Jefe de Estado pronunció este discurso desde el Patio de Honor de la Academia Militar, en el Paseo Los Próceres, donde estuvo acompañado por el vicepresidente de la República, José Vicente Rangel; el gobernador de Miranda, Diosdado Cabello y otras altas personalidades del Ejecutivo Nacional.

Cabe destacar, que los miembros de las 144 desfilaron delante de la máxima figura presidencial mientras se entonaban canciones típicas de nuestro folklore y mostraban su solidaridad con la revolución bolivariana.

Luego del colorido y enérgico desfile de las delegaciones, cientos de miembros de diferentes comunidades indígenas, ataviadas con sus trajes típicos, llevaron a los miles de jóvenes del mundo una representación de un ritual chaman, manifestación ancestral del pueblo venezolano. 36 líderes espirituales de las etnias venezolanas realizaron ritos típicos con la finalidad de pedir a los dioses por el buen desarrollo de este encuentro internacional que aboga por la solidaridad, la integración y la paz de todos los pueblos del planeta.