Cuando ayer, el legislador Ronnie Jurado le confrontó al primer ministro, PPK, que sus aficiones por otro país, directas, indirectas, por interpósita persona o bancos intermediarios, de cualquier modo, oculto, soterrado o clandestino, desembozado, por vías electrónicas o a través de hilos virtuales, incurrió en un gesto político de clarísima indignación. PPK puede decir cuanto le venga en gana. Todos sabemos que es un vendepatria de lujo. Si el lujo admite esta clase de aberraciones contra la propia tierra.

Que hoy se rasguen las vestiduras algunos medios, invocando razones ociosas, es otro tema, muy en la línea de quienes han hecho de la sumisión, bandera vergonzosa y de la traición, que viene de familias mediocres y cobardes, una forma de conducta oprobiosa. ¡Este fue un debate nacional y sobre los destinos del país en que todo lo demás es adjetivo y apenas si episódico!

Dijo PPK que todo es una fantasía y que él no tiene vínculos de ninguna naturaleza con otros países. Entonces, ¿es puramente casual su trabazón con las transnacionales? Un ejemplo. PPK ha sido protector de Lima Airport Partners, la empresita que con S/ 10 mil soles, se hizo de la concesión, y como postora única, del Aeropuerto Jorge Chávez. ¿No era que iban a traer 1500 millones de dólares? ¿Y qué ha ocurrido?: ¡que no tienen dinero y en cambio han usado al Estado como aval por dos préstamos por el orden de 145 millones de dólares con bancos norteamericanos y alemanes! ¿Quién el gran protector contra los intereses del Estado peruano?: Pedro Pablo Kuczynski.

¿No se libró Antamina del pago de US$ 145 millones de dólares al fisco? ¡Adivinen quién estuvo tras bambalinas, manejando esta iniquidad! ¡Nada más ni nada menos que PPK! ¿Quién el autor de la mayor parte de las concesiones abusivas de sectores estratégicos del país a empresas de dudosa envergadura como el gas de Camisea?: PPK.

Ha poco se terminaron las “negociaciones” con el Club de París y se determinó la erogación de US$ 1500 millones de dólares. Para tal efecto, se dispuso la emisión de bonos. ¿A que no me dicen quién era el ministro de Economía?: PPK. ¿No era más fácil evitarse la intermediación del J.P. Morgan Bank y pagar directamente de las reservas y evitarse los costos financieros onerosos y el pago de comisiones que son reales coimas millonarias?

Una casta política que fleta con su respaldo o simpatía a un señor naturalizado norteamericano y que ha jurado lealtad a la bandera del imperio, como es el caso de PPK, no merece sino el desprecio ciudadano más categórico. ¿Qué se puede esperar de semejante clase de sumisos sin solera histórica ni patriótica? ¡Poco, muy poco, o nada, a secas!

Hay que encuadrar las cosas en su justo momento. No convirtamos en un potrero de patrioterismo un gesto directo contra el vendepatria de lujo PPK. Y tampoco protagonicemos el ridículo de parecer pusilánimes y temerosos porque hay un supuesto “cuco agazapado” en el sur. Quienes así actúan merecen el escupitajo del desprecio por donde pasen. Por desgracia, de esa clase de traidores, está infestado el Perú. Ronnie Jurado le habló directo a PPK y eso le enaltece porque dijo una verdad monumental.

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!