JPEG - 13.4 KB

Buques de la Flota rusa del Norte - el crucero portaaviones «Almirante Kuznetsov», el crucero lanzamisiles de propulsión nuclear «Piotr Veliki», el buque antisubmarinos «Almirante Levchenko» y varios barcos de soporte logístico- han finalizado los ejercicios tácticos que habían estado realizando en el mar de Barents y ahora mantienen rumbo hacia el Atlántico.

Allí se reunirán con navíos de la Flota rusa del Báltico - los guardacostas «Neustrashimiy» y «Pilkiy» y el petrolero «Lena»- para desarrollar nuevas maniobras navales ya de mayor envergadura.

El mes de agosto ha sido abundante en ejercicios militares en Rusia. Efectivos de todos los Ejércitos y Armas han podido perfeccionar su maestría. En el mar de Barents se practicaron lanzamientos de misiles crucero que batieron blancos instalados en Vorkutá (norte de la parte europea rusa). Con China fueron desarrollados ejercicios conjuntos «Misión de Paz 2005», y con Kazajstán, Ucrania y Bielorrusia, las maniobras «Caspio Antiterror 2005». Además, los militares de los países asociados a la Comunidad de Estados Independientes efectuaron prácticas de tiro en uno de los polígonos de la Defensa Antiaérea situado en la provincia de Astracán (sur de Rusia).

Nunca antes las Fuerzas Armadas de Rusia ni de la Unión Soviética habían desarrollado ejercicios militares de tal envergadura y, al mismo tiempo, en regiones tan apartadas unas de otras.

Toda esta actividad se enmarca en a la actual doctrina militar de Rusia aprobada por decreto del presidente del país el 21 de abril de 2000 y concretada por las «Tareas del desarrollo de las Fuerzas Armadas de la Federación Rusa» enumeradas por el ministro de Defensa, Serguei Ivanov, el 2 de octubre de 2003. «Los ejercicios tácticos no deben limitarse a simulacros de combate sobre el mapa - se indica en las «Tareas»-. Hace falta reanudar las maniobras en terreno abierto y con la participación de tropas».

Ya van quedando en el pasado los tiempos cuando el material de guerra se enmohecía en los hangares, los buques de guerra criaban herrumbre en los atracaderos y los militares aprendían a atacar leyendo libros de texto. El Ejército y la Flota hoy se ocupan de lo que deben ocuparse: defender los intereses nacionales de su país.

El Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas y presidente de Rusia, Vladimir Putin, que personalmente había participado en varios episodios de los ejercicios de la aviación estratégica y de la Flota rusa del Norte, ha asegurado que el Estado dedicará una mayor atención a la dotación de las Fuerzas Armadas con armamento moderno, a la instrucción y educación de los militares, al fortalecimiento del orden legal en las tropas y, desde luego, a la solución de los problemas sociales que aquejan a los militares: aumento de las pagas y adjudicación de viviendas a los necesitados.

Esas tareas ya han sido planteadas ente el Gobierno.

Ya están en marcha los programas federales de profesionalización del Ejército y de concesión de créditos hipotecarios de largo plazo para compra de vivienda, así como el programa de modernización del armamento (tanto el convencional como el destinado para la disuasión nuclear).

También prosigue el desarrollo del complejo militar-industrial y, en particular, la renovación de su parque tecnológico. Hace cinco años, el 30% de los gastos del presupuesto militar eran destinados al armamento y el 70%, al mantenimiento de las tropas. Hoy, esta correlación ha cambiado: un 60% se gasta en mantener el Ejército y la Flota, y un 40%, en su desarrollo. Sin embargo, el presidente del país sostiene que ello sigue siendo insuficiente y debería ser 50/50. Pero sería mejor todavía, si un 40% fuera gastado en mantenimiento, y un 60% en desarrollo.

Sea como sea, el Gobierno aumenta cada año la financiación del sector de defensa. Como promedio, los medios asignados crecen entre un 15 y 20 por ciento al año. En comparación con el presupuesto federal corriente, en el aprobado para 2006 ha sido insertado un 20% más de recursos financieros para el Ejército y la Flota. En términos absolutos, los gastos de las Fuerzas Armadas en compras de armamento y material bélico aumentarán en 38 mil millones de rublos y totalizarán 225 mil millones. Sólo queda desear que todo ese dinero sea gastado con máximo provecho.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)

Ria Novosti 29 agosto 2005