Red Voltaire

Valla electoral: maña vieja con ropaje nuevo

+

¿Se fortalece la “democracia” alcanzando o superando el 5% para sobrevivir al embate, poder dinerario, estupidez consuetudinaria y mediocridad insuperable, de las viejas armazones de la política nacional? Contrario sensu: ¿no se está, descaradamente, dando un ejemplo urticante de cobardía cuando se declara en público el miedo a admitir que la muerte de los gerontes se ve venir sin atenuantes ni ideas que la rescaten de esta agonía penosa? La valla electoral aprobada en la Comisión de Constitución es una maña vieja con ropaje nuevo.

¿Alguien cree que democracia equivale a elecciones? Aparentemente sí lo hacen quienes se saben en las tarimas o plataformas partidarias y en los lugares de privilegio, si se elimina el voto preferencial. Sin embargo, ¿hasta dónde, sólo el sufragio legitima a carcamales que no aportan ni una nueva idea y que por el contrario se sienten sumamente cómodos apoyando la “gobernabilidad” en que cobran cada quincena y el resto de peruanos se muere de hambre en un inmenso océano de desnacionalización violenta del patrimonio, regalo de empresas estatales, concesión descarada de aeropuertos y puertos, exención de tributos a las grandes transnacionales y, como cereza de torta, un TLC que tendrá sus tribunales ad hoc, para fallar –no puede ser de otro modo- a favor de quienes las patrocinen?

¿Qué ocurre si la gente vota (acto democrático) por líderes locales que, sin embargo de este apoyo popular, no consiguen el 5% del sufragio nacional? ¡Se quedan fuera del Congreso! Entonces, el aserto deviene macizo: ¡esta “democracia” es de las plutocracias políticas, de las minorías anacrónicas en desmedro de liderazgos locales que sí tienen poder y contacto directo con sus electores a diario! La valla empieza a dibujar contornos siniestros de cedazo. Antes era por el color de la piel y por muchos años, por razón de las ideas. Ahora, es por la inercia y peso específico que se crea vía diarios, radios y televisión y para eso se necesita dinero, mucho dinero. Hay varios imbéciles que fungen de adalides de opinión o políticos, pero son en realidad fantasía confeccionada cuya base es equivalente a la cantidad de fondos que poseen.

El diseño es tan perverso que involucra a cacareadores de la “gobernabilidad” y la “democracia”. ¿Es Perú un país gobernable? ¿Este gobierno, gobierna o simplemente administra órdenes e instrucciones que vienen de fuera y para ello coloca a los gatos vendepatrias de despenseros en puestos claves de la administración? ¿Qué otra cosa, sino, es PPK?

El parlamentario David Waisman ha dicho una verdad incontrastable: PPK debe demostrar fehacientemente que no es un gonfalonero vulgar de intereses foráneos y antinacionales. La prensa cómplice insiste en ningunear o envilecer cuanto diga Waisman, pero jamás arriesga siquiera opinión de fondo frente a lo que él expresa. Y hay que decirlo: ¡Waisman tiene no poca razón!

Ha poco, cuando la presentación bautismal de PPK ante el Congreso, Jorge Mufarech, cuestionó que las entidades de control dependan del financiamiento manipulador de ¡las mismas controladas! Un ejemplo: ¿qué supervisa la Superintendencia de Banca y Seguros, si todos los días, los bancos ejecutan, a veces literalmente matan, a sus clientes vía intereses abusivos, contratos de letra menuda, etc., etc, etc.,? ¿Otorongo come otorongo? ¡De ninguna manera!

Por tanto, pretender que vía jugarretas o maromas disfrazadas de acuerdos parlamentarios, como la valla electoral del 5%, se “fortalece” la “democracia” porque se evita la “dispersión”, no es más que un adefesio o ejercicio sumamente ocioso. El miedo a ser barridos por otros de menor figuración pero vívido matrimonio con sectores populares es la real razón. ¿Será esta una original forma de “democracia” Made in Perú? ¡Qué disparate!

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!

Herbert Mujica Rojas

Herbert Mujica Rojas Autor de la columna Señal de Alerta y responsable de Páginas Libres, periodista peruano, analista político y ensayista en temas geopolíticos, ambientales, seguridad documentaria y otros vibrantes acápites de su país y Latinoamérica. Escribió en el 2007 el libro ¡Estafa al Perú! ¡Cómo robarse aeropuertos y vivir sin problemas!
Es posible conectar con él al teléfono (+51) 9-9918-0913.

 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.