JPEG - 16.3 KB

Los ejercicios militares ruso-chinos desarrollados en agosto pasado no habían apuntado contra ningún tercer país, declaró a periodistas el ministro de Defensa ruso Serguei Ivanov al término de las conversaciones que mantuvo ayer con su homólogo chino Cao Gangchuan.

«Las maniobras que habían realizado Rusia y China no apuntaban contra ningún tercer país ni eran intento de formar un bloque militar -afirmó Ivanov-. En realidad, la cooperación militar en forma de ejercicios conjuntos aporta muchas ventajas prácticas». Los titulares de Defensa ruso y chino dieron una alta valoración a las maniobras conjuntas realizadas en la península china de Shandong.

«Hemos analizado los resultados de las maniobras habiendo coincidido en que éstas han permitido elevar la calidad de la colaboración estratégica que van desarrollando Rusia y China», manifestó Ivanov.

Hizo resaltar que durante su encuentro con Cao Gangchuan se había dado prioridad a cuestiones de carácter político-militar y que en los dos próximos días las partes proseguirán debatiendo temas de mutuo interés ya en el marco de la comisión bilateral para la cooperación técnico-militar que se reunirá en Sochi (ciudad rusa en la costa del mar Negro).

El ministro de Defensa chino declaró, a su vez, que las relaciones entre los dos países han adquirido un desarrollo dinámico gracias a los esfuerzos que aplican los líderes de Rusia y de China. «Seguimos estrechando nuestra cooperación, incrementamos el intercambio comercial e intensificamos la interacción en materia de seguridad», precisó.

«Los ejercicios militares conjuntos ’Misión de Paz 2005’ desarrollados por Rusia y China han comunicado un mayor dinamismo a la colaboración entre los ejércitos de nuestros países y, además, las conversaciones que he mantenido con mi homólogo ruso me han convencido que he logrado el objetivo de mi visita a Moscú», concluyó el titular de Defensa chino.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)