JPEG - 26.2 KB

Las patéticas escenas que se ven por televisión, podrían adjudicarse a Haití, Africa, Asia, por la forma que se vivía en ese lugar de Estados Unidos, por la evidencia de la lentitud del gobierno para moverse solidariamente, porque los afectados eran de tez oscura, y que la realidad de la violencia no se vio en otros lugares, como el caso del Tsunami en Asia. Es decir que aparecen actitudes negativas que, hasta ahora, la mayoría no las veía en la gran potencia económica y militar.

Los medios europeos usaron la ironía para comentar la vuelta atrás de Bush quien primero no aceptó la ayuda europea y luego la pidió. En sus comentarios, los medios no olvidan que Bush había despreciado ese continente llamándolo "la vieja" Europa.

Gerhard Schröder, canciller de Alemania, uso la idea de la "retribución", "Es nuestro deber, después de lo que Estados Unidos ayudó a la reconstrucción alemana", para lo que, queriendo o sin querer, comparó Katrina a la Segunda Guerra Europea.

The Guardian, Inglaterra, no evito comentar que lo peor del Katrina lo sufrió la población negra y no ocultó cierta sorpresa por la inusitada violencia armada, robos, pillajes y cadáveres flotando en las aguas.

"Esto no se llama Katrina, sino Protocolo de Kyoto" fue el comentario de más de un medio. Una frase que hizo impacto por esa obtusa negativa del Gobierno de EE.UU. al cuidado ambiental.

Una sugerencia oportuna surge de recordar que Estados Unidos se mete donde no debe meterse, como el caso de Irak, por o que deriva fondos para esas acciones bélicas sacándolos de la ayuda social. Desde esa plataforma aparece la original propuesta de que no Estados Unidos deje de enviar fondos para la ocupación de Irak, que los use para Nueva Orleáns y que, entonces, los europeos provean las necesidades de Irak.

Según lo informado por Mercado, de Argentina, que se ocupa de análisis económicos, el costo de Katrina "puede superar los US$ 150.000 millones" más los efectos en los precios petroleros y que se resentirá el abasto de crudos, gas y naftas. "No hay duda de el próximo será un invierno duro", adelantó Samuel Bodman, secretario de Energía y combustibles. "Sufrirán la economía norteamericana y los habitantes de todo el país". Para el invierno se calcula que calefaccionar la casa será un 70% más que el año pasado.

Por otra parte siguen las decisiones insólitas del gobierno estadounidense. Ahora se le ocurre que podrían utilizar la antigua base naval "Roosevelt Roads", en Puerto Rico, para refugiar a las víctimas del Katrina, según informa Argenpress en un despacho firmado por NéstorRosa-Marbrell. Por cierto que esa posición fue rechazada por los portorriqueños.

Estados Unidos tiene varios Estados, de gran poder económico, que pueden recibir más que adecuadamente a sus propios refugiados y, también, ofrecer ayuda a los 40 millones de pobres que tienen en su territorio, "cifra que supera la suma total de las Antillas Mayores: Jamaica, Cuba, Haití, República Dominicana y Puerto Rico", como acota Néstor Rosa-Marbrell, en Argenpress.

Adital