El Presidente del Fondo de Solidaridad Dr. Gil Barragán Romero, recientemente nombrado por el Presidente Alfredo Palacio fue destituido de su cargo esta tarde. Palacio se ha liberado así de un personaje público que dignificaba una importante área de su alicaído gobierno: el Fondo de Solidaridad.

Mientras el Directorio del Fondo de Solidaridad, conocía sobre los escabrosos manejos de su gerente, Jaime Zeas, y lo destituía; la Junta Bancaria presidida por el Ingeniero Alejandro Maldonado, Superintendente de Bancos, en «forma irrita, ilegal e inconstitucional dictó la resolución No. JB-2005-831, mediante la cual procedió a remover de la función de Presidente del Directorio del Fondo de Solidaridad al Dr. Gil Barragán Romero».

EL FONDO DE SOLIDARIDAD

No hay que olvidar que el Fondo de Solidaridad fue creado en 1995 para manejar los recursos resultantes de «la aplicación de la Ley de Modernización del Estado, Privatizaciones y Prestación de Servicios Públicos por parte de la iniciativa Privada, publicada en el Registro Oficial No. 349, de 31 de diciembre de 1993, que constituyen un patrimonio irrenunciable del pueblo ecuatoriano, que debe utilizarse para elevar el nivel de vida de la población ecuatoriana». Así se creó la máscara «social» que «justificaba» la Ley neoliberal... para decirnos que los dineros provenientes de la venta de las empresas estatales, patrimonio de los ecuatorianos, servirían para proyectos de desarrollo. El capital social con que cuenta el Fondo es de 3.000 millones de dólares.

La privatización de los bienes ecuatorianos no ha sido ’perita en dulce’ para los distintos gobiernos. Las organizaciones sociales y democráticas de Ecuador han dado un dura batalla obstaculizando el designio neoliberal que pretende que, los sabidos de siempre y unos poquitillos más, vinculados a las mafias financieras o bancarias y petroleras o energéticas, transnacionales con testaferros criollos, devoren lo poco, lo casi nada, que le queda a este esquilmado país.

ZEAS Y EL «CÍRCULO OSCURO»

En medios no oficiales se especuló que la destitución de Gil Barragán se debe a una presión sobre Palacio de parte de banqueros por medio de la Superintendencia de Bancos. También se ha insistido que el brazo derecho oculto del Presidente y ex mandamás del Fondo de Solidaridad, Marcelo Arcos, sobre quien pesan denuncias de corrupción, pretende seguir mangoneando en la institución a través del GERENTE, UN FONDOMONETARISTA Y EX FUNCIONARIO GUTIERRISTA DE APELLIDO ZEAS.

Zeas reside, desde hace muchos años en EEUU, donde adquirió su formación académica. Sirvió obsecuentemente durante 27 años al Fondo Monetario Internacional, en calidad de Economista Senior y Consejero del Director Ejecutivo, cumpliendo funciones referidas a Políticas tales como Negociaciones de Deuda Externa; Sistemas cambiarios; Análisis Macro-Económico; Programación Financiera; Problemas de Balanza de Pagos, Negociaciones con el Club de París entre otros campos. Políticas, análisis e imposiciones que han sido aplicadas en contra de los pueblos de nuestra América y el Mundo y han contribuido a profundizar las diferencias entre ricos y pobres, utilizando un arma de usura y chantaje político-militar como la impagable y asfixiante deuda externa.

Jaime Zeas sirvió también a Lucio Gutiérrez, quien lo nombró como Agregado Económico de la Embajada del Ecuador en Washington y fue partícipe en las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional. ¿De qué lado de la mesa negoció? Ese fue, hasta esta tarde en que el Directorio del Fondo de Solidaridad lo destituyó al comprobar irregularidades administrativas para cambiar los directorios de importantes empresas como Andinatel y Pacifictel.

Sobre Zeas hay mucha tela que cortar, no se van de la memoria el negociado de los bonos dólares allá por 1978 (Sevilla, Mateus, Zeas) o la relación siamesa con Carlos Julio Emmanuel, (su asesor en la gerencia del Banco Central en Guayaquil, luego en el BC en Quito y por último en su Ministerio de Finanzas). Recordemos que Emmanuel es ahora prófugo buscado por corrupción. Por eso llamó la atención el interés del «refundador» de la República para tener a este personaje en un cargo de tanta importancia.

Pero además, ni Palacio, ni Arcos, ni el «círculo oscuro» que rodea al mandatario, han aplicado, en éste y otros casos, el decreto ejecutivo que ordena que los funcionarios del depuesto «mejor aliado de Bush en el Ecuador» sean despedidos inmediatamente. Palacio violó la ley que él mismo dictó al calor de la Rebelión Quiteña de Abril.

GIL BARRAGÁN ROMERO

Luego de la salida de Correa, Gándara y Parra, la de Gil Barragán aumenta el aislamiento de Palacio con su país y su pueblo. El Presidente se acerca peligrosamente a la administración Bush que le obligó a nombrar un embajador distinto al escogido por el ex vicepresidente de Lucio. Ya se alejó de su promesa del 20 de abril de contribuir desde su alta investidura a «REFUNDAR» el Ecuador.

El planteamiento de dictar una nueva Constitución con un nuevo concepto de elección fue cedido ante el chantaje de los grupos monopólicos que detentan el poder. Hoy el Presidente apunta a unas reformas cosméticas de acuerdo con la mayoría del desprestigiado Congreso nacional, ante cuyas narices el pueblo de Quito gritó ¡QUE SE VAYAN TODOS!.

El nombramiento de Gil Barragán Romero fue observado como un gesto de Palacio para tranquilizar a los sectores que facilitaron su ascenso y que ahora han devenido en duros críticos de su gestión. La honradez del Dr. Barragán es reconocida aún por sus enemigos. Colocar a este destacado conciudadano en esa alta función y ante esa multimillonaria arca, era una señal de reflexión, luego de la presión pública para defenestrar a Marcelo Arcos. Barragán fue irrespetado cuando se le obligó a aceptar una gerencia sin Arcos pero con Arcos.

Informaciones no oficiales pero de fuente segura, dan cuenta que a la sesión de Directorio del Fondo de Solidaridad, convocada por su Presidente, Gil Barragán Romero y a pesar de haber confirmado su presencia los distintos ministros, asistió solamente la irreverente Ministra de Educación, incumpliendo órdenes superiores. La sesión era monitoreada desde palacio, mientras se esperaba que llegue la resolución de la Junta Bancaria para destituir a Barragán.

Maniobra desleal la de Palacio. El mismo proceder pusilánime que tuvo con Mauricio Gándara, Rafael Correa, Antonio Parra Gil, Carlos Pareja y Fausto Cordovez. Y la que se prepara, a todas luces, contra el Procurador General del Estado, Dr. José María Borja, por su posición, enmarcada en la ley, contra las tropelías de la OXY.

Avergüenza la falta de entereza de quien funge la posición de primer mandatario. Incapaz de enfrentar una decisión se esconde en manejos obscuros, en tretas ridículas, en máscaras de carnaval. Ofende a la inteligencia si cree que el pueblo no se da cuenta de su incapacidad de estadista y de hombría de bien.

«Honrar honra» decía el Grande de Cuba: José Martí. Muchos de los articulistas de ALTERCOM han ejercitado su vida y sus derechos democráticos en la antípoda política de Gil Barragán Romero. ¡PERO, EN LA MISMA PATRIA!

Juntos y bajo el techo de la Sala Capitular de San Agustín, donde se suscribió la Primera Declaración de Independencia en 1809, firmamos el Manifiesto por la Soberanía y Dignidad. 300 ecuatorianas y ecuatorianos nos unimos al ver que la PATRIA era entregada a la voracidad del Norte. La vergüenza nos comprometió a pedir el fin de la gestión intromisoria de la señora KK, entonces embajadora del Presidente del Planeta en Quito. Nos pronunciamos, en alta voz, contra la presencia de las tropas estadounidenses en Manabí, contra el TLC con EEUU, contra los ataques a la población nativa de Sarayaku donde se había establecido una frontera viva para defendernos de las agresiones a las que nos han acostumbrado las mafias del petróleo, contra el creciente involucramiento ecuatoriano en el macabro Plan Colombia y en el conflicto interno del hermano país, negociado por Lucio Gutiérrez, a quién ya, para esa fecha, pedimos su dimisión. Bajo ese glorioso techo entregamos la coordinación de Soberanía y Dignidad a Mauricio Gándara Gallegos que aceptó el expectante cargo de Ministro de Gobierno. Junto al pueblo corrimos calle en la rebelión que empezó a cuajar el 28 de Septiembre de 2004.

Aunque va a dar justa y legítima pelea, según anunció, Gil Barragán estará mejor afuera que adentro. El tiempo nos dará la razón. La PATRIA necesita que se vuelva por los fueros de Abril. Para ello los honrados deben estar en el desempleo público y en la trinchera, manteniendo erguidas las banderas de la Soberanía y la Dignidad, que son las que necesita nuestro pueblo para recuperar su autoestima y su derecho a sobrevivir en el concierto de la América Independiente.

Lo otro, lo de la antipatria y el coloniaje, será perecer entre el éxodo y la ignominia.