Apurarse para normalizar las relaciones con Israel debilitaría con toda seguridad al negociador palestino y llevaría cada vez más al Estado hebreo a vacilar mil veces antes de retirarse del resto de los territorios de la Palestina ocupada. En este marco, Pakistán, cuyo odio hacia Israel sobrepasa el de los países árabes y el de los propios palestinos, anunció que normalizaría las relaciones con su enemigo número uno. El presidente tunecino, por su parte, no vaciló en invitar a Ariel Sharon a una conferencia que se desarrollará en Túnez. De igual forma, el rey Abdallah de Jordania y su homólogo egipcio Hosni Moubarak son esperados en Tel Aviv.
Algunos dirigentes creen que el establecimiento de relaciones con el Estado hebreo ayudará a ejercer presión sobre este último para que se retire de los restantes territorios ocupados. Estas personas piensan que si las relaciones entre ambas partes mejoran aumentará la confianza de Sharon, lo que lo ayudará a retirarse. En cambio, otras ven esta normalización tan expedita como un elemento que refuerza la posición extrema de Israel. Sharon ganó, no sólo los territorios que sigue ocupando sino también el reconocimiento gratuito de los países árabes.
Es cierto que la retirada de Gaza en un paso muy importante pero que exigió condiciones favorables a la presión con las que no cuenta Cisjordania. Gaza se había convertido en una especie de brasa ardiente en las manos de Israel. Los colonos que la ocupan, y que ya no estaban protegidos de los ataques de la resistencia, son sólo algunos miles. El gobierno israelí no oculta su voluntad de acercar las mayores colonias israelíes a la ciudad de Jerusalén para retirarse a continuación de zonas limitadas y sin gran valor. La normalización de las relaciones con Israel debilitará la iniciativa árabe de paz que niega cualquier reconocimiento sin retirada israelí. _Al garantizar que los países árabes se acerquen a él, Sharon se retractará de todos sus compromisos. De esta forma, la deseada retirada israelí se convertirá en una retirada árabe hacia el país hebreo.

Fuente
Asharqalawsat

«انسحاب عربي لإسرائيل», por Ahmed Al Rabii, Asharqalawsat, 6 de septiembre de 2005.