JPEG - 24.5 KB

El asunto fue llevado a los tribunales del estado de Pensilvania por ocho familias opuestas a que una posición, que ni siquiera tiene carácter de teoría, llamada Diseño Inteligente sea impartida en las escuelas.

La misma sugiere que la diversidad de la vida, fue creada por un “diseñador inteligente”, lo cual contradice la teoría darwiniana, que afirma que la diversidad de especies en el mundo es resultado de un proceso evolutivo.

Esta cuestión saca a la palestra el peso de la religión en la sociedad norteamericana, donde una encuesta realizada el año pasado reveló que la mayoría de la población piensa que la vida fue creada por un ser supremo.

Pese a que científicos de todo el país se oponen con razones muy bien fundamentadas a esa idea, el propio presidente George W Bush es partidario de la misma.

La polémica surgió a raíz de una campaña de activistas quienes lograron que en una escuela primaria del distrito de Dover, Pensilvania, se impartiera el concepto de Diseño Inteligente.

Antes de cada clase de biología, los maestros están obligados a enseñar que la teoría de Darwin “no es un hecho” y que en la misma existen lagunas, lo cual indignó a la comunidad científica.

Por esa razón, las ocho familias que llevaron el caso a los tribunales, argumentan que el distrito escolar promueve la visión religiosa de la creación, lo cual en su opinión, viola la separación entre la iglesia y el estado.

Durante el juicio, Kenneth Miller, biólogo de la Universidad Brown, convocado por las familias, manifestó que la idea del “diseño inteligente”, crea dudas falsas sobre la evolución.

“Es el primer movimiento que trata de introducir una cuña entre los estudiantes y el proceso científico”, indicó.

Por su parte, el doctor Allan Leshner, de la Asociación Estadounidense del Avance de la Ciencia, subrayó: “ni siquiera es una teoría”.

Esa idea religiosa es promovida además en escuelas de 20 estados norteamericanos.

En opinión de los científicos, la solución del problema resulta esencial para que la enseñanza de esa posición anticientífica sea eliminada en las escuelas.