JPEG - 16.7 KB

Según divulgaron medios en Miami, Abbott informó por escrito que Posada, acusado de planear la voladura de un avión donde murieron 73 personas en 1976, pudiera ser torturado en esos países, y que bajo la Convención de Naciones Unidas contra la Tortura no debe ser extraditado.

Cubadebate conversó, vía telefónica, con el abogado José Pertierra, representante legal del gobierno de Venezuela en el proceso de Extradición del terrorista. Pertierra confirmó la noticia y aseguró que “no nos toma por sorpresa”.

“Esta es una crónica de un acuerdo anunciado, desde el día en que Luis Posada decidió viajar a Estados Unidos”, enfatizó. “Comenzó cuando agentes del FBI lo escoltaron de Panamá a Honduras, y siguió cuando estuvo sin ser detenido varias semanas en Miami. Continuó con el trato preferencial que el Departamento de Seguridad de la Patria, que lo transportó en un carrito de golf, y así hasta el día de hoy.”

El abogado, experto en estos temas, aclaró que lo de Abbot no es una decisión que invalida el pedido de extradición del terrorista realizado por el Gobierno de Venezuela, porque el trámite de inmigración es paralelo e independiente del proceso de extradición. “Es más, el proceso de extradición tiene prioridad ante el trámite de inmigración”, aseguró

El Juez le ha concedido al gobierno de Estados Unidos 90 días para encontrar un tercer país que reciba al terrorista, mientras que la Fiscalía tiene un mes para apelar esta decisión. “Hasta que no venzan los 30 días, la decisión del Juez Abbott no es una decisión final, salvo que la Fiscalía decida no apelar, cosa que dudo mucho”, comentó.

“Hay dos peligros en estos momentos -añadió Pertierra-: que el gobierno de Estados Unidos lo envíe a un tercer país durante los próximos 90 días, para evadir su extradición a Venezuela; o que EE.UU. declare que no pretende deportarlo y le conceda, como hizo con Orlando Bosch, la libertad bajo palabra.”

La Fiscalía cerró su caso contra el terrorista Luis Posada Carriles sin presentar testimonio, testigos o evidencia contra el pedido de la defensa de otorgar al terrorista la protección especial del gobierno de Estados Unidos, bajo el supuesto de que en Venezuela podría ser torturado.

Pertierra llamó la atención acerca de la hipocresía del gobierno norteamericano. “La decisión de la Fiscal, que no puso en tela de juicio las declaraciones de un dudoso experto presentado por la defensa de Luis Posada Carriles, es inconcebible. Que yo recuerde es la primera vez en la jurisprudencia norteamericana que un fiscal juega con los abogados de la defensa de un terrorista, el juez y la opinión pública al mismo tiempo", añadió Pertierra.

Se esperaba que el Juez Abbot diera a conocer su decisión en un mes y sin embargo, sorpresivamente lo hizo el propio lunes, después de la audiencia, según han divulgado este martes los abogados defensores de Luis Posada Carriles, en Miami.

“El caso Posada revela la doble moral de la administración Bush en la denominada guerra contra el terrorismo, que va en el camino de liberar a un terrorista, mientras tiene encarcelado a Cinco verdaderos héroes contra el terrorismo”, expresó el abogado, quien calificó de "calumnia" la afirmación de que en Venezuela Luis Posada Carriles pueda ser torturado.

Recordó que hay amplia evidencia de que Estados Unidos se dedica a la tortura sistemática de sus propios prisioneros en la Base Naval de Guantánamo, la prisión de Abu Ghraib y otras instalaciones, mientras que el único testigo que prestó testimonio calumnioso fue un socio de Posada Carriles, Joaquín Chaffardet, quien testificó que el acusado sería torturado si es extraditado a Venezuela.

“No hay ninguna evidencia de que Venezuela lo vaya a torturar, todo lo contrario”, dijo Pertierra. “Él solo debe saldar su deuda con la justicia venezolana, por haber asesinado a sangre fría a 73 personas inocentes”, explicó. "Y si en verdad se aplicara con rigor el Convenio contra la Tortura, Luis Posada Carriles jamás clasificaría para recibir ese beneficio, por su historial como torturador, de lo cual hay múltiples pruebas."

Pertierra comentó que esta decisión en El Paso “contradice la posición tomada recientemente en el caso de dos oficiales del Ejército Venezolano, solicitados en Venezuela por los atentados con bomba contra las embajadas de España y Colombia, perpetrados en Caracas. En este caso el Departamento de Seguridad de la Patria negó el argumento de protección bajo la Convención contra la Tortura, debido a la ausencia de evidencias de que Venezuela tortura a prisioneros”, concluyó.

Cubadebate