El 28 de septiembre, el país amaneció con la noticia de que el día anterior se había iniciado un nuevo paro preventivo de 24 horas por parte de otro de los sectores populares más postergados durante muchos años en el país: el de los afiliados al Seguro Social Campesino.

Fue una medida de hecho contundente, en la que se movilizaron alrededor de 40 000 campesinos de toda la Costa y la mayoría de provincias de la Sierra y el Oriente A la convocatoria que realizara la Federación Unica Nacional de Afiliados al Seguro Social Campesino (FEUNASSC), asistieron campesinos de 17 provincias, agrupados en organizaciones como la Unión de Campesinos del Ecuador (UCAE), el movimiento indígena de izquierda, JATARISHUN y demás organizaciones del Frente Popular. Seis fueron las demandas concretas al gobierno de Palacio y al Consejo Directivo del IESS:

DEMANDAS: 1. La entrega de 5`600 000 dólares del Presupuesto General del Estado para el SSC 2. Pago de la deuda del Estado al SSC, por un monto de 180`000 000 dólares 3. No privatización del IESS y creación del Banco del Afiliado 4. Aprobación del Bono Productivo 5. No firma del Tratado de Libre Comercio 6. Derogatoria del Decreto 536, que afecta a la producción agropecuaria nacional.

Según Byron Garcés, presidente nacional de la FEUNASSC, este paro le demuestra al presidente Palacio lo que están dispuestos los campesinos a hacer sino se cumplen sus demandas. Además, exigió la libertad de los 7 dirigentes detenidos durante las manifestaciones.

Según lo reportan algunos diarios del país, el centro y sur de la provincia del guayas fueron los más afectados. Los bloqueos cortaron la comunicación hacia y desde las principales zonas agrícolas. Los manifestantes ocuparon sitios estratégicos: Petrillo (Salitre), La T de Salitre, El Bebo, el Km. 26 y El Deseo (Milagro), entre otros.

Se unieron al reclamo productores arroceros, ganaderos y dirigentes comunitarios. En la provincia de Los Ríos, el viaducto de Barreiro y la carretera que conduce a la parroquia Febres Cordero, en Babahoyo, fueron las vías cerradas. Centenares de vehículos quedaron bloqueados. Según reportan los dirigentes, entre los detenidos por la Policía están tres trabajadores de Emelríos fueron detenidos.

En Esmeraldas, la provincia fue incomunicada por los campesinos, que desinflaron neumáticos de tanqueros, trailers, buses interprovinciales, camiones y camionetas. En Chigue, en la vía a Quinindé, dos personas fueron detenidas. Tonsupa, El mirador y Chaflú fueron los sitios bloqueados.

En la sierra, los bloqueos se produjeron en las vías que unen a Riobamba con Quito, Guayaquil y Cuenca. Poco tráfico se registró en las vías, pese a que el Ejército hizo un operativo para ocuparlas desde horas de la madrugada. La provincia de Imbabura quedó totalmente incomunicada de siete a 12h00, cientos de personas salieron a las vías y pudieron obstáculos. En el Austro, las vías que van de Cuenca a Loja y a Cañar estuvieron bloqueos en varios sectores. Uno de los pedidos de los campesinos fue que se mejore la infraestructura y la dotación de medicina a los 137 dispensarios rurales de Azuay, Cañar, Loja, Morona Santiago y Zamora Chinchipe.

Según lo había anunciado OPCIÓN en su edición anterior, el abandono en el que vive el sector campesino del Ecuador, a causa de la insensibilidad de los gobiernos de turno, la política sumisa que continúa teniendo el gobierno de Alfredo Palacio frente a las demandas de los Estados Unidos, como son el Plan Colombia y el TLC, que han causado la quiebra del sector, el abandono de las tierras y el incremento de migrantes, son las causas para que se acumule descontento y necesidad de protagonizar protestas radicales y de profundo contenido, que le pondrán en aprietos al gobierno si no las atiende de manera inmediata.