Desde los Cuatro Suyos, los indígenas de los ayllus del Perú se han reunido en las cercanías del Centro Ceremonial de Pachakamak (... Que mueve al mundo), para cumplir con el mandato de sus pueblos y de sus Apus.

Conjurando a los Apus Salcantay, Tambraico, Huaytapallana, Ausangate, Sinakara, etc., y a las miles de Wacas sagradas que claman por un Orden Andino que pueda rectificar otra vez el sentido primordial de la historia de los pueblos y países del área andina, se han reunido los “wauq’uis” delegados del movimiento indígena peruano, el 26 de setiembre para preparar el III Congreso Nacional Indígena, para noviembre en Puno, donde se legitimará desde los 7000 ayllus y más de 10,000 PP.JJ. del Perú, la fundación del Movimiento Plurinacional Pachakutik (MP). Entre la oscura, agónica y caótica crisis terminal del Estado criollo peruano, la fundación del Pachakutik brilla desde su nacimiento con luz propia y proclama su finalidad que es reestablecer un Nuevo Orden Andino, anunciando el final de la opresión y del sufrimiento de la inmensa mayoría de peruanos humildes.

El Pachakutik insurge para ponerle fin al dominio de la política mercantilizada de la oligarquía corrupta de los partidos criollos que han hecho de nuestro amado país un “chongo nacional” o “tierra de nadie” instrumentando el gobierno y el Congreso como viles instrumentos de sus negocios familiares.

El Pachakutik trae consigo un nuevo anuncio de emancipación y la promesa andina, y tiene a su favor el viento renovador y nacionalista de las luchas regionales contra la opresión y la pobreza, contra la depredación de las empresas mineras, es la lucha indígena contra la DEA y DEVIDA en defensa de la mamacoca, hoja sagrada de los Inkas, traficada como droga-estupefaciente que es usada como justificación para la ocupación militar de EEUU de la región Andino-amazónica. En realidad, el MP, nombre de por sí sagrado que alude a Pachakutik, a Mama Pacha y a Macchu Picchu, al declarar que uno de sus propósitos es impulsar la formación de la Confederación de Nacionalidades Indígenas del Perú (CONAIP), está anunciando que quiere refundar la Nación y la República Peruana, desde sus raíces más profundas que son indudablemente los ayllus quechua-aymaras, los únicos que pueden refundar el Perú, pero como promesa para todos -para todos los peruanos fieles al Perú-. Porque los traidores e infiltrados, enemigos de la Patria es mejor que se vayan, aunque usen nuevamente el avión presidencial, pero ¡que se vayan todos ya, ahora!

Para El Pachakutik la nación está enferma (Onq’oy) hace 500 años y seguirá onq’oy mientras la oligarquía política de los partidos tradicionales, tanto de derecha como de izquierda, se comporte servilmente ante el capitalismo salvaje, ante el mercado y ante el imperio de Bush y su industria militarista que ayer ha invadido Irak por el petróleo y ahora ha iniciado la invasión de la región andino-amazónica en la búsqueda del agua (Yaku-mama) y de la energía de los hidrocarburos (Wira-kocha). Para El Pachakutik la república criolla está corrupta y seguirá pudriendo todo lo que toque, mientras los Ciprianis, Garcías, Flores Nanos, Paniaguas, Simons, Villaranes, Diez Cansecos y otros “peruanitos”, sigan maniatando a los peruanos haciéndose elegir y hasta que no se vean a la luz de la verdad, que lo único que aman son las gollerías y puteríos del poder, de la dolce vita de la corrupción a costa del sufrimiento y la pobreza de millones de peruanos, ya “el chinito” cineasta nos ha mostrado los suficientes vladivídeos, a esta gente convenida poco les importa la desnacionalización de nuestros recursos naturales y nuestra economía nacional y quieren terminar de entregarlos al poder de las empresas transnacionales de propiedad de sus parientes extranjeros, o peor, de empresas protegidas por estados militaristas -expansionistas como el Estado criollo chileno, del que son “socios” y concubinas desde 1879.

El Pachakutik (MP) ha llegado para refundar el Perú Grande y Profundo, del que Ecuador y Bolivia son parte fundamental, los quiere refundar como países y pueblos plurinacionales, en la que la UNIÓN DE LOS ESTADOS ANDINOS SE SIENTA FORTALECIDA Y NO DEBIL ANTE ENEMIGOS INTERNOS Y EXTERNOS, única manera de salir de la crisis y de defendernos frente a la “inviabilidad” que nos acusan como justificación para invadirnos. El Pachakutik (MP) insurge para REFUNDAR REPÚBLICAS en las que el poder sea poder compartir comunitariamente una democracia verdadera, participativa, y sea, sobre todo, democracia económica y plural de todas las etnias, lenguas y culturas; donde las regiones sean autonómicas, con autonomía en un régimen de subsidiaridad confederativa o de UNIÓN EN LA DIVERSIDAD que fue el principio de gobierno de los Inkas, bajo una Constitución Política Plurinacional, donde los poderes del Estado y gobiernos sirvan al bienestar y la justicia del Nuevo Orden Andino.

El Pachakutik trae así la esperanza de una nueva historia, en la que todos los patriotas peruanos, ecuatorianos y bolivianos tengan el deber y el derecho de atizar el fuego de la identidad, la emancipación y la soberanía de nuestros pueblos andinos, invencibles y eternos.

Si para esto vienen los Amaros y los Kataris, entonces... que se nos venga El Pachakutik.

¡El Estado criollo-capitalista se muere! ¡Viva el Nuevo Orden Andino!

*Editorial del Correo de la Resistencia Indígena, 552, (29-9-2005)