JPEG - 28.7 KB

Tras citas ministeriales en Lima y Montevideo, y una reunión técnica en Asunción, los representantes de Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Paraguay, Perú y Uruguay intentarán ahora diseñar el Acuerdo de Complementación Energética Regional (ACER).

“Estamos elaborando un marco legal para que esos proyectos (el ACER y el llamado “anillo energético”) puedan ser integrados a la normativa internacional”, precisó el director uruguayo de Energía, Gerardo Triunfo.

El ACER comprende distintas fuentes energéticas, gasíferas, eléctricas y posibilita las interconexiones eléctricas.

Mientras tanto, el Gasoducto del Sur (antes “anillo energético) será un enlace entre los ductos nacionales y binacionales existentes para circular el gas de Bolivia, Argentina y Perú por la región.

Bolivia, que posee una reserva de unos 50 billones de pies cúbicos de gas natural, exporta actualmente 30 millones de metros cúbicos diarios de ese producto a Brasil y Argentina.

En estos momentos están conectados Bolivia, Brasil y Argentina, así como Argentina con Uruguay y Chile, pero falta sumar al circuito a Perú y Paraguay.

“Esperamos que teniendo un marco legal justo surjan empresas privadas interesadas” en la construcción de los enlaces necesarios, explicó el funcionario uruguayo.

En agosto, Bolivia y Paraguay acordaron impulsar la construcción de un gasoducto binacional como eje de negocios orientados a atender la demanda de energía tanto de los consumidores paraguayos como del enorme mercado brasileño.

El canal, que partiría del distrito de Tarija, en el sur del país del altiplano, hasta Puerto Casado, en Paraguay, también podría servir como plataforma de acceso a mercados como los de Mato Grosso do Sul, de Brasil, y Misiones, de Argentina.

América Latina tiene reservas probadas de gas natural por 60 años, contra 282 años de Medio Oriente, 98 años de Africa, 74 de Europa Oriental y ex miembros de la Unión Soviética, 45 de Asia y Oceanía, 17 de Europa Occidental, y 10 años de América del Norte.

Actualmente existen siete gasoductos entre Argentina y Chile, uno entre Argentina y Brasil, tres entre Argentina y Uruguay, cuatro entre Bolivia y Argentina y dos entre Bolivia y Brasil.