JPEG - 19.7 KB
Susana Amundaraín, Sin título 1991

La ejecución del programa estuvo a cargo del ¨Ente Coordinador Presidencial¨ presidido por el VicePresidente Ejecutivo de la República. Cómo una de las recomendaciones que fueron elevadas a consideración del Presidente de la República para ser iniciadas tempranamente al inicio del 2005 se encontraba precisamente, la realización de los gabinetes móviles regionales, los cuales se llevaron a cabo a lo largo y ancho del territorio nacional durante los primeros ocho meses del año 2005, habiéndose realizado siete de tales gabinetes y otros tres de carácter evaluativo a modo de balances.

La modalidad de trabajo adoptada en los gabinetes se fue adaptando con el avance de la experiencia acumulada, en un proceso de aprendizaje progresivo. En total las reuniones se realizaron en siete estados diferentes desde Miranda, Carabobo, Lara, Apure, Bolívar, Sucre hasta Aragua. Se contó con la presencia de todos los gobernadores de estados, los dos Alcaldes mayores y una gran mayoría de los Alcaldes del país. Por parte de las gobernaciones se presentaron un total de 93 proyectos, 7 por las dos Alcaldías Mayores, y 442 por las Alcaldías, llegando a un gran total de 542. Cifra esta que representa un Banco de Proyectos que surgió desde las mismas comunidades con activa participación de las autoridades elegidas a nivel de municipios y estados. La suma final de los montos solicitados de los proyectos llegaron a una cifra astronómica de 8.260.630 millones de bolívares, con una diversidad de montos que van desde pocos millones hasta algunos millardos de bolívares, cubriendo un amplio espectro de necesidades en diferentes áreas de inversión tales como: los de tipo netamente productivos, los relativos al problema del ciclo del agua, vialidad agrícola, equipamiento de servicios, soberanía alimentaria, residuos sólidos, infraestructura turística y vivienda. La mayoría de los proyectos, más de la mitad, correspondió a los eminentemente productivos.

Los espacios generados en cada uno de los eventos realizados acercaron, entre otras cosas, la labor de gobierno en las diferentes instancias, a partir de una generación de proyectos que requieren mucho más ahora, de un esfuerzo propositivo que coloque la discusión en el logro de una real satisfacción de las necesidades de las diferentes comunidades a nivel de estados y municipios. La defensa de los diferentes proyectos a partir de las autoridades presentes en los diferentes gabinetes, junto a la totalidad de los miembros del Consejo de Ministros, y la misma presencia del Jefe del Estado, en eventos abiertos al escrutinio público en directo por los medios de comunicación, produjo una interacción nunca vista a los ojos del país entero. El desarrollo de la cultura de carácter proyectual con elaboraciones de iniciativas con alta participación de las comunidades y de las autoridades de cada región y municipio, permitió avanzar en un proceso de emulación que queda desde ya como un bagaje para el mencionado Banco de Proyectos.

Se demostraron liderazgos en la elaboración, diseño, y propuestas de diferentes tipos de proyectos, los cuales a lo largo del desarrollo de los mismos gabinetes y de las evaluaciones posteriores se seleccionaron un conjunto de proyectos los cuales recibirán incentivos financieros que se acercan al millón de millones de bolívares, esto es un billón de bolívares, en cifras por demás superiores a algunos de los presupuestos de inversión del cual disponen los municipios y gobernaciones. Muchos de los proyectos presentados superaron los límites estrictos de los propios municipios y en algunos casos de los estados, requiriendo la necesaria coordinación con las labores y programas que se desarrollan a nivel del Ejecutivo Nacional.

Se evidenció igualmente una diversidad en el grado de elaboración de los proyectos, de manera tal que muchos de ellos, al encontrarse a nivel de anteproyectos o simplemente de buenas ideas e iniciativas, requerirán de un apoyo sustancial para su posterior realización. La presencia constante de los diferentes Ministerios del Ejecutivo Nacional coadyuvó al logro de la necesaria sinergia, complementaridad y análisis de los conflictos de intereses que se presentan entre las diferentes comunidades. No hay que olvidar la siempre restrictiva presencia de recursos escasos que obliga a la definición de prioridades ante la deuda social y productiva acumulada a lo largo de varias décadas. De allí la necesidad de una programación en el tiempo que permita la ubicación de los proyectos para ir reduciendo de manera progresiva los déficit existentes.

Comentario especial amerita la práctica realizada durante el desarrollo de los gabinetes móviles regionales, como una experiencia concreta, específica, realista, de lo que se tiene pautado en el Consejo Federal de Gobierno, cuya ley se encuentra en fase final de aprobación en la Asamblea Nacional. El escenario de los gabinetes permitió un acercamiento al carácter propositivo que debe existir, como condición necesaria, al menos, al tratar de fijar prioridades y relaciones en el uso de los recursos, tal como lo expresa el Artículo 185 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela al definir el Consejo Federal de Gobierno como ¨el órgano encargado de la planificación y coordinación de políticas y acciones para el desarrollo del proceso de descentralización y transferencia de competencias del Poder Nacional a los Estados y Municipios¨. La práctica y experiencia adquirida durante el año 2005 con los gabinetes móviles será de gran utilidad para el ejercicio pleno de la coordinación al interior del Consejo Federal de Gobierno, una vez que inicie esta entidad, de carácter constitucional, sus actuaciones a plenitud.

En resumen, y a modo de conclusión, sostenemos que la realización de los Gabinetes Móviles Regionales resultó una experiencia inédita en la práctica de gobierno en los tres niveles nacional, estadal y municipal. Se dio un proceso de aprendizaje progresivo que al irse afinando y mejorando la dinámica de los gabinetes, fue un ejercicio práctico del Consejo Federal de Gobierno, lo cual se produjo a través de una intensa participación de Alcaldes, Gobernadores, y miembros del Ejecutivo Nacional, y se logró igualmente un énfasis progresivo en la definición de proyectos productivos a nivel comunitario.

Esta experiencia no es más que una de las consecuencias producto del ¨Taller de Alto Nivel¨, ya mencionado al principio. Seguramente que mucha agua correrá por debajo del puente acumulando lecciones que harán más eficaz, eficiente y por demás propositiva, la acción de gobierno, con lo que eso significa para nuestra cultura a diferentes niveles de la Administración Pública Nacional. Las semillas se sembraron, ahora deben cuidarse para que germinen adecuadamente y permitan resolver algunos de los ya acuciantes problemas que ha acumulado el país en las últimas décadas, para ello la presencia activa del pueblo será la garantía, a través del control social, que haga irreversible el proceso de cambio que vivimos los venezolanos.

[1] Los diez objetivos estratégicos son: 1) Avanzar en la conformación de una nueva estructura social, 2) Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional, 3) Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático, 4) Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del Estado, 5) Nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción, 6) Desarrollar la nueva estrategia electoral, 7) Acelerar la construcción del nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema económico, 8) Seguir instalando la nueva estructura territorial, 9) Profundizar y acelerar la conformación de una nueva estrategia militar nacional y 10) Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar e internacional.

[2] Los diez objetivos estratégicos son: 1) Avanzar en la conformación de una nueva estructura social, 2) Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional, 3) Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático, 4) Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del Estado, 5) Nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción, 6) Desarrollar la nueva estrategia electoral, 7) Acelerar la construcción del nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema económico, 8) Seguir instalando la nueva estructura territorial, 9) Profundizar y acelerar la conformación de una nueva estrategia militar nacional y 10) Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar e internacional.

[3] Los diez objetivos estratégicos son: 1) Avanzar en la conformación de una nueva estructura social, 2) Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional, 3) Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático, 4) Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del Estado, 5) Nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción, 6) Desarrollar la nueva estrategia electoral, 7) Acelerar la construcción del nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema económico, 8) Seguir instalando la nueva estructura territorial, 9) Profundizar y acelerar la conformación de una nueva estrategia militar nacional y 10) Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar e internacional.

[4] Los diez objetivos estratégicos son: 1) Avanzar en la conformación de una nueva estructura social, 2) Articular y optimizar la nueva estrategia comunicacional, 3) Avanzar aceleradamente en la construcción del nuevo modelo democrático, 4) Acelerar la creación de la nueva institucionalidad del Estado, 5) Nueva estrategia integral y eficaz contra la corrupción, 6) Desarrollar la nueva estrategia electoral, 7) Acelerar la construcción del nuevo modelo productivo, rumbo a la creación del nuevo sistema económico, 8) Seguir instalando la nueva estructura territorial, 9) Profundizar y acelerar la conformación de una nueva estrategia militar nacional y 10) Seguir impulsando el nuevo sistema multipolar e internacional.