Mientras el gobierno de Ariel Sharon exige que la Autoridad Palestina le prohíba a Hamas participar en las elecciones legislativas, el ejército israelí arrestó a más de 200 militantes de Hamas y de Yihad Islámica en la franja de Gaza, una docena de ellos dirigentes políticos y militares de Hamas candidatos potenciales a las elecciones legislativas. La concentración organizada por Hamas para celebrar la retirada de los territorios ocupados se convirtió en drama. Varios testigos dieron testimonio de disparos realizados por aviones teledirigidos israelíes. Resistentes palestinos respondieron a este ataque con disparos dispersos en la ciudad de Sderot a pesar de la tregua decretada por Hamas. Aprovechando esta nueva escalada de tensión preparada durante largo tiempo, el general Ziv (foto), jefe de operaciones en el cuartel general del ejército israelí, declaró que «la lucha contra los movimientos terroristas palestinos en la franja de Gaza no tenía límites en el tiempo». El primer ministro, Ariel Sharon, añadió «que no habría límite alguno en cuanto a los medios utilizados para poner fin a sus acciones». Durante una reciente reunión del gabinete, el gobierno israelí confirmó sin ambages su voluntad de volver a emplear su método de los «asesinatos selectivos». Recordemos que el propio general Sharon inició su carrera como jefe de la Unidad 101, comando encargado de asesinar a civiles en 1949 para aterrorizar a la población palestina y obligarla al éxodo.