JPEG - 27.3 KB

Los intentos de torpedear el proyecto de gasoducto de Europa del Norte pueden causar deterioro a la seguridad energética europea, cree Vladimir Putin.

«La ejecución de este proyecto no está dirigida contra terceros países. No pretendemos marginar a nadie del trabajo conjunto en el sector de energía en Europa. Pero a mi juicio, es contraproducente y nocivo politizar demasiado las relaciones económicas y espero que tales casos no se den en un futuro», manifestó el líder ruso en declaraciones a la prensa.

La economía europea está interesada en la construcción de la tubería de Europa del Norte y es poco probable que prosperen intentos de obstruir la ejecución de este proyecto, dijo Putin. «Las afirmaciones de que es demasiado fuerte la dependencia de Europa de los agentes energéticos rusos no se corresponden con las realidades», destacó.

En referencia a Gran Bretaña, Putin dijo que Rusia cubre el 13,1% de las necesidades de este país en petróleo; el 15,2%, en productos refinados y el 23-24%, en carbón. El presidente ruso hizo saber que en el momento actual el Reino Unido no importa el gas natural ruso. La presencia de este agente energético ruso en el mercado británico permitiría mantener precios en unos niveles aceptables, considera Putin.

El Reino Unido no solo compra petróleo a Rusia sino también actúa como un socio importante en materia de extracción de crudo, hizo recordar el presidente. La británica BP posee el 50% de las acciones de la rusa TNK-BP, una de las más importantes del país. Es mas, un 25% del petróleo que produce BP se extrae en el territorio de la Federación Rusa, destacó Putin. El presidente informó de que en el horizonte del año 2010 Rusia cubriría un 10% de las necesidades en gas del Reino Unido.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)