De pronto, los principales medios norteamericanos, que se ocupan de Latinoamérica sólo cuando hay una tragedia, un golpe de Estado o una revolución desafiante ante la superpotencia, ahora están haciendo del presidente venezolano Hugo Chávez, un personaje altamente noticioso, y no porque se encuentre en el ojo de un huracán, sino porque, en su colorido estilo, se proyecta como un “Mister Big” del petróleo y de la cuestión energética en la globalidad.

Mr Big es el nombre con que lo bautizó la revista Fortune, voz cantante del alto capitalismo norteamericano, que se especializa en informar sobre los personajes más ricos (millonarios) del mundo.

Este martes 11 de octubre, el NewYork Times publicó un artículo afirmando que en Venezuela vibran mirando amenazas de Mr Danger, apelativo con el cual, dice el Times, que el presidente venezolano y otros voceros del gobierno, se refieren al presidente Bush.

Unos días antes, una columnista del Washington Post, que se especializa en América Latina, dijo que muchos en Washington, veían a Chávez como un “Robin Hood hispano”. Nada nuevo. En el periodismo norteamericano las caracterizaciones erráticas y otros lugares comunes se repiten. Ya en 1914 a Pancho Villa lo señalaban como un “Robin Hood” -que quitaba a los ricos para dar a los pobres-, como el bandido legendario de los bosques de Sherwood, que inventó el escritor escocés Walter Scott.

En la década del 50, cuando Fidel Castro luchaba desde la Sierra Maestra contra la dictadura de Fulgencio Batista, se creó la misma imagen. Intrépidos periodistas como Herbert Matthews del NYTimes, que trepó a las montañas para hacer la primera entrevista al líder cubano agrandaron la imagen del líder que por entonces era visto como un romántico revolucionario.

EL caso de Chávez es distinto. Ya está en el poder y hasta sus críticos en EEUU reconocen que subió con el voto de la mayoría de los venezolanos, y que, desde el poder gana referéndums y otras votaciones, frente a una oposición bulliciosa, pero desorganizada que carece de líderes carismáticos.

Lo que ven desde EEUU es cómo Chávez critica, como otras figuras mundiales y muchos en EEUU la gestión del gobierno de Bush -al que acusa de hostilidad, mientras está convirtiendo a Venezuela en una potencia energética. No sólo por el petróleo, sino por los recursos hídricos y sus planes de desarrollar energía nuclear y, de este modo, ahora que Venezuela, según Fortune, ha pasado a ser el primer proveedor de crudo de EEUU, por encima de Canada y Arabia Saudita, mientras proyecta un gasoducto del Caribe que irá por Trinidad, Cuba, hasta Miami. Y otro gasoducto, desde la península de Paraguana, pasando por Colombia, para servir al mercado del Pacifico, especialmente China, Japón e India, con quienes el gobierno de Venezuela ya tiene vínculos para ese gran proyecto. Otro proyecto, con México, mira también al exigente mercado de California. Por todo esto, es imposible asegurar que Mr Danger realmente llegue a una confrontación con Mr. Big. Ambos forman parte de la multipolaridad global, que ya funciona. No hay otra forma de subsistir en paz./BIP