JPEG - 13.9 KB

Acaba el período de estancamiento, al parecer, en el proceso de integración entre Rusia y Bielorrusia. El referéndum en torno al Acta Constitucional de la Unión Rusia-Bielorrusia podría celebrarse en octubre o noviembre de 2006, sostiene el secretario de Estado de la Unión, Pavel Borodin.

Luego de lo cual se elegiría el parlamento y se crearían los organismos ejecutivos de la Unión. El proyecto de Acta Constitucional y el problema de puesta en circulación de una moneda única se debatirán durante la reunión del Consejo de Estado Supremo, cuya celebración se espera a finales de noviembre, dijo.

Hace falta introducir la moneda única ya próximamente, porque su ausencia frena la puesta en marcha de muchos programas inversionistas. La decisión de fundar un centro de emisión único puede adoptarse en noviembre próximo, sostiene Borodin.

Según él, en este tema el componente político prevalece sobre el económico. El centro de emisión debe tener su sede en Moscú. Sin lugar a dudas, hace falta considerar la opinión de Bielorrusia, pero el centro debe ser único, dijo. No quiero criticar a nadie, mas no puedo entender lo siguiente: en Bruselas, donde todo el mundo está hablando en distintas idiomas, se pusieron de acuerdo rápido. Y nosotros que hablamos una lengua, ya estamos sosteniendo conversaciones desde hace 4 años sobre la fundación del centro de emisiones único, manifestó Borodin. Él ha informado que los ministerios de Hacienda de Rusia y Bielorrusia ya están elaborando el presupuesto para los próximos tres o cinco años.

Hace poco expertos de Rusia y Bielorrusia aprobaron el proyecto de Acta Constitucional de la Unión. Según informó a los periodistas el presidente de la Duma de Estado, Boris Grizlov, a partir de septiembre expertos han introducido 140 enmiendas en ese documento. Nuestros pueblos han confirmado su disposición a vivir en un Estado único, dijo Grizlov.

En opinión de su homólogo bielorruso Vladimir Konoplev, el estancamiento que duró desde 2003 ya es un pasado. Borodin no descarta que en cierta etapa puede introducirse el puesto de presidente de la Unión Rusia-Bielorrusia. Él se lo dijo el jueves al conceder una entrevista al periódico bielorruso "Soyuz", señalando que mientras tanto se mantendrá el principio de dirección colectiva. La va a realizar el Consejo de Estado Supremo. La Unión va a necesitar el poder vertical presidencial. Rusia y Bielorrusia son dos países que vivían y se desarrollaban felizmente cuando en ellos existía un fuerte poder, subrayó Borodin.

El vicepresidente del comité para asuntos de la CEI de la Duma de Estado, Serguei Antufiev, ha informado a RIA "Novosti" que el proyecto en cuestión consta de 68 artículos. En el documento están recogidos los fundamentos del régimen estatal de la Unión, los derechos del hombre y ciudadano, el procedimiento de aprobación del presupuesto de la Unión, así como las facultades de sus organismos superiores: el Consejo de Estado Supremo, el Consejo de Ministros y el parlamento.

Los primeros pasos hacia la integración de dos países se dieron cuando el 2 de abril de 1996, los presidentes Boris Yeltsin y Alexander Lukashenko firmaron en Moscú el Tratado de la Unión Rusia-Bielorrusia. El 8 de diciembre de 1999 se suscribió el Tratado de Fundación de la Unión Rusia-Bielorrusia.

Fuente
RIA Novosti (Rusia)