JPEG - 25.4 KB
José Luis Betancourt

Claro que sí, es una pregunta que por emblemática debe hacerse una y mil veces, Sr. Betancourt, allí demostró usted su prepotencia y altivez, esa que muestran aquellos que se sienten dueños de “vidas y haciendas”, y con señales inequívocas que esa ley, como cualquier otra que a usted no lo convenga no significa nada.

Ahora es de todos conocida la “gracia” del Sr. Betancourt, para aquel entonces Presidente de Confagan, de manera que la pregunta era de suma importancia, no por impertinencia como quiso hacer notar, sino por lo importante su respuesta en cuanto al hecho al día de hoy.

Esto a simple manera de refrescar la memoria, ya que los hechos que transcurren, a partir de algunas semanas o meses se olvidan y en este país está prohibido olvidar. Es debido a ello mi insistencia en mantener la “memoria viva”, no olvidar jamás los atropellos, agravios, ofensas, violaciones y abusos que estos señores cometieron durante las casi cinco décadas de bipartidismo adeco-copeyano, en la versión contemporánea y por siglos en la de más vieja data.

El caso es, que el próximo 25 de Octubre se reunirán con el gobierno revolucionario los miembros de esta institución que aglutina a las mayores empresas del país y que cubren todos los rubros más importantes de la empresa privada, desde alimentación, construcción, bienes y servicios y un largo etc.

No debemos olvidar tampoco que desde esa patronal se fraguaron los paros y los golpes de estado cuando su presidente era Pedro Carmona, autoproclamado Presidente de la República (brevísimo mandato de apenas 47 horas, cuando retornara el Presidente libérrimamente electo en votación universal libre y secreta, siendo apresado y por condiciones de edad se le permitió estar en su domicilio). De allí escapó con la complicidad de algunos funcionarios del propio gobierno.

Tampoco puede olvidarse que este golpe de Estado fue silenciado por todos los medios audiovisuales, radioeléctricos y escritos del país, y qué este caballero se encuentra ahora exiliado en la “Hermana República de Colombia”. -Colombia se ha convertido en el reducto de toda la alta conspiración de la República Bolivariana de Venezuela-, para dolor de la patria grande es Colombia quien, junto con el imperio del norte genocida, guerrerista e invasor, avaló el golpe de Estado más devastador, catastrófico, destructor, desolador y ruinoso, ocasionando además de decenas de muertes inocentes durante el propio golpe, el colapso de todos los servicios e insumos de la canasta alimentaria.

Interesante, al menos, que el ahora presidente de la patronal haya comprendido que el Presidente de la República Bolivariana de Venezuela es Hugo Chávez y por ende se le debe el respeto y consideración como Jefe de Estado y Comandante en Jefe de la Fuerza Armada.

Aunque no quiso adelantar mucho sobre la agenda de lo que será tratado en la venidera reunión, sí dejó abierta manifiestamente su preocupación por los latifundistas. Como ya habláramos de la finca la Marqueseña, emblemático también, cuyos supuestos dueños, los señores Azpurua dejaran sin efecto la demanda de nulidad que sobre las medidas de expropiación había tomado el Estado. El Presidente lo declaró muy tajantemente, “aquí no habrá latifundios o morimos en el intento”.

Las expropiaciones se hacen una vez realizado los estudios correspondientes por el Instituto Nacional de Tierras y la Oficina de Planimetría para conocer las dimensiones de las extensiones del terreno así como para establecer la calidad de la tierra y clasificación de las mismas, dependiendo del cultivo que se hará en ellas. Con la figura del “Chaz” estas expropiaciones se hacen con las debidas indemnizaciones a los supuestos propietarios de las tierras y siempre con el mayor respeto y trato civilizado. Ya los medios masivos de comunicación no hablan más del caso desde que los presupuestos dueños desistieran de sus alegatos.

El Sr. Betancourt sin embargo, persiste en la insinuación de que vivimos en un estado de zozobra que “él” nota en el pueblo, en la calle, debe ser cuando va en su vehículo conducido por un chofer, vidrios ahumados y aire acondicionado que percibe este clamor del pueblo, o qué en los círculos de las clases altas y medias aún se siente el temor que serán despojados de sus bienes y confunde pueblo con oligarcas. Afirma este caballero, que los medios constantemente están alertando al “pueblo”, ¿qué cosas, no? La mayoría del pueblo se transporta en medios masivos como lo es el Metro, por ejemplo, el Metrobús y otros transportes colectivos. El Sr. Betancourt insiste en el “miedo” como síntoma inequívoco de que no se está en una Democracia Participativa y Protagónica. El sólo conoce la democracia bipartidista en que tanto medró y lucró, ahora trata de seguir con el cuento aquel de: ¡Cuidado, ahí viene el lobo!

Sabemos el grado de conciencia que ahora tienen todos los venezolanos/as y ya las manipulaciones de los grandes medios no están haciendo mucha mella. Sólo los más desaforados miembros de la oposición aún continúan utilizando esta aberración del “despojo de bienes”.

...Finalmente, Venezuela, en un acto de Soberanía acabará con el latifundio para proporcionar sus propios alimentos y no seguir dependiendo de las grandes cantidades de importación de alimentos de primera necesidad y el derrumbamiento de las roscas alimentarias... Le guste o no le guste Sr. Betancourt…¡Es hora que lo vaya sabiendo!. Este pueblo está decidido a ser libre, Sr. Betancourt.