Angela Merkel ha logrado convertirse en la primera canciller alemana cuando Alemania tiene una política de apertura sobre las cuestiones árabes e internacionales. ¿Adoptará ella entonces la misma política exterior de Gerhard Schröder, u optará por una nueva política con respecto a la comunidad internacional? Sobre todo porque la conservadora canciller no oculta su seducción por el Estado hebreo, sin preocuparse, no obstante, por los problemas árabes.
Esto hace que la actitud de Merkel pueda asociarse con la del penúltimo canciller alemán Helmut Kohl. Este, a diferencia de Schröder, jamás visitó ningún país árabe durante su mandato. Tampoco dio nunca importancia a los asuntos árabes ni apoyó los esfuerzos de la comunidad internacional para ayudar al mundo árabe, por ejemplo, en materia de investigaciones. Este es, aparentemente, el enfoque previsto por la nueva canciller. Merkel ya ha tomado posición con respecto a la Constitución y a la Unión Europea, declarando que cualquier otra negociación al respecto está ligada al movimiento de la correlación política de fuerzas. Asimismo, apoyó verbalmente las propuestas más restrictivas en materia de inmigración.
En lo tocante a las relaciones internacionales, Merkel anuncia una flexibilidad política hacia los Estados Unidos, un aliado tradicional que Schröder enfrentó cuando la invasión a Irak. El desacuerdo surgido influyó en las relaciones entre ambos países y llevó a Alemania a unirse al eje «antiestadounidense». En el terreno económico, ¿podrá la nueva canciller aplicar una estrategia que reduzca el índice de desempleo, que no cesa de aumentar? ¿Podrá mejorar el funcionamiento del sistema de seguridad social alemán? La respuesta de su ministro de Economía no es, desafortunadamente, muy tranquilizadora.

Fuente
Alrai (Jordanie)
Alrai est un quotidien jordanien.

«أنجيلا ميركل.. افاق العمل السياسي..», por Mofid Nahla, Alrai, 29 de noviembre de 2005.