JPEG - 25.8 KB

Según adelantos, el Movimiento V República (MVR) del presidente del país, Hugo Chávez, obtuvo la mayoría calificada del Parlamento con 114 de los 167 curules disputados en comicios en que la oposición de derecha se autoexcluyó del proceso.

Además del MVR, ganaron diputados los partidos Por la Democracia Social (PODEMOS), Patria para Todos (PPT), Movimiento Electoral del Pueblo (MEP), Comunista de Venezuela (PCV) y Unión Popular Venezolana (UPV).

Todos integran el llamado Bloque del Cambio, alianza creada para respaldar los cambios iniciados por Chávez desde su primer triunfo electoral en diciembre de 1998.

A ello se suman organizaciones indígenas que, según la Constitución venezolana, eligen a sus propios diputados como parte de las acciones emprendidas por el Gobierno de Chávez para terminar con la exclusión de siglos de ese sector de la población.

Frente a los criterios opositores, que luego de retirarse de las elecciones intentan deslegitimar la Asamblea Nacional, el Presidente del Parlamento, Nicolás Maduro, advirtió que se trata de una nueva democracia.

Al respecto, Maduro resaltó la conformación del nuevo órgano legislativo con presencia de grupos sociales, sindicalistas activos y personalidades independientes, además de militantes de los partidos políticos.

Según previsiones, el 30 por ciento de la Asamblea Nacional de Venezuela estará formada por mujeres, cifra que aunque sigue siendo menor a la proporción poblacional, constituye una representatividad aceptable a nivel mundial.

Apartados por su propia decisión -que las autoridades calificaron de boicot- quedaron partidos tradicionales de derecha como Acción Democrática (AD) y el socialcristiano COPEI, a los cuales se le otorgaba porciones mínimas en la nueva Asamblea Nacional.

Más que causas técnicas, rechazadas por observadores internacionales de la Organización de Estados Americanos (OEA), a la retirada se atribuye una estrategia pensada en Estados Unidos para intentar deslegitimar al Gobierno de Chávez.

Ello se conjugó con las previsiones de una derrota aplastante de AD y COPEI, partidos ya muy disminuidos en la política actual, con apenas 23 y seis diputados, respectivamente, en la saliente Asamblea Nacional de 165 miembros.

PL