JPEG - 16.7 KB
Michelle Bachelet

Candidato —/-- %

Michelle Bachelet Jeria —/-- 44,76

Sebastián Piñera Echeñique —/-- 26,7 3

Joaquín Lavín Infante —/-- 23,52

Tomas Hirsch Goldschmidt —/-- 4,96

En la primera vuelta de la elección presidencial de 1999, Ricardo Lagos obtuvo el 47,96%, en tanto Lavín alcanzó el 47,51%. En esa oportunidad, la izquierda obtuvo el 4,21%, sumando el 3,19% alcanzado por la extinta comunista Gladys Marín, el 0,51% de Hisrch y el 0,44% de la ecologista Sara Larraín Ruiz-Tagle. La elección de 1999 incluyó a un séptimo candidato marginal, Arturo Frei, quien obtuvo 0,38%. Hoy, los ecologistas apoyaron a Bachelet.

La información del gobierno no es una proyección estadística, sino una suma de votos válidos escrutados. En cambio una proyección estadística elaborada por radio Bío Bío con 1,5% de margen de error, señala los siguientes resultados definitivos para esta contienda electoral:

Candidato —/-- %

Michelle Bachelet Jeria —/-- 45,8

Sebastián Piñera Echeñique —/-- 25,7

Joaquín Lavin Infante —/-- 23,0

Tomas Hirsch Goldschmidt —/-- 5,4

En ambas proyecciones, la suma de la votación de Piñera y Lavín supera escasamente los sufragios obtenidos por Bachelet. La votación de Hirsch, en cambio, está resultando notoriamente inferior al 8% pronosticado por las encuestas, pero levemente superior al 4,21% alcanzado por la votación presidencial disidente de izquierda en 1999 y muy por debajo del 9,17% conquistado por el Junto Podemos Más en las elecciones de concejales de 2004, pero similar al 5,89% logrado en la elección de alcaldes ese mismo año. Las urnas dejaron fuera de competencia a Lavín.

Todavía faltan por conocerse los cómputos de las elecciones de senadores y diputados, cuyos resultados influirán en el comportamiento futuro de las respectivas tiendas políticas, en particular el partido Demócrata Cristiano.

También habrá cambios en el comando de Bachelet, quien deberá dialogar para atraer el 5,4% de Hisch, ya que la suma mecánica con su 45,8% le otorgaría, teóricamente, 51,2%. Lagos ganó el balotaje de enero de 2000 con el 51,31% gracias a los votos aportados por los sectores de izquierda que se inclinaron a su favor en la segaunda vuelta.

Perspectivas

El resultado electoral equivale a una partida de defunción para la Alianza por Chile, el conglomerado que animan la Unión Demócrata Independiente (UDI) y Renovación Nacional (RN), el partido de Piñera. Piñera se propone construir una nuevo referente o alianza política, de cara a la segunda vuelta. Una nueva agrupación que, sin excluir a la UDI, concentrará su atención en sectores DC y otros estratos medios del espectro político.

Un problema severo de Bachelet será el posible trasvasije de electorado DC en favor de Piñera. El ex presidente Patricio Aylwin es uno de los líderes históricos de la DC que podría encabezar o por lo menos figurar en esa tendencia. Se ha mostrado contrario al lenguaje beligerante anti-piñeruismo del jefe del PDC, senador Adolfo Zaldívar, pero además estuvo a punto de reunirse con el candidato RN, en un encuentro frustrado por su hija Mariana.

Pero el propio Piñera filtró la noticia que llegó a oídos de Mariana Aylwin, hija del ex presidente y ex ministra de Educación, quien intervino para impedir el encuentro. El piñerismo apuntó entonces a otros jerarcas DC históricos, logrando reunirse con el senador Gabriel Valdés.

El frustrado encuentro Aylwin-Piñera debió realizarse el 5 octubre a mediodía, con motivo de los 17 años del plebiscito de 1988. El día anterior, el ex presidente aceptó un requerimiento de la historiadora Magdalena Piñera para atender en su hogar a su hermano Sebastián.

La historiadora DC trabajó en el comando de la precandidata DC Soledad Alvear hasta que surgió la candidadutra de su hermano. Ambos son hijos del DC José Piñera Carvallo (fallecido), quien fue un gran amigo de Aylwin y embajador de Eduardo Frei Montalva (1964-1970).

El ex mandatario ya provocó antes molestia en la jefatura de su partido cuando señaló en La Tercera que "en la vieja guardia DC hay quienes se sienten más cerca de Piñera que de Michelle". Piñera lleva meses trabajando por apuntar al voto de centro y socavar el control de Zaldívar sobre su partido.