JPEG - 14.4 KB
José Vicente Rangel

Tras recibir la visita de la ex embajadora de Argentina en Venezuela y actual ministra de Defensa de ese país, Nilda Garré, el Vicepresidente Rangel dijo que este tema de los partidos políticos compete al CNE, "y lo demás son comentarios de carácter político que los puede hacer cualquier ciudadano. Son opiniones políticas que se emiten, pero desde el punto de vista legal la competencia recae en el CNE, sobre la base de ciertos requisitos que están establecidos en la ley".

"En Venezuela, afortunadamente, con la Constitución del 99, el Ejecutivo Nacional no puede ilegalizar partidos políticos. Eso ocurrió en la Cuarta República, cuando fueron ilegalizados el Partido Comunista y el MIR por los gobiernos de Acción Democrática y COPEI", manifestó el Vicepresidente, quien insistió en que el Ejecutivo no tiene potestad legal ni constitucional para proceder en este sentido.

Aclaró Rangel que en todo caso no se trata de ilegalidad, sino que los partidos deben buscar relegitimarse si no reúnen el porcentaje de votación que establece la ley y por tanto necesitan obtener de nuevo las firmas requeridas. "No es que se ilegalicen los partidos, sino que hay disposiciones legales sobre la materia que si no se cumplen, entonces hay que recoger firmas nuevamente. Ese no es un decreto de ilegalización, es simplemente una previsión legal, que está establecida así y se ha aplicado muchas veces en Venezuela".

Añadió que el Gobierno no ha conversado con el CNE sobre este punto, dada la competencia exclusiva con la que cuenta el órgano electoral.

Al diálogo se llega prácticamente en blanco

El Vicepresidente Ejecutivo declaró a los periodistas que mientras el tema de los partidos compete exclusivamente al CNE, el diálogo es algo permanente. "Es una decisión de recuperar la relación política y social entre los venezolanos".

Ante la pregunta de si podría salir fortalecida la oposición con un proceso de recolección de firmas, Rangel mostró dudas: "Tengo muchas dudas al respecto, creo que la oposición no tiene voluntad de trabajar en el seno del pueblo, no tiene voluntad política para poner un proyecto en la calle y además no tiene liderazgo".

A su juicio, se evidencia actualmente un proceso progresivo de deslegitimización de los partidos. "El hecho de no participar en las elecciones del 4 de diciembre creo que los deslegitima. Perdieron un escenario privilegiado como es la Asamblea Nacional, ahora no sé qué tipo de política van a realizar. La Asamblea Nacional, sea cual sea el número de diputados que se tenga, es un escenario para hacer la política democrática. Nosotros hicimos política democrática siendo una pequeña minoría durante el gobierno del Pacto de Punto Fijo. Hay que pensar que estos partidos (de oposición) deben buscar un escenario para hacer la política y la política fundamentalmente es el diálogo".

Recordó no obstante el Vicepresidente Rangel que si se quiere dialogar no hay que poner puntos sobre la mesa ni condiciones. "A la mesa de diálogo se llega prácticamente en blanco, a conversar acerca de los temas del país. Esa es la regla de oro de una buena política de diálogo". Además, resaltó que para dialogar tiene que haber absoluta transparencia.

Rangel lamentó que hasta ahora los partidos opositores han venido negándose al diálogo, al contrario de lo sucedido con la Iglesia, sectores económicos y académicos. "Ni antes del 4 de diciembre ni ahora, después del 4, ha sido posible reunirse con los partidos políticos".

Sobre cuál sería la estrategia del Gobierno para tener como interlocutora a una oposición tan disminuida, el Vicepresidente señaló: "Uno quisiera ayudar a la oposición un poco, tenderle la mano, hay que hacerlo".

El reto sigue siendo 10 millones de votos

El Vicepresidente Ejecutivo ratificó que el reto de las fuerzas políticas y sociales que apoyan al Presidente Hugo Chávez continúa siendo obtener diez millones de votos, para las elecciones presidenciales del año 2006. Agregó que se debe trabajar con ese objetivo y no existen dudas sobre la capacidad de contar con esta votación. "Ese es el reto y vamos a sacar los diez millones", expresó.

En cuanto a las elecciones parlamentarias del 4 de diciembre, el Vicepresidente consideró que fue la oposición la que salió "raspada", pues "perdió el chivo y el mecate".

Respecto a los niveles de abstención, indicó que éste es un fenómeno universal y lo que cuenta es la gente que participa. "Con respecto a las anteriores elecciones parlamentarias, en las que la abstención fue de 69 por ciento, (el 4 de diciembre) hubo un incremento del 6 por ciento, que fue la abstención de la oposición. Si los partidos hubiesen ido a elecciones, hubiesen sacado el 6 por ciento. Por eso es que se retiraron".

"Ojalá las mujeres sigan accediendo al poder"

Luego de despedirse de la ministra Garré, el Vicepresidente destacó que las relaciones con Argentina son excelentes, al igual que ocurre con todos los países de América Latina.

También hizo referencia a la tendencia que se observa en el mundo de mujeres accediendo al poder. Enumeró que existe una jefa de gobierno en Alemania, que la primera mayoría en las elecciones presidenciales chilenas la obtuvo una mujer, que además fue la primera ministra de Defensa en América Latina, y ahora la ex embajadora de Argentina en Venezuela, que ha sido designada como ministra de Defensa.

"Ojalá las mujeres sigan accediendo al poder. Hay una ola en el mundo de emergencia del género femenino, lo cual es muy importante. Creo que comunica una vitalidad extraordinaria al sentido del poder, con una característica integradora de los géneros", señaló Rangel.