La noticia es contundente y viene de Chile y su titular dice: “SEC multa a Shell en $303 millones por derrame de petróleo en Antofagasta. La Superintendencia de Electricidad y Combustibles (SEC) (equivalente de Osinerg) resolvió aplicar una multa de 800 Unidades Tributarias Anuales (UTA) a la empresa Shell Chile S.A.C. e I., por su responsabilidad en la filtración de petróleo diesel en la playa conocida como Las Petroleras, al norte de Antofagasta, lugar donde la compañía administra y opera una planta de almacenamiento de combustibles líquidos perteneciente a Codelco. La sanción, equivalente a $ 303.081.600 de acuerdo al valor de la UTA de diciembre, se basó en los resultados de la investigación realizada por la Superintendencia y en la verificación del incumplimiento por parte de la empresa de lo establecido en el "Reglamento de seguridad para el almacenamiento, refinación, transporte y expendio al público de combustibles líquidos derivados del petróleo" (Decreto Supremo Nº 90, de 1996, del Ministerio de Economía, Fomento y Reconstrucción). Según lo expuesto por la Resolución Exenta Nº 2061, con fecha 15 de diciembre de 2005, firmada por la superintendenta (s) Patricia Chotzen, en el proceso administrativo quedó acreditada la existencia de una relación directa entre el combustible filtrado en la Planta Codelco y el afloramiento de hidrocarburos detectado en la playa Las Petroleras.” ¡Interesante como ejemplar la medida! ¡En menos de un año, se han producido cuatro fallas en el ducto de Camisea! ¿Multarán a TGP y Pluspetrol?

Aquí hay evidencia directa, ineludible y comprobada públicamente que las cuatro fallas en el ducto de Camisea ponen en peligro el medio ambiente, la fauna, la agricultura, la vida humana y nadie entiende cómo, sucesos de tan delictuosa magnitud no encuentran eco en los partidos políticos, en los clubes electorales ni en ninguna parte. Pareciera que la estupidez electoral enajenó por completo el cerebro de toda la ralea ambiciosa de llegar a una curul para asegurar las quincenas del próximo lustro. Impresionante que el festival de angurrias se proclame por encima de estos daños irreversibles contra campos y vidas en el interior del país.

El contador público, de nacionalidad argentina, y, según dicen las buenas lenguas, experto en temas gasíferos y energéticos, y también gerente general de Pluspetrol, Norberto Benito, con la caradura que todos le reconocen por procedencia y convicción, afirmó que en realidad como son zonas sísmicas por donde pasa el tendido del ducto, entonces, a eso se deben las fallas. Lo que no comentó es que cuatro es un número de yerros ¡bastante escandaloso! ¡Y como aquí se practica la política de complicidad total, entonces, nadie se alarma porque exista contaminación por criminal mano humana! ¿Y dónde están las famosas ONGs que desde hace lustros comercializan los derechos humanos? Lo más probable es que no sea RENTABLE meterse en un tema de esta especie, por tanto, como no hay dólares ni financiación, entonces, mejor ¡ni tocarlo!

¡Olvidémonos de las manadas de pedigueños que sueñan con un puesto parlamentario! Demandemos, de frente y de inmediato, a los más importantes candidatos presidenciales, por su opinión y propuesta frente a un hecho, como las fallas en el gasoducto de Camisea, para que la población sepa ¡qué dicen estos personajes! ¿Cómo pretenden el solio presidencial si una circunstancia como ésta, no les produce, hasta por inercia simple, cosquilleo o extrañeza? ¿Entonces, valen más los cubileteos con empresarios mafiosos para aparenter muestras civilizadas y de apertura o estabilidad económica? ¡Qué rara –y vergonzosa- forma de ver y hacer política!

¿Multarán a TGP y Pluspetrol? Se va haciendo pertinente la pregunta: ¿tienen aún los peruanos arrestos de dignidad y amor propio?

¡Atentos a la historia; las tribunas aplauden lo que suena bien!

¡Ataquemos al poder; el gobierno lo tiene cualquiera!

¡Hay que romper el pacto infame y tácito de hablar a media voz!