Red Voltaire
Cultura

Los años de la fiebre continúan...

Con motivo de la presentación del libro ‘Los años de la fiebre’, del poeta y cineasta Ulises Estrella, se realizó un conversatorio acerca de la década de los sesentas, en el que participaron los escritores Marco Antonio Rodríguez, Fernando Tinajero y Alfonso Murriagui.

+

El acto se desarrolló en el Centro de Exposiciones Quito, el sábado 19 de noviembre, en el marco de la VII Feria Internacional del Libro, ante medio centenar de espectadores, en su mayoría intelectuales, artistas y periodistas.

Las exposiciones se centraron en la creación del Movimiento Tzántzico y su influencia en el devenir cultural y social del país.

Marco Antonio Rodríguez fue el primero en intervenir y dio la ‘razón histórica’ a los Tzántzicos, que renegaron de la tradición literaria al romper sus esquemas académicos y que compusieron sus obras mientras daban un fuerte apretón de manos a la libertad.

El escritor señaló, además, que la savia artística de los ‘reductores de cabezas’ se nutrió de las ideas emancipadoras de la revolución cubana, de la filosofía existencialista (con Jean Paul Sartre como máximo exponente) y de los movimientos iconoclastas argentinos. Finalizó su intervención calificando a los tzántzicos como “el germen” de una nueva literatura, que se desarrollaría en los años venideros con gran notoriedad.

A continuación expuso sus comentarios Fernando Tinajero, uno de los primeros integrantes del grupo Tzántzico. Empezó con una cita del escritor francés Marcel Proust: “El tiempo asusta”. Y a partir de allí cuestionó la validez de todo el trabajo cultural y político de su Movimiento: “¿Hemos dejado huella?” “¿Tiene sentido lo que hicimos?”

Sus preguntas, alquimia de melancolía y pesimismo, se fundamentaban en que los ‘reductores de cabezas’ habían enterrado a la Generación del 30, pero que las actuales generaciones todavía no habían hecho la ‘autopsia’ de la del 60 (o sea del Movimiento Tzántzico). “¿Acaso nos han olvidado?” “¿La historia nos jugó una mala pasada?”, interrogaba Fernando Tinajero, dejando en el ambiente una estela de tristeza y derrota.

Entonces tomó la palabra el poeta Alfonso Murriagui, autor del primer libro tzántzico, ‘33 abajo’, quien devolvió el optimismo a la sala al empezar su disertación con las siguientes palabras: “Siempre estuve en contradicción con Fernando Tinajero y hoy no va a ser la excepción”.

Murriagui defendió la validez del trabajo cultural y político del Movimiento, que remeció la conciencia ideológica de varias generaciones: “Los tzántzicos no solo éramos ‘poetitas’, como algunos afirman, sino que éramos, ante todo, políticos, y en función de nuestro compromiso de izquierda actuábamos”.

Este escritor y promotor cultural señaló que los ‘reductores’ luchaban abiertamente contra el sistema establecido y que realizaban la ‘revolución cultural’ en participación directa con las manifestaciones populares, tanto en la literatura como el teatro.

“Todavía seguimos trabajando en el arte, en nuestro compromiso de cambiar esta sociedad; todavía estamos en la brecha...”, concluyó Murriagui.

Posteriormente, el público señaló sus comentarios e inquietudes. Una de las intervenciones más aplaudidas fue la de Antonio Ordóñez, gran actor y director de teatro tzántzico, quien reafirmó lo dicho por el poeta Alfonso Murriagui: “Nosotros no fuimos artistas del arte por el arte, nos posicionamos ideológicamente, aunque ahora a algunos les da vergüenza decir que fueron o son marxistas; yo, de mi parte, me reivindico marxista, porque la historia todavía no ha terminado”.

Ulises Estrella, organizador del conversatorio y que hacía las veces de moderador, enunció algunas conclusiones, que bien pueden sintetizarse en las palabras que escribió en su libro ‘Memoria Incandescente’ (obra precursora de ‘Los Años de la Fiebre’): “... veo retrospectivamente, que ciertas inquietudes irreprimibles confluyeron en errores, valoraciones equívocas de las personas y los tiempos históricos. (Sin embrago) ante la espiral de brutalidad, la escala homogeneizadora del planeta, la orgía guerrerista y la involución humana que se vive, la pasión en movimiento me exige cada vez más libertad, renovación e innovación”.

Se puede sentenciar que ‘los años de la fiebre’ continúan, pues la rebeldía e indignación de los años 60 se han incrementado en este nuevo siglo; el Primer Manifiesto Tzántzico (1962) está más vigente que nunca: “Como llegando a los restos de un gran naufragio, llegamos a esto. Llegamos y vimos que, por el contrario, el barco recién se estaba construyendo y que la escoria que existía se debía tan solo a una falta de conciencia de los constructores”.

Al final del conversatorio, una noticia alegró a todos los presentes: el Periódico OPCIÓN, en un esfuerzo editorial que se concretará en los primeros meses del 2006, publicará la primera Antología de los Poetas Tzántzicos.

Opción

El periódico alternativo Opción es un quincenario ecuatoriano que apareció el 21 de enero del 2001, un año después del derrocamiento del presidente Jamil Mahuad, en un escenario de crecimiento de la lucha de los pueblos. Recoge en sus páginas los principales anhelos, la cultura, y las luchas de los pueblos de Ecuador, América Latina y el mundo. Opción busca desentrañar la esencia de los problemas, denunciar a sus responsables y contribuir en la construcción de una propuesta política popular, unitaria, antiimperialista y de transformaciones profundas.

«Una aspiración verdadera a la paz y la justicia»
«Una aspiración verdadera a la paz y la justicia»
Experto independiente nombrado por la ONU visitó Ecuador y Venezuela
 
«El Mundo del Mañana»: entrevista al presidente ecuatoriano Rafael Correa
«El Mundo del Mañana»: entrevista al presidente ecuatoriano Rafael Correa
Ver emisión 6 con Julian Assange fundador de WikiLeaks
 

Artículo bajo licencia Creative Commons

La Red Voltaire autoriza la reproducción de sus artículos a condición de que se cite la fuente y de que no sean modificados ni utilizados con fines comerciales (licencia CC BY-NC-ND).

Ayude a la Red Voltaire

Usted consulta nuestro sitio porque la calidad de sus artículos le ayuda a comprender los acontecimientos internacionales. Necesitamos su contribución personal para poder continuar nuestro trabajo.
Ayúdenos con su donación.

¿Cómo participar en la Red Voltaire?

La Red Voltaire se compone de voluntarios que no reciben remuneración.
- Si usted es traductor de nivel profesional, puede participar en la traducción de nuestros artículos.