JPEG - 209.9 KB
Joaquín Pinto (Siglo XIX)

Hay 2 Ecuadores que chocan: el uno, heredero de la Colonia, indigno e injusto, moribundo que no quiere morir, que debe morir, que va a morir; y el otro, el nuevo, el que soñamos, que pugna por nacer, que debe nacer, que va a nacer. La Comuna pertenece al Ecuador que germina inexorablemente. Con el pueblo ecuatoriano que vuelve por sus fueros, con sus organizaciones y sus identidades, vamos a recibir el año que empieza con decisión y con un llamamiento a la unidad de los pobres, que será la luz que nos guíe hacia la salida del agobiante túnel.

Luego de las jornadas quiteñas de Abril del 2005 que tumbaron al «mejor aliado de los EEUU», el gobierno de Palacio ha caído enredado por su ambigüedad. Por un lado dedujo que en esa lucha contra la traición a la patria y la felonía el pueblo ecuatoriano recuperó su voz, hoy para exigir una Constituyente que refunde la República que los poderosos traidores quieren desaparecerla en medio de la dolarización, la guerra vecina, el asalto bancario, el éxodo y la ruptura familiar y el empobrecimiento acelerado de sus sectores populares y medios. Y por otro lado, consecuente con su origen electoral, no quiere romper frontalmente los compromisos con el imperio y con las mafias económicas que han gobernado este país hasta esta fecha.

Eso quedó demostrado con las dos fallidas «convocatorias» a la Constituyente. El pueblo ecuatoriano prontamente intuyó que el previsto fracaso respondía a burdas estratagemas de los sectores oligárquicos y cipayos.

Nuevamente, el gobierno del presidente Alfredo Palacio, insiste, con especial énfasis, en la convocatoria a Consulta Popular, ocultando a la opinión pública los DOS CONFLICTOS FUNDAMENTALES QUE DEBE ENFRENTAR AL INICIO DEL 2006:

a) la obligación constitucional de declarar la caducidad del contrato con la OCCIDENTAL PETROLEUM COMPANY (OXY); y,

b) la decisión de NO FIRMAR el denominado TRATADO DE «LIBRE» COMERCIO (TLC),

instrumentos que, JUNTO AL INVOLUCRAMIENTO EN EL PLAN COLOMBIA, ATENTAN CONTRA LA SOBERANÍA E INTEGRIDAD DE LA PATRIA.

Si el gobierno de Palacio negocia con la OXY, incumpliendo con los mandatos legales y constitucionales, amparándose en el argumento de que ello es exigido por los Estados Unidos como precondición para suscribir el TLC, como lo reveló públicamente la embajadora Linda Jewell, y, si además suscribe el TLC, pondrá en evidencia: su supeditación a los intereses del imperialismo estadounidense y de los oligopolios, y, que sus erráticas convocatorias a Consulta Popular no fueron otra cosa que una cortina de humo que ya no engaña al pueblo.

ANTE ESTOS HECHOS, LA COMUNA:

1. Reitera y coincide, con todas las organizaciones populares y políticas que han afirmado que la única alternativa que responde a los intereses nacionales y a la vigencia de sus normas legales, es DECLARAR LA CADUCIDAD DEL CONTRATO DE LA OXY, por cuanto ESA EMPRESA VIOLÓ, EN INNUMERABLES OPORTUNIDADES, LAS CLÁUSULAS CONTRACTUALES Y LA LEY DE HIDROCARBUROS, COMO TAMBIÉN LO CONFIRMAN LOS DICTÁMENES DEL PROCURADOR GENERAL DE LA NACIÓN Y DEL DIRECTORIO DE PETROECUADOR;

2. RECHAZA EL CHANTAJE EJERCIDO POR EL GOBIERNO ESTADOUNIDENSE, manifiesto en su exigencia de que el Ecuador renuncie a la declaratoria de caducidad del contrato de la OXY, y, además, proceda a devolver los valores cobrados por concepto del IVA (impuesto al valor agregado, que estamos obligados a pagar TODOS los ecuatorianos y extranjeros en este país), como precondiciones para la firma del TLC. Esta posición descubre el grado de colonización al que está sometida la República del Ecuador. Palacio, en lugar de denunciar el chantaje como corresponde, se somete al mismo. Prueba de ello es su concesión de un plazo de 60 días para que la OXY «justifique» su ilegal comportamiento, en lugar de declarar la caducidad inmediata del contrato, de acuerdo a la Ley;

3. Levanta con todas las organizaciones populares y políticas la tarea ineludible de INTENSIFICAR LA LUCHA PARA IMPEDIR LA SUSCRIPCIÓN DEL TLC, por los previsibles efectos negativos que este Tratado, negociado ya a espaldas del país, generará sobre el aparato productivo nacional, los niveles de empleo y de pobreza; y,

4. Declara su decisión de aunar esfuerzos con todas las organizaciones populares y políticas, que se manifiestan en contra del de involucramiento del Ecuador en el PLAN COLOMBIA, en la guerra interna que se libra en el país hermano y en el juego estadounidense para vender armas y apropiarse de la Amazonía y su agua, su petróleo y su biodiversidad genética. Parte de ese juego criminal constituye la ocupación ilegal con tropas extranjeras de la Base Aérea de Manta, que tendrá que regresar a la soberanía originaria.

5. En prevención de que el gobierno de Palacio continúe en la línea de subordinación a los intereses del imperio, LA COMUNA DECLARA SU DECISIÓN DE COMPARTIR LA MOVILIZACIÓN POPULAR QUE IMPEDIRÁ UNA NUEVA TRAICIÓN A LA PATRIA, EN COORDINACIÓN CON TODAS LAS ORGANIZACIONES SOCIALES Y POLÍTICAS PATRIOTAS.

6. REITERA SU DEMANDA DE LLEVAR ADELANTE LA ASAMBLEA CONSTITUYENTE ORIGINARIA, la cual deberá tener como objetivo la elaboración una Nueva Constitución, cuyos contenidos permitan refundar el país como un Estado soberano, libre e independiente. En este objetivo PROPONE QUE LAS ORGANIZACIONES SOCIALES Y POLÍTICAS ASUMAN COMO UNA PRIMERA TAREA SU ORGANIZACIÓN EN ASAMBLEAS SOCIALES CONSTITUYENTES, PARA DEFINIR LOS EJES PARA LA NUEVA CONSTITUCIÓN, LOS CUALES DEBEN SERVIR DE BASE, PARA, EN UNA SEGUNDA ETAPA, PROCEDER A DEFINIR LOS CONTENIDOS CONCRETOS DE LA NUEVA CARTA ORIGINARIA.

EJES PARA LA CONSTITUYENTE ORIGINARIA

Por lo antes expuesto, y como necesaria respuesta ante los problemas antes mencionados, PROPONE, ENTRE OTROS, COMO EJES PARA LA CONSTITUYENTE ORIGINARIA:

1. La declaratoria de que la soberanía reside plenamente en el pueblo, como un derecho intransferible, en el propósito de que no exista instancia alguna que, en el futuro, pretenda impedir que el pueblo se pronuncie a través de Consultas Populares que considere pertinentes.

2. La definición explícita de que todos los recursos naturales son propiedad inalienable e imprescriptible de la Nación y de que el Estado Ecuatoriano será inmune jurídicamente e inembargable.

3. La declaratoria de que su territorio no puede ser cedido, arrendado y peor aún enajenado, ni temporal ni parcialmente. Por ello, y por ser su política de Estado: la paz y la solución pacífica de las controversias, no se permitirá la localización de bases militares extranjeras o de alianzas militares, de cualquier tipo y condición.

4. La obligatoriedad del Estado a definir y ejecutar las políticas y los programas que aseguren su soberanía espacial y su independencia política y económica, que destierre la miseria y el latrocinio que durante más de 500 años han sufrido los pueblos y nacionalidades que viven en su suelo patrio.

NO SE ACABA UN AÑO, EMPIEZA UNO NUEVO

Pero, además, como dicen los hermanos Comuneros del Sur: NO SOLO NECESITAMOS UNA PARTICIPACIÓN CIUDADANA SINO UNA REVOLUCIÓN SOCIAL por la vía de empoderarnos de lo público desde una reconfiguración del contenido de lo privado como productores directos de lo social, cultural y económico. Una movilización así no busca regular lo que ahora funciona a medias o mal, busca emanciparnos de este sistema global que corrupto o no, mediocre o no, nos somete para el enriquecimiento de pocos por más que tengamos o redactemos la mejor Constitución del mundo. Ese es el cambio fundamental que requerimos.

Esa es una espera con esperanza.

Después de quemar el año viejo, de acuerdo a nuestra tradición, y de purificarnos en ese fuego, renovamos la esperanza.

Con el recuerdo de la Rebelión de Abril que nos marcó el año que termina, La Comuna se une a las familias ecuatorianas en un abrazo para desearles UN BUEN AÑO 2006 DE UNIDAD Y CORAJE. Saludamos especialmente a nuestros migrantes desterrados por la injusticia económica y a quienes desde aquí enfrentan la pobreza con la dignidad de los justos y los rebeldes, ante ellos corroboramos nuestra opción preferencial por los pobres. Congratulamos a todos los pueblos de Nuestra América y el Mundo que luchan por su liberación.

JPEG - 35.7 KB

Ecuador, 31 de diciembre 2005 - 1 de enero de 2006