BOLIVIA: QUINIENTOS AÑOS Y UN MINUTO

Este premio Internacional que constituye un relato de lo meritorio en sí, no es más que uno de los reflejos humanos puestos en acto. En acto de lo verdadero. Veamos que hay mas, veamos que “La mayor fuerza productiva es la clase revolucionaria en acto” (Carlos Marx).

Imaginemos ciertamente, hagámoslo con un supuesto cierto en el deseo. Imaginemos un lugar del mundo sede de lo internacional, con un dato de la realidad que indicara por ejemplo, que en una de sus provincias –Caracas- se desarrolla ahora mismo el Foro Social Mundial 2006 para debatir ideas. Además, digo y aclaro porque lo que vale considerar es que el lugar, el topos es aquel, cuyas fronteras solo defiendan lo humano y todo lo que de ello se desprenda, digo es ese en el que allí otro Mundo sea posible, es decir donde la Patria sea la Humanidad otro mundo será posible.

LA SUMA DEL COLIBRI

Si a eso le sumáramos que en ese territorio -me refiero al de esa Patria Grande de Tierra y libertad- después de 500 años el verdadero dueño de la tierra en ceremonia tal, cabe solo lo sagrado, en espacio de lo infinito con una puerta: La puerta de Sol, allí en Tiwanaku con el cielo de testigo, los hermanos y la Pacha ungen el que eligieron.

No es dato menor considerar la claridad numérica de los votos mayoritarios, de las elecciones democráticas donde se manifiesta en acto ese deseo de ungirlo. Es decir por decisión de la mayoría sus hermanos, se hace cargo de la presidencia de Bolivia, y con ello de la posibilidad humana en que esta vez se dio vuelta la taba tanto como la del supuesto negado, pero real, de equivocarse –y sabe que el límite, como las fronteras del lugar que imaginábamos– digo, la frontera ética es la que no habrá de permitirse jamás traicionar.

Lee el elegido a cielo abierto la Torá de sus ancestros y reza su rezo y manifiesto: no robar, no mentir, no ser flojo. Como alas de colibrí tenues decididas nuevas, le aletean los dignos temblores en su rostro cuando dice: tenemos muchas ganas. El se llama Evo Morales y uno se pregunta ¿como después de 500 años? A poco, aquello que a uno le interroga emerge como respuesta.

LA FORTALEZA DE LA CIGARRA

Entonces acaso ante lo inefable, solo la melodía y ese canto de las pampas urbano-argentas de nuestro sur democrático esperanzado allá por los ochenta, lo reciba con la esperanza de un domingo simple de otoño y de sol en la plaza cuando, -como después de la noche de la dictadura entonábamos los sobrevivientes con la voz de la Mercedes comunista y la canción hecha por la Maria Elena Walsh radical…… “Tantas veces me mataron, tantas veces me morí… sin embrago estoy aquí resucitando….Tantas veces me borraron, tantas desaparecí, a mi propio entierro fui sola y llorando. Hice un nudo en el pañuelo pero me olvidé después que no era la única vez, y volví cantando. Cantando al sol como la cigarra después de un año bajo la tierra, igual que sobreviviente que vuelve de la guerra”. Tantas veces me mataron, tantas veces me morí sin embrago estoy aquí resucitando….

Y acaso esa pequeñez de la alita de colibrí más la resistencia de la cigarra explique el acto y la fuerza de un minuto eterno en que la mayor fuerza productiva es la clase revolucionaria puesta en acto (*) porque la resistencia de las ganas sencillamente suma y para que de una vez y para siempre se pase de la resistencia al poder. De que de una vez y para siempre todos tengamos derecho a vivir y que de una vez y para siempre ese todos nos incluyan a todos pero especialmente a ellos los verdaderos dueños de la tierra: los pueblos originarios, los sin tierra. Y entonces, se haga presente para quedarse Porque acaso este “un minuto” marque las diferencias de las coordenadas y ojalá la suerte cambie la taba.

LAS ALAS DEL COLIBRI CABEN EN UN MINUTO

Y descubramos que aquellas alitas del colibrí de Martí quepan en un minuto cuando invoquemos lo sagrado, OH, San Ernesto de la Higuera, un minuto hace la diferencia: El presidente Electo de Bolivia Evo Morales Aymará luego de la ceremonia de lo sagrado, toma posesión de su mandato y lo primero que dice es lo que entra en el silencio de un minuto eterno casi de quinientos años:

“..Para recordar a nuestros antepasados por su intermedio señor presidente del Congreso Nacional, pido un minuto de silencio para Manco Inca, Tupaj Katari, Tupac Amaru, Bartolina Sisa, Zárate Villca, Atihuaiqui Tumpa, Andrés Ibañez, Che Guevara, Marcelo Quiroga Santa Cruz, Luis Espinal, a muchas de mis hermanos caídos, cocaleros de la zona del trópico de Cochabamba, por los hermanos caídos en la defensa de la dignidad del pueblo alteño, de los mineros, de miles, de millones de seres humanos que han caído en toda América y por ellos presidente pido un minuto de silencio. ¡Gloria a los mártires por la liberación!

Acaso este minuto es el que hace la diferencia, en esta suma revolucionaria, como mayor fuerza productiva de quinientos años…y un minuto, de estas alitas de colibrí que quepan en el que como dice Martí:”: Hay un cúmulo de verdades esenciales que caben en el ala de un colibrí….”

Pararse ante el mundo a resignificar y a rescatar, traer allí al lugar de la voluntad, las ganas y lo sagrado a aquellos que iniciaron antes, y cayeron sin morir. Están junto a nuestros desaparecidos, nuestros mártires y nuestros muertos. Hoy que también murió Schafik Handal volviendo de allá –de lo sagrado-. Es pararse ante la vida, es rendir cuenta a nuestros hijos.

Los trajo ese silencio de invocación. Ese minuto de lo eterno ese minuto en que se hace el pase de la Resistencia al Poder, por 500 años más.

CUBA EXISTE

El mandatario venezolano, Hugo Chávez recibirá el galardón en una ceremonia que tendrá lugar en La Habana. El premio es conferido por el Director General de la UNESCO y un jurado de siete miembros, entre los que figura la premio Nóbel de Literatura sudafricana Nadine Gordimer.

EL SUEÑO MARTIANO Y EL VUELO DEL COLIBRÍ

El Premio Internacional de la UNESCO José Martí, creado en 1994 por iniciativa de la República de Cuba, está destinado a promover y recompensar una actividad particularmente meritoria que, conforme con el ideario y el espíritu del combatiente poeta cubano y encarnando la vocación de soberanía y la lucha liberadora de una nación, haya contribuido en cualquier lugar del mundo a la unidad e integración de los países de América Latina y el Caribe y a la preservación de su identidad, de sus tradiciones culturales y de sus valores históricos.

Fue concedido por primera vez en 1995, año del centenario de la muerte de José Martí, y financiado por el Gobierno de Cuba. Lo recibió la historiadora dominicana Celsa Albert Bautista. Sus escritos están orientados al estudio de la herencia cultural africana en su país de origen. Es profesora de Historia en la Universidad Católica Santo Domingo y Directora General de Cultura de la Secretaría de Estado de Educación, Bellas Artes y Cultos.

El segundo premio se entregó post mortem al pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín, como tributo a sus muestras constantes de interés por la suerte de las clases desposeídas de América Latina y el Caribe.

El tercer premio fue otorgado a Pablo González Casanova (2003), sociólogo e historiador mexicano, de vocación humanista e inspiración martiana, cuya labor se concibe en la lucha contra el racismo, el apartheid y la exclusión social, así como por la defensa de los valores y la identidad de los pueblos de América Latina.

LAS MISIONES EDUCACIONALES

El galardonado venezolano, donó el premio recibido (de 15.000 dólares) a los programas educacionales de la Revolución Cubana. En Bolivia, Evo Morales dijo ese 22 de enero ante el congreso Nacional y el mundo: Quiero decirles, para que sepa la prensa internacional, “… a los primeros aymaras, quechuas que aprendieron a leer y escribir, les sacaron los ojos, cortaron las manos para que nunca más aprendan a leer, escribir. Hemos sido sometidos, ahora estamos buscando cómo resolver ese problema histórico, no con venganzas, no somos rencorosos. Y quiero decirles sobre todo a los hermanos indígenas de América concentrados acá en Bolivia: la campaña de 500 años de resistencia indígena- negro- popular no ha sido en vano”.

QUINIENTOS AÑOS, UN MINUTO Y UN DIA DESPUES

El 23 de enero Bolivia y Venezuela firmaron una serie de acuerdos de cooperación con la presencia de los presidentes de ambos países, Hugo Chávez, y el recién juramentado Evo Morales.

Ocho acuerdos fueron los firmados por ambos mandatarios, los mismos tratan temas sobre la lucha contra el analfabetismo, la venta de 200 mil barriles diarios de combustible diesel financiado, el intercambio técnico en materia de hidrocarburos, la inclusión de Bolivia en la Operación Milagro y, la compra por parte de Venezuela de 200 mil toneladas de soya y 20 mil toneladas de carne de pollo anuales.

Cabe señalarse que en octubre del 2005 Venezuela fue declarada territorio libre de Analfabetismo. Para ello, para declararse libre, antes hizo alianza con Cuba, quien, cabe recordar, el 22 de diciembre de 1961 se declaró Territorio Libre de Analfabetismo. Cuba lleva entonces, más de cuatro décadas sin analfabetos. Venezuela empieza la cuenta, desarrolló con Cuba acuerdos sin problema para llevar adelante las “misiones educativas “y así liberarla del flagelo indigno del analfabetismo. Cierto es, el padre de la criatura se llama Revolución Cubana, pero se pronuncia Fidel, querido Fidel.

Mundialmente se da una perversa relación que hasta podemos plantear en términos binarios cuanto menos plata menos alfabeto. Según un informe de la UNESCO, las tres cuartas partes de los analfabetos del mundo viven en 12 países, todos de la periferia del capitalismo “globalizado”.

A partir de ahora Bolivia, recibirá por parte de Venezuela su experiencia en este camino ya transitado con el resultado que se detalla y sus misiones llegarán a Bolivia. Para ello se rubricó el Acuerdo para el Desarrollo Social entre la República Bolivariana de Venezuela y la República de Bolivia, en el cual, el pueblo boliviano recibirá asistencia y apoyo de las misiones sociales venezolanas en materia de educación y trabajo productivo.

En opinión de ambos mandatarios, la intención es acabar definitivamente con el analfabetismo en Bolivia. Para este propósito, Venezuela ofrece 5 mil becas a estudiantes rurales del altiplano boliviano. En este punto, también se firmó un Acuerdo de Cooperación en Materia de Educación Superior y otro referido al área deportiva.

El acuerdo contempla planes como la lucha contra el analfabetismo y se establecen como formas de cooperación e intercambio en materia educativa de acuerdo con la normativa jurídica de ambos países, A titulo de ejemplo podemos enumerar alguno de estos avances: • Intercambio de información acerca de los sistemas educativos. • Apoyo a la decisión de Bolivia de enfrentar el analfabetismo y sus secuelas en el plazo de treinta (30) meses, aprovechando la experiencia que en esta materia ha desarrollado el gobierno venezolano, mediante la Misión Robinson I y II y Misión Ribas, así como los demás programas y proyectos educativos implementados: Simoncito, Escuelas Bolivarianas, Liceos Bolivarianos y Escuelas Técnicas Robinsonianas. Las Misiones implementaron el método didáctico Cubano llamado “yo sí puedo”. Cabe acá un sentido homenaje como docente al pedagogo Brasilero Paulo Freire con su “Educación como práctica de la Libertad” y los fonemas para la liberación.

El acuerdo educativo Venezuela –Bolivia incluye además:

• Programación de cursos y talleres de formación, así como la realización de seminarios y exhibiciones conjuntas en materia educativa, bajo el auspicio de Las Partes. • Establecimiento de una red de comunicación vía Internet entre los Ministerios de Educación de ambos países, para el intercambio de información en el área educativa relativas a la formación docente, sistemas educativos, becas e intercambio estudiantil. Todo ello, cuando 500 años de resistencia indígena- negro- popular no han sido en vano, porque hoy, es el día después de esos quinientos años y un minuto.

Con todas las alas de colibrí y cantando al sol como la cigarra después de 500 años bajo la tierra… igual que sobrevivientes que venimos de la guerra.