Durante el Foro Con el socialismo del siglo XXI, otro mundo es posible: Parlamentarismo de calle y Red del Poder Popular, que se celebró en el Salón Protocolar de la Asamblea Nacional como parte del Foro Parlamentario Mundial, Alarcón dijo que en América Latina “estamos avanzando en un camino de construcción de una alternativa real a ese mundo que muchos queremos cambiar”.

Por ejemplo, mencionó que el ALCA (Área de Libre Comercio de las Américas) hasta ahora ha sido frenado por la acción de los pueblos. Agregó que el primero que lo hizo fue el presidente venezolano, Hugo Chávez Frías, quien, además, lanzó una idea que resultó escandalosa en la reunión de los estados democráticos del hemisferio.

En dicha reunión Chávez afirmó que había que consultarle a los pueblos y hacer un referéndum en todos los continentes para ver qué piensa la gente. Alarcón denunció que las naciones que suscribieron el Alca con Estados Unidos no consultaron a nadie si querían dejar de producir tal cosa o si deseaban cambiar de empleo.

’Logramos paralizar el Alca y hemos avanzado en un proyecto concreto y alternativo que se denomina Alba (Alternativa Bolivariana para la América), que se levantará progresivamente y hará que la gente recupere su voz, su capacidad de opinar, de juzgar y de decidir’, aseguró.

’Esto no sólo se hará dentro de las cuatro paredes de un Parlamento, sino en una sociedad, en un mundo que cada vez más trata de imponer que sean las fuerzas ciegas, desconocidas u ocultas las que decidan el destino de la gente’, expresó.

Comentó que en un mundo así es muy importante exigir lo contrario. ’¡Abajo las fuerzas ciegas y ocultas! ¡Que vivan la democracia, la apertura y la transparencia!’, expresó.

Advirtió que durante la guerra fría algunos trataron de robarse el concepto de democracia y ahora lo siguen usando para engañar y confundir a través de los medios que ellos dominan. “Sin embargo, hace mucho rato que lo están aplastando, incluso a la democracia burguesa porque ya no les sirve”, dijo.

’Esa rudeza afecta tanto a los pueblos del sur como a los del norte. Y, si no, que lo digan los trabajadores de las grandes empresas automovilísticas norteamericanas’, subrayó el funcionario cubano.

Del mismo modo, puntualizó que lo que caracteriza a la globalización en esta época es que la gente vive bajo amenazas y con el temor de que en cualquier momento su vida puede ser cambiada drásticamente por fuerzas que él no puede tocar ni sentir: las famosas fuerzas ciegas del mercado.

Concluyó sus palabras insistiendo en que por esa reivindicación y esa exigencia por la democracia, por el ejercicio parlamentario cabal de unos y de otros, es posible unirnos para hacer un esfuerzo parlamentario global.

# Agencia Bolivariana de Noticias (Venezuela)