JPEG - 22.8 KB

Atilio Borón

(MINCI Venezuela) Algunos sectores del país, identificados con la oposición, han calificado al IV Foro Social Mundial como un “El Foro Político de Chávez”, además de considerar que esto ha sido despilfarro de dinero de la nación. ¿Qué diría Borón a esos críticos del gobierno venezolano?

“No es una novedad reconocer el bajísimo nivel de la calidad política de la oposición al gobierno de Chávez, si hay algo en lo cual existe un acuerdo unánime entre los analistas, algunos de los cuales no simpatizan con el gobierno de Chávez, es que la oposición realmente tiene un lamentable nivel de desinformación y de perjuicio. Y esto lo dice, inclusive, gente que quisiera que hubiera una oposición al gobierno de Chávez pero también dice que la hay y que es muy mediocre”.

“Pensar que el Foro Social Mundial es un foro del presidente Chávez, quiere decir que esta gente realmente no ha entendido nada de la historia del Foro Social Mundial y de la importancia que ha tenido desde el momento de su lanzamiento en el año 2001, de la independencia que el foro ha tenido en relación a los gobiernos que han sido anfitriones, como el gobierno de Brasil, el gobierno de la India y ahora el gobierno de Venezuela. La autonomía con la cual se va a investigar, los participantes en los diferentes paneles”.

“Me parece, en resumen, que la propuesta de esa gente o la acusación que hace no tiene absolutamente ningún fundamento, más vale que critiquen al gobierno si lo quieren criticar con razones más de fondo, pero realmente esto es una tontería”.

¿Qué opina de las nuevas políticas económicas que propone el presidente Hugo Chávez, donde la base no es la competencia sino la complementariedad?

“Seguro que el presidente Chávez, así como uno analiza la experiencia política venezolana, sus propuestas son una experiencia sumamente original, sumamente novedosa y por lo tanto está llamada a tener una gravitación internacional, independientemente cual sea la voluntad del presidente Chávez. Que el presidente Chávez, con toda razón, predique la ventajas de este modelo económico-político que se está poniendo en marcha en Venezuela que es un modelo original y distinto a lo que conocemos en otros países que tienen otras intenciones, trata de hacer posible que sectores muy grandes de la población de América Latina, que nunca tuvieron apoyo real de su gobierno, que no disfrutaron, que no garantizaron nunca los gobiernos el acceso a la salud. Que él trate que eso efectivamente se generalice en toda América Latina nos parece muy bien”.

“En todo caso, esto es ejemplar porque es un proyecto que se pone delante de nuestros pueblos y en contra de países que han privatizado la educación, la salud, que se despreocupan del bienestar de la población, que toleran el latifundio, que toleran la intromisión del Imperialismo en el manejo de los asuntos internos de los Estados. Me parece que sus propuestas son una iniciativa muy valiosa y que está muy bien, independientemente de lo que Chávez quiera hacer. Lo cierto es que el ejemplo va a cundir y va a ser visto por los pueblos de América”.

¿Cree Usted que otros presidentes o líderes latinoamericanos se enfrentarán a las políticas de Estados Unidos, en rechazo a George W. Bush?

“Algunos lo hacen de manera más callada, y otros lo hacen de manera un poquito más abierta. El presidente Chávez lo ha hecho muy abiertamente, pero al presidente Chávez Estados Unidos le ha declarado la guerra. De manera que sería necio de nuestra parte al negarle el derecho al presidente Chávez de defenderse cuando lo están agrediendo todos los días”.

“Hay otros gobiernos que se predisponen con Chávez y que por lo tanto no se solidarizan con sus puntos de vista, pero a mi parece que indudablemente Chávez tiene que salir a defenderse. No es Chávez quien ha comenzado a atacar a los Estados Unidos, fue Estados Unidos quien empezó a atacar a Chávez desde el primer momento. Quien orquestó un golpe de Estado, quien está procurando aislarlo de todo el conjunto de América Latina es Estados Unidos, de forma tal que la respuesta de Chávez me parece positiva”.

“Hay gobiernos que están siguiendo a Chávez, Evo Morales en Bolivia lo está siguiendo, en cierto sentido el gobierno de Kirchner en Argentina con algunos titubeos, pero lo está siguiendo. Lula se ha visto comprometido, digamos apoyando de alguna forma las iniciativas de Chávez, porque es él, el que ha planteado con más claridad en Suramérica el problema que tienen los países del sur en relación a Estados Unidos”.

¿Cómo observa a la izquierda suramericana?, A la luz de los recientes acontecimientos electorales en Chile, Bolivia y en especial Venezuela, ¿podemos hablar de un resurgimiento o de nuevas oportunidades para los pueblos?

“Yo creo que hay una lenta maduración de las propuestas de izquierda en América Latina, producto de que no se trata de discutir si el neoliberalismo va a funcionar o no, ya sabemos cómo funciona, sabemos los costos sociales monstruosos que ha producido a nuestros pueblos. Entonces a partir de ahí hay una actitud de rebeldía, de protesta y de canalización de esa protesta que se ha logrado expresar de manera muy importante en dos países muy fundamentales como Venezuela y Bolivia. En ambos casos, Venezuela por ser uno de los países más ricos de América Latina y Bolivia por ser uno de los países más pobres, ellos han comenzado a transitar por mismo rumbo y donde esto no ha avanzado en países como Chile, Brasil, etc”.

“Aún en esos países en donde se mantiene el rumbo fundamental del neoliberalismo, los gobiernos se ven obligados hablar en contra del neoliberalismo por una razón muy simple y la razón es que en esos países las demandas sociales y las deudas sociales están tan grandes que los gobiernos ya no pueden seguir diciendo como en el pasado que el mercado se va a encargar de arreglar los problemas, sino que tienen que asumir que es necesario empezar a introducir una serie de reformas. Algunas de ellas son reformas más a fondo, como las que están haciendo en este país, como se están haciendo en Bolivia y como se hicieron en Cuba, hace muchos años, y otros de a poco. Lo importante es ver como los gobiernos están asumiendo un compromiso de cambio que tarde o temprano las poblaciones le van a exigir que se transformen en hechos reales y no solamente en elaboraciones retóricas”.

Puntualmente, ahora que usted mencionó el término neoliberalismo ¿Cuáles serían las tres críticas más importantes que le haría Atilio Borón al Neoliberalismo y al Imperialismo?

“El neoliberalismo es una concepción de la vida, o de la política, de la sociedad que se basa en el principio de la supervivencia del más fuerte por lo tanto es un modelo de organización social extremadamente conflictivo, egoísta que hace que los más débiles se hundan cada vez más en la pobreza, en la exclusión, la miseria, la opresión, la explotación y que haya un pequeño puñado de vencedores, de ganadores en esta puja, que son los que realmente se benefician de ese modelo”.

“Es inmoral y además un modelo que, económicamente, no funciona porque tiende de manera sistemática reducir los límites de los mercados internos de los países, sobre todo el consumo, por lo tanto genera un círculo vicioso de creciente estancamiento económico y sino veamos lo que ha pasado en América Latina en los últimos 20 años. Los países que mejor crecieron fueron aquellos que se apartaron de los preceptos del neoliberalismo”.

“En cuanto al Imperialismo, lo que nos queda decir es que está absolutamente desfrenado en su proyecto de dominación global. Desde la época de Hitler no se conoce un plan de dominio mundial tan importante como el elaborado por el imperialismo norteamericano en los últimos años, sobre todo, a partir del mandato del presidente George W. Bush y que evidentemente eso hace que ese imperialismo descanse en la fuerza y la represión a cargo de las clases dominantes locales, los gobiernos locales y en la fuerzas de las armas como lo vemos en Irak y Afganistán. Y lo que sabemos por la historia es que cualquier proyecto que se sostenga así por las armas, está condenado al fracaso”.

De acuerdo a lo que ha podido observar y lo que ahora ha podido constatar con sus propios ojos ¿Qué cree usted que está ocurriendo con los medios de comunicación social venezolanos?

“Los medios de comunicación social, a nivel mundial, son el instrumento más altamente oligopolizado que existe en toda la economía internacional. Más oligopolizado inclusive que los bancos. En el caso de Venezuela, vemos las enormes pujas para generar una auténtica libertad de prensa (…) la gente se entera de los que los patrones, los dueños, los señores del dinero, quieren que nos enteremos. De lo demás no se habla, se oculta, se tergiversa y se deforma la información”.

“Los periodistas en Venezuela están dando una enorme batalla por la libertad de prensa. Paradójicamente, la derecha venezolana dice que en este país no hay libertad de prensa, en este país lo que hay es un libertinaje de prensa. El gobierno bolivariano ha tenido una tolerancia que en Estados Unidos jamás hubieran aceptado. Jamás, en Estados Unidos, el pueblo habría obtenido, como ocurrió acá en Venezuela, periódicos que convoquen a asesinar al presidente de la república y esa gente está libre circulando por las calles. En Estados Unidos el editor y el dueño de ese periódico estarían presos y acá en Venezuela están libres. Este país está dando una gran batalla, los medios tradicionales se oponen y encima acusan al gobierno de que no hay libertad de prensa”.

Este es un año importante para el pueblo venezolano, puesto que en diciembre habrá elecciones presidenciales ¿Qué cree usted que le espera al presidente Hugo Chávez?

“Tiene que ganar cómodamente. Chávez ha introducido a Venezuela en el rumbo de la sensatez, en el rumbo de un pragmatismo responsable, serio y comprometido con proyecto emancipador que avanza con grandes dificultades porque esto no es una tarea, como decía el General San Martín uno de los libertadores de Argentina, Chile y Perú, ‘no se trata de soplar y hacer botella’.

“Chávez está haciendo una tarea impresionante y creo que el pueblo lo ha reconocido. Me gustaría que el pueblo tuviera un mayor nivel de participación en las elecciones, porque me parece que aún es bajo, pero yo estoy seguro que en las próximas elecciones comprendiendo la importancia que tiene la participación popular en ese proceso el pueblo venezolano le dará un nuevo espaldarazo al gobierno del presidente Chávez”.

¿Qué tomaría Atilio Borón de Venezuela para llevarse a Argentina?

“Creo que hay muchas cosas. En términos políticos, me parece que el sentido de una misión emancipadora que tiene el presidente Chávez eso me gustaría llevarlo. Es un hombre que está convencido de que lo suyo es una misión redentora de la sociedad. Y me encantaría que en la clase de política argentina hubiera un espíritu igual que ese.

# NuestraAmerica.info (Argentina)