“Actualmente, más allá de los matices de las realidades de cada uno de los países de la región, los periodistas y comunicadores que desarrollan su actividad en el escenario mediático concentrado, dieron cuenta de nuevas formas de participación y estrategias de resistencia profesional y gremial para enfrentar la tergiversación, el ocultamiento y la imposición de líneas editoriales ajenas al interés informativo de la mayoría de la población”, sostiene el comunicado de ambas organizaciones.

También resaltaron que “estas realidades también debemos computarlas como aportes que suman al desarrollo cualitativo de las fuerzas que luchan por un mundo mejor. Los distintos testimonios fueron ejemplificadores de las realidades internas que oprimen a quienes tienen la importante tarea de procesar y mostrar la realidad”.

Finalmente sostuvieron que “situaciones como las sufridas por la periodista Daniela Candia, dan cuenta de la necesidad de continuar bregando por el Derecho Social a la Información y nos invita a renovar el compromiso por la libertad de expresión, sostenida en la afirmación: ‘No hay Democracia Informativa sin Democracia Económica’”.