JPEG - 27 KB

Lo que esta ocurriendo en Haiti no sorprende. No es la primera vez que Estados Unidos interviene a su antojo en los destinos de esa nacion, ni la primera vez que manipula descaradamente a su conveniencia los resultados electorales en otro pais.

Tal afirmacion encabeza hoy el editorial del matutino cubano “Granma”, bajo el titulo de " EL GOBIERNO YANQUI HA ORDENADO SEGUNDA VUELTA. CASCOS AZULES REPRIMEN AL PUEBLO HAITIANO” y en la cual se comenta que “como consecuencia de los mezquinos intereses de Estados Unidos y de determinados grupos de poder haitianos se desconoce el triunfo del candidato Rene Preval en las votaciones del 7 de febrero”. A continuacion editorial integro del diario cubano “Granma”:

Despues de dos anos de ocupacion extranjera, tras el golpe de Estado contra Jean Bertrand Aristide orquestado por Washington con la colaboracion de Paris, la sufrida Haiti celebro hace una semana elecciones generales para proclamar a su nuevo presidente.

La jornada electoral tuvo una buena concurrencia, a pesar de algunos hechos violentos y las demoras en los colegios electorales de los barrios mas pobres. Mas del 60 por ciento de los haitianos inscriptos acudieron a las urnas con la esperanza de un cambio en un pais al que las constantes invasiones norteamericanas y sucesivas dictaduras le han cercenado dos siglos de desarrollo.

Mas del 80 por ciento de los 8 millones de haitianos vive en la pobreza y un porcentaje similar es desempleado, la tasa de analfabetismo es sumamente alta, la expectativa de vida no supera los 50 anos y enfermedades como el Sindrome de Inmunodeficiencia Adquirida se expanden con rapidez.

Las recientes elecciones en Haiti fueron reconocidas por la comunidad internacional como un paso positivo hacia la estabilidad y la paz en esa nacion. Desde el primer minuto, las encuestas a pie de urna dieron como claro ganador de la contienda al ex presidente Rene Preval.

Los primeros resultados dados a conocer por las autoridades electorales mostraban a Preval con una comoda ventaja del 61 por ciento de los votos emitidos, muchos mas de los necesarios para ganar los comicios en la primera vuelta. La prensa haitiana y medios internacionales reflejaban su amplia victoria.

Sin embargo, con el paso de los dias, las elecciones haitianas, postergadas durante meses con la anuencia norteamericana, han caido bajo el manto de la manipulacion y la sospecha. Siete dias despues de la votacion, el Consejo Electoral Provisional no ha concluido los computos, pese a que debio dar los resultados a las 72 horas del cierre de los colegios.

El domingo, sorpresivamente, el presidente del organismo electoral anunciaba a los medios que la votacion por Preval habia descendido hasta el 49 por ciento, mientras la pagina web de esa institucion reflejaba entonces un 52 por ciento a su favor. Ayer lunes, el Consejo electoral informaba que con el 90 por ciento de los votos escrutados, el ex premier y candidato del partido La Esperanza contaba ahora con un 48,7 por ciento de votacion.

La manipulacion de los resultados ha sido evidente y desvergonzada. Dos de los integrantes del Consejo Electoral han denunciado que se ha manipulado la tabulacion de los votos. Pierre Richard Duchemin, representante de la Conferencia Episcopal de la Iglesia Catolica en el ente comicial dijo a una emisora haitiana que "ha habido una manipulacion insana de los datos, no hay nada transparente". Otro de los jueces electorales, Patrick Requiere, critico ante la prensa a Jacques Bernard, director general del Consejo Electoral, por no consultar al resto de los miembros de ese organismo ni revelar de donde esta obteniendo los resultados que ha anunciado a la prensa.

Este lunes, el candidato presidencial Jeune Jean Chavannes, cuarto hasta ahora en la votacion, reconocio el triunfo de Preval y manifesto que la situacion creada es el resultado de un complot que se ha montado persiguiendo el caos social. Chavannes hizo un llamado a garantizar la soberania nacional y no prestarse a intereses mezquinos como quieren algunos.

Todos senalan algo absolutamente claro, que se ha filtrado por diversas vias: el senor Bernard, director general del Consejo Electoral, cumple el mandato estadounidense de obligar a una segunda vuelta. Mas de un analista se ha encargado de recordar en estos dias que Preval no es del agrado de la Casa Blanca por sus anteriores vinculos con el depuesto presidente Aristide, desalojado del poder a la fuerza por las tropas norteamericanas y enviado al exilio forzoso.

The New York Times publico en enero una amplia investigacion que demuestra los esfuerzos del Instituto Internacional Republicano, muy vinculado al gobierno de Bush, y de varios funcionarios del Departamento de Estado para desestabilizar el gobierno de Aristide y expulsarlo del pais.

Ante el intento evidente de escamotearle el triunfo a Rene Preval, hombre de gran prestigio que se ha esmerado en servir al pueblo, sus seguidores, la mayoria de los barrios mas humildes de la capital haitiana, se han lanzado a las calles en las ultimas tres jornadas exigiendo se respeten los resultados. Miles de manifestantes protestaron ayer frente a las sedes del Consejo Electoral y el Gobierno coreando las consignas "Preval es presidente" y "Ladron, no sabe como contar", en clara referencia a la actuacion del director general del cuerpo electoral. Los manifestantes acusaron de manipulacion de los votos al CEP y mostraron su oposicion a una segunda vuelta, gritando "no votaremos dos veces".

Las demostraciones del lunes fueron reprimidas por los cascos azules de la ONU acantonados en el pais, provocando varios heridos y al menos un muerto. La violencia ha regresado al empobrecido pais tras varios dias de calma postelectoral y se preven nuevos enfrentamientos si persiste el intento de birlar el resultado de los comicios.

Mientras tanto, desde Washington, con todo cinismo, el vocero del Departamento de Estado declaraba tras una reunion entre Bush, Condoleezza Rice y el Secretario General de la ONU: "Siempre que un escrutinio resulta muy disputado es importante que las partes se unan y cooperen por encima de banderias en interes del pais". Nadie sabe a ciencia cierta a que elecciones se referia Sean McCormack, pues en el caso haitiano el segundo candidato en la votacion no llego siquiera al 12 por ciento.

Lo que esta ocurriendo en Haiti no sorprende. No es la primera vez que Estados Unidos interviene a su antojo en los destinos de esa nacion, ni la primera vez que manipula descaradamente a su conveniencia los resultados electorales en otro pais.

La comunidad internacional debe exigir que se respete la voluntad mayoritaria del pueblo haitiano expresada en las urnas y no se conduzca a esa dolida nacion a tiempos peores de caos y violencia, como consecuencia de los mezquinos intereses de Estados Unidos y de determinados grupos de poder haitianos.

El mundo no puede permitir que desde el poder imperial se intenten mover las riendas de todo el planeta. El pueblo haitiano, paciente pero abnegado y heroico, luchara por sus derechos, no le quepa la menor duda a nadie. Sobre el Gobierno de Estados Unidos y las tropas ocupantes que no vacilan en disparar contra el pueblo caera toda la responsabilidad, concluye el editorial del diario cubano "Granma" .

Fuente
RIA Novosti (Rusia)